Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Normas Generales
Vie Jun 06, 2014 10:23 am por loki laufeyson

» Human Desire {normal}
Mar Mar 04, 2014 5:37 am por Invitado

» Que opinas del avatar de arriba
Dom Mar 02, 2014 10:55 pm por Yuu Kanda

» Supuesta misión {Privado}
Lun Ene 20, 2014 3:01 am por Lavi

» Compartiendo habitacion~~ [priv]
Lun Sep 30, 2013 9:22 am por Spanner

» Si aún alguien me recuerda... He vuelto!
Jue Mayo 16, 2013 1:23 pm por Ren Kurotsuki

» Ponle apodo al de arriba
Sáb Abr 13, 2013 3:06 am por Ren Kurotsuki

» [Afiliación normal] Núcleo 243
Dom Mar 17, 2013 10:05 am por Lowan Blake

» {Priv} •• A veces, algo malo trae cosas buenas.
Mar Feb 05, 2013 9:15 am por Setsuna

Webmaster
Administradores


Dangerous Love

Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 24, 2012 9:29 am

Pasaron unos días antes de que a Shou le acabaran quitando los vendajes de las manos, así como para que Souji se recuperara al cien por cien de su achaque, el cual tanto preocupó al lobo cuando perdió el conocimiento en mitad de uno de los últimos combates el castaño. Que cabezota y orgulloso por su parte haberle ocultado su extraña enfermedad… Pero oye, ya todo estaba arreglado. Tanto que una vez ambos se encontraban perfectamente, un viernes por la mañana se marcharon de acampada. Souji pidió prestado el coche a su “padre”, el cual se lo prestó con la condición de que no lo rayara, averiara, manchara y en definitiva lo trajera tal y como se lo había dado. Solos, en plena naturales, conectando con ella, pasarían tres noches durmiendo a la intemperie en su tienda de campaña, cocinarían en alguna hoguera artificial hecha por ellos, disfrutarían del paisaje, vivirían sin prisas y para ellos y comerían nubes de algodón mientras contemplaban el estrellado cielo. Algo tan simple como ver el cielo repleto de estrellas era algo que desde la ciudad, por la contaminación de los coches y lumínica, era imposible.

13:45pm

Hacia una media hora que habían aparcado el coche y cerca de él, en un llano claro, habían instalado la tiendita de campaña en la que dormirían juntos. Souji, tras ayudar a Shou a colocar la tienda por completo, se levantó y estiró la espalda, echando los brazos al aire.

-Aaaah… -soltó mientras tanto, gustoso por lo bien que se sentía estirarse tras tanto rato agachado para clavar la tienda al suelo. –Esto ya está. Ahora… -mira a los lados, al suelo. –Supongo que necesitaremos maderas, ¿no? –mira a Shou. –Para la noche, no me quiero ver a oscuras en este sitio –sonrió. –No es que me dé miedo –mintió un poco. –Es solo que es desconocido el lugar para mí, y me sentiré más a gusto con una luz cerca. Además, eso ahuyenta a los animales salvajes. O eso dicen esos programas de supervivencia –sonríe divertido bordeando la tienda y acercándose al lobo. –Y no solo eso, sin un fuego ya me dirás como hacer la comida, la cena y las nubes de algodón que tanto querías –añadió animado. Estaba ilusionado por los días que les esperaban.

Vale, si. Souji tenia miedo a lo desconocido, y más si a eso desconocido se le suma el hecho de que tuviera que estar a oscuras. De pequeño ya le costó lo suyo acostumbrarse a andar a oscuras por el pasillo de su casa (en el hospital) para no despertar al resto de niños, tras haber vivido en un orfanato y haber pasado una semana viviendo en la calle antes de ser acogido por Toshiro. Tiempo había pasado ya desde entonces, pero aun así esos últimos recuerdos los tenia siempre muy presentes. Al menos ahora. Ese miedo, esa desconfianza por todo y todos…Una simple lucecita apaciguaba su miedo.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Invitado el Jue Jun 07, 2012 2:23 am

Miró de reojo a Souji cuando se estiraba. Él simplemente puso sus manos en jarras sobre su cintura mientras sonreía ampliamente. La tienda estaba colocada y había quedado muy bien. Sonrió feliz. Escuchó lo de las maderas y movió sus orejas ligeramente ¿acaso le tenía miedo a la oscuridad? Eso sería tierno, y cuando el contrario dijo que no le tenía miedo su duda se disipó. Estaba claro que no le gustaba mucho la oscuridad. Aunque si, la verdad que sin fuego no tendrían donde hacer la comida. Esbozó una sonrisa leve cuando terminó de hablar y rodeó sus hombros con uno de sus brazos.

-Entonces iremos por leña, para cocinar rica carne y muchas nubecitas. –Le miró y sonrió divertido para levantar su mano de sus hombros y con el índice presionar ligeramente la punta de la nariz de Souji. Le sonrió cariñoso y se acercó a su oído, primero dejando un beso en su mejilla y luego llegando a su oreja.- Yo te protegeré de los animales salvajes, nadie quiere meterse con un lobo de mi tamaño.

Se separó y le sonrió feliz. Tras eso se giró y volvió la vista hacia el espeso bosquecito que tenían ahí delante. Se veía genial, la verdad que le daban ganas de correr por entre los árboles, saltar por ahí y perderse, perderse en lo más profundo de esas ramas y esas hojas para sentirse libre. Pero claro, ya era libre, libre de cualquier atadura con todos… salvo con Souji. Pero eso lo había elegido porque le amaba. Le amaba con todo su corazón y no deseaba perderlo. Había pasado miedo cuando le dijo de dejarlo hasta el punto de dañarse a si mismo. Miró al castaño.

-Voy por leña si quieres ves sacando algunas cosas. Creo que habrá que hacer algo de comer… -Pensando que era ya la hora o casi. Se estiró un poco y agitó sus orejas y cola peludas mientras que llevaba sus brazos hacia la espalda, dejando sus manos enlazadas tras la nuca y caminaba hacia el bosquecito. Encontrar maderas no sería difícil y con unos cuantos troncos secos se haría un buen fuego. Sonrió de un modo infantil y se coló entre la maleza para una vez estar algo lejos transformarse en lobo.

Una vez en esa forma comenzó a olisquear por los alrededores. Su olfato en ese estado era mil veces mejor que siendo humano, además que mejoraba en muchos otros sentidos, fiereza, fuerza y velocidad. Y eso que en estado humano ya era bastante fuerte y fiero. Se estiró en ese modo y comenzó a buscar leña mientras que alerta esperaba no encontrarse con algún enemigo. Aunque no olía nada raro, lo típico del lugar, arena, agua, hierba, conejos… algún ciervo, zorros pequeños también y alguna alimaña. Pero poca cosa. Siguió entre el bosque hasta que llegó a un lugar donde había algunas ramas caídas. Se convirtió en humano y comenzó a recoger las maderas secas. Sonrió encantado mientras agitaba su cola y luego con un montón de leña pesada volvió al claro donde Souji esperaba.

-Ya traje leña… -Dijo sonriente para caminar y dejar la leña en un montoncito para poder usarla para cocinar. Sin poder evitarlo miró el cuerpo de Souji con algo de descaro pensando que era lindo, que era sexy también y recordando las veces que lo habían hecho. Se ruborizó ligeramente al recordar como acabaron la primera vez. Miró a otro lado y sonrió para si mismo ya que el castaño no le miraba. Realmente… había estado bien. Se mordió el labio inferior, caminó hacia el contrario y le abrazó para apoyar su mentón en su hombro.- Nee Souji…

Le susurra bajito contra el oído.

-Me gustaría… -Se sonroja un poco y le aprieta más en el abrazo para esconder un poco su cara contra su cuerpo.- Que no solo comamos nubes y veamos las estrellas, hagamos paseos o contemos historias de miedo… me gustaría que… bueno eso, ya sabes.

Dijo bajito con un ligero toque tímido. Se mordió el labio y se puso frente a él para mirarle a los ojos. El rubor cruzaba el rostro del lobo. Le besó despacito y luego le miró. Se giró un poco algo nervioso por eso.

-Ehm… ¿tienes hambre? –Intentando cambiar de tema después de haberse ofrecido para tener sexo. Bueno si, lo habían hecho, varias veces, pero ofrecerse a ser tomado a veces era algo vergonzoso. Pero le gustaba sentir a Souji sobre él.- Creo que hay un lago por aquí cerca, podríamos ir a nadar un poco ¿te apetece?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Invitado el Dom Jun 10, 2012 8:09 pm

Ropa
Spoiler:

Asintió con un ademán de cabeza cuando acabó Shou por aceptar aquello de ir a por leña, sintiendo como el peso de su brazo descansaba sobre sus hombros. Y no solo eso, como le plantaba un besito en la mejilla para luego susurrarle aquello que, a pesar de ser una tontería, hizo que se sintiera ligeramente avergonzado. Al fin y al cabo, sabía que el lobo había descubierto que no le gustaba la oscuridad con lo que había dicho el castaño hacia poco. –Muy amable por tu parte, Shou… -dijo muy ligeramente de morritos como un niño, mirándolo de reojo a su lado.

Le vio sonreir antes de girarse de cara al espeso bosque. Souji en ese momento dejó escapar un pequeño suspiro ahogado. Una de las cosas que mas le gustaba de Shou era ese carácter suyo que hacia que saliera el niño que Souji llevaba dentro. Con tantos “hermanos” a los que cuidar desde adolescente, así como sus responsabilidades de trabajo y entrenamiento nada mas terminar los estudios le habían arrebatado un poquito antes de lo normal su infancia, aunque…no podía quejarse. Para nada.

-Si, buena idea. Sacaré algún par de cosas mientras tanto –aceptó y le devolvió la sonrisa a Shou antes de verlo desaparecer entre la maleza. Se quedó unos instantes mirando aquel punto por el que había desaparecido sin darse cuenta, acabando por agitar su cabeza a uno y otro lado cuando se percató de que se había quedado en babia. Así pues, se puso manos a la obra.

Durante el tiempo que Shou estuvo fuera buscando leña, Souji, preparó la zona en la que se prepararía el fuego. No quería que por alguna chispa saltara de su sitio quemando una hoja y que ésta volara hacia otras hojas y…. Así sucesivamente hasta causar un incendio. Por eso, empleando sus manos y una pequeña pala que había en el coche, se puso a cavar un pequeño agujero donde se dejaría las ramas secas, dejándolo bonito al marcar su circunferencia con rocas. Cuando terminó esto se acercó al coche y se puso a limpiarse las manos con unas toallitas húmedas que el albino de su “padre” siempre llevaba para los pequeños. Shou llegó entonces, dejando la leña en su sitio amontonadas. –No podía cocinar nada sin fuego, así que solo he hecho la hoguera para… -Shou le interrumpió con aquel abrazo por la espalda. Giró el rostro a un lado y vio como asomaba su rostro por su hombro, al menos hasta que empezó a susurrar lo que le gustaría, que fue cuando escondió éste. Souji, ante aquello, sonrió ligeramente cuando no lo vio, antes de que se pusiera frente a él sonrojado. Okita, no respondió, simplemente se limitó a contemplarlo hasta que apartó el rostro tras aquel beso recibido. Era tan tímido con esas cosas el lobo que… incluso le sorprendía. Pero le gustaba cuando se ponía así de inseguro, aunque esto sonara a pervertido. ¿Lo era? ¿Quién era más pervertido de los dos? Ahora mismo Shou se le estaba ofreciendo, pero Okita… Okita ya estaba saboreando el momento desde su mente.

-No, aun no. ¿Hay algo interesante por aquí? –le preguntó tirando la toalla usada hecha una bola al interior del coche. Para Okita, que Shou se hubiera ofrecido a tener sexo, parecía no haber existido. Actuaba normal, pero era eso lo que hacia, actuar. Escuchó lo del lago. –Suena bastante bien la idea. Si, por que no –aceptó. –Será mejor que no llevemos nada, luego será mas engorroso cargar con ello –comentó listo para marchar al lago.

Podía creerse que Okita había perdido interés en el sexo, o incluso en Shou en casos muy extremos. Cierto era que llevaban unos días, los días en los que el castaño estuvo recuperándose por completo, sin tener ninguna relación sexual. Sin embargo, a pesar de no mostrarlo, reteniéndolo todo dentro, el castaño deseaba de una vez por todas volver a enredarse entre las piernas de Shou, sentir su peso, sentir como su calor lo abrigaba y como su cuerpo reaccionaba a su contacto.

-¿Vamos? –le apremió con una sonrisa calida, tierna y un tanto infantil. Esto ultimo por lo que pasaba por su mente. Escenas y escenas de pasadas noches, mañanas e incluso tardes con Shou en una y otra postura...

Spoiler:
Off; Que pasara, que pasara... *voz intrigante XD* Ah, y cuando dice lo de no llevar nada, ni el traje de baño siquiera Jajaja
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Invitado el Jue Jun 14, 2012 10:22 pm

Escuchó al contrario con una ligera sonrisa. Asintió despacio por lo del lago y despacio señaló el lugar por el que tenían que ir. Despacio se retiró su abrigo oscuro y quedó solo con su pantalón negro algo ajustado. Sus botas de siempre y así, con el pecho al descubierto; caminó hacia el lago, no sin antes tomar la mano de Souji y tirar de él.

-Vamos. –Dijo con una sonrisa en su rostro y el rubor que apenas quedaba en sus mejillas. Apretando la mano del castaño caminaba algo rápido, puesto que deseaba bañarse en el agua de una vez. Se giraba de vez en cuando hacia el otro para sonreírle. Souji estaba demasiado bien con aquella ropa tan sexy. Se le veía… realmente atractivo. Por fin tras unas ramas que el lobo apartó estaba el lago. Era grande, de agua clara y se veía realmente bien. Señaló la zona despacio.- Mira que bonito.

Añadió con calma. La zona estaba prácticamente rodeada de vegetación salvo por dos zonas que tenían como una parte para acceder al agua, con algo de arena y un ligero camino. Varias piedras, arbustos y flores silvestres. Se veía bastante hermoso. Además el río que llenaba ese lago formaba una pequeña cascada de quizás un metro de alto, no mucho más… pero hacía que el lugar se viese más lindo. Shou casi con emoción y el corazón a mil tiró más rápido de Souji.

-Vamos a entrar ya. –Su parte ligeramente salvaje a la hora de ver estos sitios saltaba a la mínima. Caminó tirando de él y cuando llegó al borde se agachó y comenzó a quitarse las botas. Una vez fuera se desabrochó el pantalón y lo quitó dejándolo sobre una roca junto a las botas que había dejado abajo sobre el suelo de arena. Tras eso se retiró el resto de ropa, la interior quedando completamente desnudo y salvo los colgantes que no solía quitárselos, no llevaba nada más que su propia piel. Miró a Souji con una ligera sonrisa y comenzó a caminar hacia el agua, notando lo fría que estaba.- Está fría…

Siguió caminando hasta que el agua le llegaba a la cadera y se giró al contrario.

-¿Vienes conmigo? –Dijo mientras alzaba sus orejas lobunas ligeramente y esperaba a Souji ya dentro del lago. Sin vergüenza aunque por dentro sentía un agradable cosquilleo en todo su cuerpo. Deseaba abrazarse a Souji en el agua y besarle, nadar juntos, llegar hasta la cascada, besarle… Si, había ofrecido su cuerpo el contrario pero no solo eso… Realmente Shou estaba completamente enamorado de él y solo quería estar a su lado y pasar un día genial en el campo, ver las estrellas, nadar en el lago y comer muchos dulces. Que su relación se fortaleciese aún más. Estiró su mano hacia el otro.- Vamos, se que está fría pero si entras rápido… no se nota tanto.

Soltó una risa divertida mientras que miraba el lago de reojo. El sitio estaba muy bien y le gustaba que no hubiese más personas por allí, porque así podrían hacer ese lugar como “suyo”. Quizás podrían ir más veces a verlo solo para recordar cosas, cuando fuesen más mayores. Por un momento se imaginó abrazado a Souji para siempre, eso le encantó. Porque era lo que más deseaba en el mundo, estar con él para siempre. Le sonrió dulce y esperó a que entrase.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 16, 2012 10:38 pm

Shou se veía feliz por la aceptación del castaño respecto a ir a darse aquel baño en el lago. Lo vio quitarse la chaqueta y dejarla por ahí, dejando su pecho al desnudo, piel clara, vientre plano y pecho terso. Sin llegar a estar en la babia mirándolo, el contrario le tiró de la mano mientras iban hacia donde estaba el lago. Shou parecía tener prisa, viéndole sonreir cada vez que miraba hacia atrás.

Al final, cuando pararon y Shou apartó una rama, Okita se quedo mirando al frente, al cristalino y gran lago situado en medio de entre las montañas y bosques. Era más que bonito, era un lugar hermoso. Souji, una vez Shou lo soltó para empezar a quitarse la ropa con prisa, caminó sobre la arenisca de la orilla hacia el agua. Un par de rocas sobresalían, y el nivel de arena era casi superficial, sin mucha profundidad. Dios era un lugar genial, magnifico. Y más si se tenía a Shou desnudo frente a él. Ese blanco trasero suyo, esa cola que se movía a uno y otro lado excitado por la emoción, esa espalda… y lo que no veía por delante. Lo vio entrar desde la orilla, aun sin quitarse nada de aquella yukata bien acomodada a su cuerpo.


Okita rió al ver como el otro entraba a pies puntillas hasta llegar el agua a su cintura. Hacia sol y el día, como continuara así podría llegar a ser insoportable. Si aquello de ir al lago había sido buena idea. Probarían algo nuevo los dos, juntos. –Si, voy. No te impacientes –dijo animado, con una sonrisa en su rostro, mientras se libraba del nudo de su cinturón, lo dejaba caer al suelo junto a sus pies y antes que la yukata se deshacía de su ropa interior. Por ultimo, tras quitarse las sandalias, se bajó aquella prenda, abriéndola con tranquilidad mientras avanzaba hacia el agua, dejándola caer por sus hombros y espalda hasta llegar al arenoso suelo.

Sus pies tocaron el agua, fresca y reconfortante, y siguió adelante, sintiendo como se volvía mas y mas fría aquel agua. Se le veía en la cara como de fría estaba, aspirando siseante con la espalda y el cuerpo en general rígido. Sus pezones incluidos.

Cuando el otro le comentó aquello, estirando la mano hacia él, alargó la suya y la estrechó para tirar hacia si al contrario y así hundirlo de golpe. Ninguno de los dos había metido más cuerpo que hasta la cintura, por lo que, ahora, si que podría hacerle aquella recomendación remeterse de golpe. Okita reía a carcajada.

-¿Ya no te está fría? –preguntó gracioso, con los ojos humedecidos por la risa. Además, le hacia gracia el aspecto de Shou con todo su cabello cayéndole pegada a la cabeza.Tras su respuesta el castaño posó sus manos sobre su mejilla y hombro, y cerrando los ojos mientras se acercaba al rostro del contrario lo besó suavemente con cierta morbosidad. Eran besos cortos pero sin pausas en los que se comía los sabios ajenos. Lan frescos, húmedos y carnosos... Acabó abrazándolo a la altura de su cintura. –Te quiero Shou –le confesó entre un beso y otro. ¿Cuál era, la segunda vez que se lo decía sin estar el uno metido en el otro? Como le costaba decirlo, ni que pareciera buscar el momento perfecto para decirlo. ¿O si?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Invitado el Miér Jun 27, 2012 8:16 am

No pudo evitar mirar al contrario mientras se desnudaba. Era inevitable no hacerlo. El cuerpo de Souji era hermoso. Sus ojos dorados pasearon por cada línea, músculo y contorno del contrario. Y más cuando dejó caer la yukata al suelo. En ese instante el lobo tragó grueso pensando que se veía muy bien, demasiado bien. Entonces no pudo evitar el clavar sus ojos en los pezones duros del contrario. Mientras le miraba absorto no se dio cuenta de que estaba dentro del agua hasta que el contrario tiró de él. Abrió los ojos dentro del agua y salió tosiendo con molestia para mirarle con las orejas agachadas y empapadas.

-Idiota… -Gruñó mientras le miraba hasta que le besó. Sus mejillas se sonrojaron de golpe ante aquellos besos que bebían de sus labios. Su corazón se agitó de golpe y sintió como su cuerpo se estremecía. Y en cuanto le abrazó se quedó ligeramente rígido un instante y sonrió sonrojado por la confesión. Sus manos se destensaron y rodearon los hombros del otro para responder a los besos de forma suave.- Tonto…

Murmuró contra esa boca dulce y suave. Obviamente lo decía por el chapuzón que le había hecho, pero se apegó a él para juntar su cuerpo frío por ésta contra el del otro. Soltó un ligero gemido leve contra sus labios y se apartó.

-También te quiero, sabes. –Pasó su nariz por la del contrario en un gesto suave y dulce, una caricia cariñosa y le sonrió. Se mordió el labio inferior y le abrazó aún más hasta que le mordisqueó la oreja y susurró “ahora te toca mojarte…” musitó y entonces se lanzó al agua con el otro abrazado para hundirse dentro los dos. Empapados en el agua helada cuando el lobo salió, ya había soltado al otro y no dejaba de reír divertido ante aquello.

Tras eso le sacó la lengua y comenzó a salpicarle mientras se iba metiendo poco a poco en lo más hondo del lago, notando el agua fría calentarse, o más bien, él acostumbrarse a ella. El agua estaba mejor tras un rato dentro. Siguió riendo y se zambulló para escapar nadando hacia algún lugar más lejano y poder hacerle una emboscada a Souji y mojarle más. Aunque ya estaban bastante mojados, por lo que salpicarse sería simplemente un poco de diversión. Tras bucear un poco sacó su cabeza despacio por el agua buscando al castaño para lanzarse contra él e intentar “ahogarle” de nuevo buscando diversión y al menos pasar un rato divertido. Sus ojos estaban fuera, sus orejas agachadas pegadas a su grisáceo cabello y su nariz también para poder respirar.

-Ummm… -Miró hacia el frente pero no divisó al castaño. Alzó una ceja intentando escucharle, pero claro con lo mojada que estaba no era capaz de escuchar bien. El agua donde estaba ya le cubría por los hombros, aunque él iba algo agachado para estar más “oculto”. Afiló más su mirada y comenzó a dar una vuelta para buscarle y seguir con el juego de los chapuzones. Sonrió divertido a pesar de no verle…



Spoiler:
Perdona la tardanza y encima que creo que el post no salió muy allá T3T gomen
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Invitado el Vie Jun 29, 2012 6:12 am

Cuando el lobo le rodeó los hombros en un abrazo para mantener pegado su calado cuerpo, Okita abrazó la cintura del lobo, pegando ambas cinturas la una contra la otra. Sonrió ante la respuesta a su “te quiero”, pues el lobo se ponía cariñoso, viéndole de cerca al chocar ambas narices en aquel gesto meloso por parte de Shou.
Se quedaron ahí sin moverse, sin hacer nada más que mantenerse pegados el uno al otro dentro del agua, desnudo. Una de las manos del castaño acariciaba las lumbares del contrario cuando le susurro aquellas “peligrosas” palabras que de pronto lo puso alerta décimas de segundo antes de que, sin tiempo para reaccionar, acabar bajo el agua con aquel lobo pegado a él. Mantuvo los ojos cerrados unos segundos bajo el agua antes de abrirlos, no viendo del todo bien, y lo único que veía eran borrosas burbujitas ascendiendo a la superficie, así como a Shou despegarse de él y subir. Así pues, con la cabeza hacia atrás, salió tras el lobo.

-Que rencoroso eres… -se lo echó en cara con una sonrisa y una traviesa mirada divertida mientras pasaba sus manos por su cabello, echando todo hacia atrás y se quitaba el agua de los ojos, pero, Shou empezó a salpicarle y no l sirvió de nada, apartando el rostro a un lado el castaño por instinto. -¿¡Qué…!? –soltó con sorpresa, y al mirar al contrario, éste se iba metiendo en aguas mas profundas.
Okita lo siguió, cayendo en el juego del contrario como un niño. Le salpicó mientras le seguía y se ponía las manos frente a él para protegerse cuando el otro lo salpicaba, dándole incluso la espalda. Y fue en una de estas cuando al girarse no vio a su querido lobo, sin embargo, se fijó en unas burbujitas que iban apareciendo sin ninguna explicación aparente, formando un arco que cada vez se le iba acercando más y más. Souji ante esto sonrió, sospechando lo que el lobo debía de tener en mente. “Eso si que no…” –se dijo animado, y, cogiendo una gran bocanada de aire se sumergió y se alejó un poco para ponerse tras el lobo a cierta distancia. Al verlo salir, pues nadaba con los ojos entreabiertos para ver algo, salió.
Al igual que Shou, solo sacó su rostro hasta la nariz, volviendo a meterse una vez se puso a moverse para buscarlo el lobo. Okita, buceando cerca del rocoso y arenoso suelo se acerco al lobo por sus espaldas. Sin procurar hacer mucho ruido, como cual cazador acechando a su presa, encontrándose Okita tras el contrario, lo rodeo con sus brazos en torno al pecho, asomando su rostro por uno de sus hombros. -¿Me echabas de menos? –le preguntó con sorna, burlón. Sus labios se encontraban cerca, y ambos estaban tan empapados en medio de aquel paisaje solitario, en medio de un bosque, de un lago perdido de la mano de Dios… Era tan hermoso…
Pegado a su lobo, a su amante y pareja, Okita, recordando las palabras de hacia unos minutos de Shou sugiriéndole sexo le venían a la mente como golpes, pues, que ambos estuvieran allí desnudos, mojados y tan juntitos el uno del otro en medio de la nada no ayudaba mucho para intentar desviar sus pensamientos a otra cosa. Okita lo estrechó algo más contra sí antes de llevar una mano hacia la barbilla de Shou y, sutilmente, acercarle el rostro para besarlo. Mientras, su otra mano, teniendo la espalda de Shou pegada a su pecho, se deslizó por su vientre, acarició un de sus ingles y tras una rápida pasada por su sexo, palpó su escroto, manoseándolo antes de volver a su sexo.
-Shou… ¿Qué te parece si hacemos eso que me sugerías…? –le preguntó lento, como sugiriéndolo a pesar de haberse adelantado a la respuesta del contrario.
La mano de Okita, la que sujetaba la barbilla ajena, se deslizó por su vientre, sosteniéndole de éste.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Invitado el Mar Ago 07, 2012 1:47 am

No esperaba que le pillase por sorpresa, pero lo hizo. Ya que Shou buscaba pero había tantos ruidos y el agua disimulaba mucho el olor de Okita. Entonces fue abrazado y sonrió un poco cuando le preguntó aquello y fue abrazado. Y al poco después besado y por supuesto manoseado a lo que el lobo solo pudo jadear un poco contra la boca del castaño. Entonces al separarse de su boca escuchó esa pregunta. El lobo no pudo evitar el jadear un poco por eso y mirarle con una sonrisa leve.

-Creo que… tengo ganas. –Dijo sintiendo su sexo palpitar y comenzar a excitarse por la cercanía del otro y por lo que le había dicho. Así fue como despacio se acercó a la boca del contrario y comenzó a lamer sus labios de un modo suave y calmado. Cerró sus ojos y le besó un poco encendido. Estaba excitado, no podía evitarlo… así que se giró levemente para abrazarle y quedar frente a frente por lo que el castaño notaría como su sexo ya estaba erguido entre ambos cuerpos. Gimió contra la boca de Okita y se apartó del beso para mirarle.- Idiota… con solo dos toques y…

Sonrojado levemente se roza contra él mientras le abraza un poco mimoso. Despacio pasa su boca por la mejilla del otro para dejarle un par de besos hasta su oído, donde mordisquea despacio aquel lóbulo carnoso y dulce que tanto le gusta. Suelta un ligero gruñido de excitación mientras que se roza otra vez contra él. Cuanto más contacto mejor que mejor.

-Ngh… ¿aquí en el agua? –Pregunta contra su oído para comenzar a besar su cuello y abrazarle con ligera timidez, pero no del todo, solo algo ruborizado. Aspira el aroma de Souji y se excita un poco más, notando el palpitar de su sexo. El agua estaría fría, pero él en ese instante estaba realmente caliente y excitado, necesitado del contrario incluso. Mordisquea un poco el cuello del contrario, despacio, muy despacio y su nariz pasea por su cuello hasta su oreja para lamer el borde de esta.- Ya quiero…

Dice bajo contra su oído de un modo algo agitado mientras nota que si sigue así perderá el control, lanzará a Souji contra la zona más baja y se subirá encima suyo para que le tome de un modo salvaje. Y luego, seguramente daría la vuelta al asunto. Jadea contra su oreja.

-Souji… -Baja sus manos al sexo del otro y lo acaricia despacio, para incitarle.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Invitado el Lun Sep 03, 2012 2:53 am

Delicioso era el adjetivo con el que el castaño calificaba los jadeos de Shou. Su piel, su respiración, el sabor de sus labios, su olor, la reacción ante sus caricias… A todas aquellas cosas y más se les podía adjuntar el adjetivo de delicioso. Pero lo que más le gustaba a Souji de Shou era su forma de ser, que tomara parte en las cosas y se dejara arrastrar por su propia voluntad. El castaño respondió a aquel beso mientras el contrario se giraba para quedar frente a él.
El suave roce del glande (ya empezaba a tenerla erecta Shou) sobre su bajo vientre, muy cerca de su entrepierna le hizo sonreír traviesamente. Él mismo empezaba a excitarse por ver y sentir al lobo tan “despierto”. –Hoy estas muy sensible, Shou… -le dijo en suave voz, rodeándole la espalda con ambos brazos. El lobo, respondiéndole a medias, se le abrazó y comenzó a acariciar con sus labios su mejilla, llegando al lóbulo de su oreja para jugar con el como el “cachorrillo” que era. Souji dejó escapar sin ningún pudor los jadeos de placer causado por la presión y frote de sus sexos en aquel “abrazo”.
Souji no aguanto mucho mas y cargo sobre sus brazos a Shou, haciendo que sus piernas se le enroscaran entorno a la cintura. Sus manos lo sostuvieron de su trasero, manoseándolo lentamente pero con ganas. Sus entrepiernas, entre sus vientres, seguían reconociéndose tras casi dos semanas sin verse.
-No pienso esperar mucho mas –comentó cerca de su oído, cubierto este por su mojada cabellera grisácea del lobo. Souji caminaba a pequeños pasos, dejándose ayudar por la corriente del agua, un poco hacia la horilla, ahí donde el agua les llegaba a eso de medio pecho. –Mmmg… Si quieres esperar a hacerlo en tierra firme… -Le sujirió hablandole de forma suave y seductora.
Dejó de andar, cargando con el “koala” de Shou que no dejaba de restregar su nariz por su cuello, excitándole al castaño con aquello, así como por sus pequeños movimientos que acababan por hacer que sus entrepiernas se tocaran. Estaban realmente duros ante tanto contacto. El castaño se limitó a responder a aquellas caricias del lobo apretando sus blancas. Con esto escucho sus siguientes jadeos, queriendo no esperar mucho mas, así como su nombre, sintiendo como el desvergonzado y lujurioso de Shou le acariciaba su sexo.
-Como sigas así me voy a correr fuera… -le dijo tras un gozoso y ronco jadeo, con los ojos entrecerrados y brillante de placer. –Relájate, ¿vale…? –le aconsejó, y de golpe levantó y pegó a Shou un poquito, separando con sus manos sus nalgas y dejando entre estas su erecto falo que palpitaba con vida propia. –Relájate… -le repitió suave, algo apaciguador mientras comenzaba a introducirse en él, yendo hondo y cada poco mas rápido hasta penetrarlo, empezando a moverse en él.
-Hmm… Te has cerrado mucho en estos días… -dijo con el rostro echado ligeramente atrás y los ojos cerrados mientras sus brazos agarraban bien, con fuerza, aquellas nalgas del lobo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Invitado el Vie Sep 14, 2012 8:45 pm

El tacto de Souji sobre su piel le hacía estremecer. Entrecerró los ojos cuando le tocó de ese modo y le obligó a colgarse de él como un koala, rodeándole con las piernas. Cosa que le encantó sentir esa fuerza en el contrario. Entonces escuchó aquello de que se iba a derramar fuera y le miró un instante. Asintió despacio cuando le dijo que se relajase. Así que detuvo su intento de toquetearle un poco más. Debía calmarse o acabarían los dos en un santiamén. Así que sintió como de pronto el otro le sujetaba y poco a poco se introdujo en él. Shou se agarró a sus hombros y jadeó contra su cuello.

-Ngh… e… es tu culpa… -Le dijo con un tono calmo contra su cuello aunque estaba excesivamente excitado. Le muerde un poco el cuello.- Bueno y la mía… quizás más mía…

Sonríe un poco mientras suspira y se mueve un poco contra él, sujetándose fuerte del contrario y pensando que quizás era mucho esfuerzo después de tantos días. Jadea igualmente porque nota su carne abrirse y dejar que aquel sexo entrase en su interior. Souji siempre había sido realmente excitante y ahora estaban ahí unidos de nuevo. Hacía mucho tiempo que no lo hacían, pues como habían estado en el hospital y todo eso. Suspiró un poco contra el cuello del contrario mientras que estaba sujeto a él.

-Souji… -Se apartó de la piel suave de ese lugar para mirarle a los ojos directamente. Los movimientos del lobo eran suaves para que el otro no sintiese todo su peso, aunque ya le estaba cargando. Eso en cierto modo le excitaba más. Se acercó a su boca y lamió sus labios.- En la orilla puedes dejarme en el suelo… no estamos lejos… o vas a cargarme todo el rato?

Preguntó divertido contra su boca para comenzar a mordisquear sus labios con suavidad. La verdad no le molestaba ser cargado, pues le excitaba bastante. El sexo palpitante de Souji dentro de su cuerpo y el que le tuviese así cogido, le hacía sentirse muy deseado y más que excitado. Ambos se deseaban y se amaban y eso para el lobo era importante. Se aferró a su cuello y comenzó a besarle, queriendo buscar más contacto y más unión en aquella forma de hacer el amor que tenían los dos. A veces tan salvajes, ambos, uno por lobo y el otro porque irradiaba sensualidad siempre.

-Nghhh… -Gimió contra su boca mientras le besaba y no pudo evitar mover su cadera un poco hacia él para apartarse del beso en ese momento. Su piel ardía de placer y sus mejillas se habían coloreado un poco. Le miró fijamente y se estremeció, notando su propio falo duro entre ambos cuerpos, bastante mojado ya.- Souji… metemela más dentro hazme tuyo, entero… hasta el final.

Le dijo contra sus labios mientras suspiraba sobre ellos. Soltó otro gemido.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Invitado el Lun Sep 17, 2012 1:09 am

El agua les cubría por el vientre un poco más. A Shou algo menos al estar cargado sobre el castaño, pero más o menos le llegaba
por ahí también. Esto ayudaba a que Souji no tuviese que cargar con el peso completo del lobo, rebajando su peso a algo menos de la mitad. Ese factor a su favor y el hecho de que la excitación le diera una energía extra, le permitía aguantar al lobo de aquella forma cuanto quisiera, moviéndose dentro de él, abriéndole tras tantos días sin hacerlo.

Escuchó como su lobito le culpaba a él y se culpaba a si mismo mientras se aferraba a su cuello meloso y excitado. Okita le sostenía de su trasero, separando sus nalgas a la vez que entraba y salía de él, siendo ayudado por los movimientos del contrario. Se movían de forma suave, como en una lenta danza que ellos bien conocían. –Cargaré contigo el tiempo que haga falta, Sho…- no pude terminar pues el contrario le mordisqueaba el labio, no tardando en besarse mutuamente, profundizando mas intima e intensamente el uno en el otro.

Sus movimientos iban acelerando el ritmo. Su polla se había hinchado aun mas todavía por la excitación de tener a Shou tan excitado, de estar tomando tras tantos días, de estar ahí solos los dos, de hacerlo de una nueva postura, de… Si no se le ponía dura con todos los factores que hacían que aquel momento resultase perfecto debería hacérselo mirar. Y de urgencia.

A la temperatura en la que estaban raro era que el agua no se evaporase a su alrededor. Souji no soltaba aquellas nalgas que le cabían en sus manos a la perfección, manoseándolas mientras ayudaba al lobo a moverse y se ayudaba a sí mismo para penetrarlo. Souji, al separarse Shou del beso, lo vio gemir con su rostro sonrojado y ardiente de placer. –No tienes que pedírmelo… -dijo agarrandole mas fuerte de sus nalgas, acercándoselo algo brusco hacia si a al vez que lo embestía. –Mmmh! –gimió con aquella profunda penetración. La estrechez del lobo lo enloquecía tanto que lo deseaba más y más, y mucho más ahora que sentía que no aguantaría mucho más. Cada embestida le acercaba un poco mas al orgasmo, y por eso era imposible detenerle a mitad de trayecto. Aumentada su fuerza y su velocidad, además de mantener los ojos entrecerrados mientras miraba por estos la agitación del contrario, que subía y bajaba a cada golpe. Shou parecía cabalgar al castaño.

-Shou, apriétate, exprímeme bien duro… Te voy a llenar entero –le advirtió, pero no se limitó a eso, pues se lanzó a por uno de los pezones del contrario, que se encontraban a la altura de su rostro. Lo succiono hasta dejarlo rojo, habiéndolo lamido, saboreando el sabor de su piel y el del agua que lo cubría.

-Mh-mh-mh-mhh…-Gemía de forma ronca en cada incesante embestida, tomándolo lo más profundo que podía y llegaba, frotándose el falo, erecto y duro, entre ambos vientres.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Invitado el Miér Sep 19, 2012 10:13 pm

No podía dejar de jadear sin descanso ante las embestidas recibidas por Souji, era demasiado excitante. Sobre todo cuando se ponía brusco. El lobo no pudo evitar el estrecharse un poco más y sintió que no podría aguantar mucho más. Los golpes en su interior le hacían estremecerse y el como se lo estaban montando sobre el agua le hacía sentir que el enorme miembro del castaño podría romperle, y casi era lo que deseaba. Se mordió el labio inferior y jadeó cuando comenzó a succionar su pezón.

-Nghhh ahhhh Soujiii… -Gimió mientras su cuerpo se tensaba y notaba algo de humedad que no era del agua en la punta de su sexo. Su entrada se cerró un poco por la tensión, y luego se estrechó aún más mientras bajaba para que el otro entrase con más lascivia y más fricción. Se mordió el labio inferior y sintió algo de sabor metálico en sus labios, pero no podía evitarlo. Gimió largo, jadeó ansioso y se movió contra él de forma instintiva y salvaje.- Souji no aguanto

Consiguió decir mientras sentía la explosión de su falo, notando como el semen salía de la punta de su sexo, manchándolos a ambos, mientras no dejaba de moverse y jadear por el orgasmo. Cada vez que lo hacía con el castaño se sentía en el bendito cielo. Su pecho se movía rápido por los jadeos y su mirada estaba entrecerrada.

-Souji, lléname… hazlo ya… -Pidió de forma entrecortada mientras el orgasmo duraba sintiendo su propio falo dejar de estar tan duro pero aún algo recto a pesar de haber eyaculado. Se movió de igual modo contra él, ansioso y excitado por toda la situación. Aquello estaba siendo más que genial. Les esperaba una acampada muy divertida y seguramente con más de un revolcón en el bosque. Se estrechó aún más para sentir por fin la calidez del contrario.- Ahhh… Souji te amo.

Dijo para besarle de golpe buscando su boca mientras que se abrazaba a él con suavidad. Buscó su lengua de un modo calmo al principio, pero luego profundizó en el beso de forma lasciva y salvaje, queriendo que el contrario le besase de ese mismo modo. Gimió un poco contra sus labios y se separó despacio para mirarle a los ojos. Su Souji… realmente era hermoso, sexy y bueno. En todos los sentidos. Le abrazó y se acercó a su oído.

-Te amo… mucho. –Murmuró.



Spoiler:
Tenemos que meter acción en algún lado pq se la pasan el día echando kikis XD
Que te parece unos asaltantes? O que aparezca un ex de cada uno de ellos randomente? y que quiera recuperarles? XD pero que el otro no se de cuenta XD
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Invitado el Mar Sep 25, 2012 2:24 am

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Estrellas, dulces y 3 dias de Camping

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.