Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Normas Generales
Vie Jun 06, 2014 10:23 am por loki laufeyson

» Human Desire {normal}
Mar Mar 04, 2014 5:37 am por Invitado

» Que opinas del avatar de arriba
Dom Mar 02, 2014 10:55 pm por Yuu Kanda

» Supuesta misión {Privado}
Lun Ene 20, 2014 3:01 am por Lavi

» Compartiendo habitacion~~ [priv]
Lun Sep 30, 2013 9:22 am por Spanner

» Si aún alguien me recuerda... He vuelto!
Jue Mayo 16, 2013 1:23 pm por Ren Kurotsuki

» Ponle apodo al de arriba
Sáb Abr 13, 2013 3:06 am por Ren Kurotsuki

» [Afiliación normal] Núcleo 243
Dom Mar 17, 2013 10:05 am por Lowan Blake

» {Priv} •• A veces, algo malo trae cosas buenas.
Mar Feb 05, 2013 9:15 am por Setsuna

Webmaster
Administradores


Dangerous Love

Después de todo, tiempo para entrenar [Privd.]

 :: Afueras :: Montañas

Ir abajo

Después de todo, tiempo para entrenar [Privd.]

Mensaje por Yugo el Sáb Mayo 12, 2012 12:06 pm

Había pasado bastante tiempo desde que llegase a esa nueva ciudad. En todo ese tiempo solo pudo conocer a unas cuantas personas de las cuales ahora mismo no sabía nada pues hacía bastante que no les veía; seguramente algunos se habrían marchado de la ciudad para estudiar en otro sitio o quien sabe, de todos modos parecía que allí la gente no se fijaba demasiado en como eran las personas. Al menos no los que él había conocido, los chicos de aquel instituto parecían estar un poco hormonados, iban detrás del primero que se les cruzaba por delante y no le gustaba demasiado ese tipo de cosas, así que la mayor parte de su tiempo la pasaba fuera del campus cuando no tenía clase. Puede que por ese mismo motivo fuese por el que se distanció un poco más de sus "amigos" por llamarlo de algún modo, pues ninguno de ellos parecía estar interesado en tener un amistad si no simplemente, en buscar una pareja cuanto antes.

Las cosas empezaron a ser bastante más aburridas unos meses atrás, no encontraba a nadie con quien charlar aunque solo fuese un momento pues todos consideraban que era demasiado pequeño para poder hablar sobre cosas de "adultos". Es cierto que su aspecto físico tal vez no ayudase mucho pues parecía más pequeño de lo que realmente era, pero no era idiota y no le asustaba hablar sobre algunas cosas. Se sentía realmente molesto cuando le trataban de esa manera, pues parecía como si creyesen que era un bebé.
De todos modos eso ya no le interesaba, ya se había cansado de intentar conocer a los demás para poder tener una amistad con alguien con quien poder hablar cuando se aburriese o salir a algún sitio divertido. Pero bueno, eso no era importante ahora, debía concentrarse en otras cosas, como en sus estudios y en mejorar en algunas asignaturas, aunque realmente no era muy malo en eso así que estaba contento con sus notas.

También debía de mejorar otros aspectos, como lo eran sus poderes ya que en ese tiempo no había entrenado demasiado y al no hacerlo le costaba un poco más utilizar demasiados portales, se cansaba pronto y no le gustaba estar en baja forma. Uno nunca sabía lo que podía encontrarse y menos en ese lugar en donde había un montón de personas de distinta especie y con poderes realmente espeluznantes o que te hacían desear no ser nunca su enemigo. Tras meditar eso un poco esa misma mañana decidió que era ahora de ponerse de nuevo a entrenar un poco, pero no había demasiado espacio en su cuarto como para hacerlo y cerca de la ciudad no era aconsejable ya que alguien podría asustarse o algo peor. Después de decidirlo pensó que el lugar más adecuado sería cerca de las montañas, ya que por allí no solía haber gente y además había espacio de sobra.
Preparó una mochila con algo de comida por si tardaba más de lo esperado, ya que tampoco era cuestión de ponerse después a buscar cualquier cosa para comer. Quien sabe si cogía algo venenoso por equivocación, prefería no arriesgarse. Cuando estuvo listo salió del cuarto, seguido por su pequeña mascota Az, el cual rápidamente se coló dentro del bolsillo de su camiseta.

No tardaron mucho en llegar al pie de las montañas pues tampoco es que la ciudad fuese muy grande. Dejó la mochila bajo la sombra de un árbol para que la comida no se estropease y miró al pájarito con una sonrisa. -Ya hemos llegado Az, quien iba a pensar que después de todo iba a tener tiempo para entrenar- sonrió de manera divertida, de todos modos no se conseguía nada tomándose las cosas a mal así que mejor hacerlo con algo de gracia. Miró hacia arriba, viendo las copas de los árboles y creó un portal frente a él y otro en una de las ramas de arriba, subiendo allí en cuestión de milésimas. Lo cierto es que se veía un paisaje muy bonito, nunca había estado por esa zona pero ahora que la conocía tal vez pudiese visitarla más. Pero en ese momento cuando estaba arriba del todo escuchó algo de ruido no muy lejos, ¿habría alguien más entrenando por allí? no esperaba cruzarse con nadie pero tampoco le molestaba. Aunque esperaba que no fuese un tipo peligroso. -Esperemos aquí a ver de quien se trata- dijo con suavidad por si aquella persona no andaba muy lejos, tampoco quería arriesgarse a que pasase algo, pero no había caído en que justo debajo había dejado la mochila con las cosas.
avatar
Yugo
Clase de 3º
Clase de 3º

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 05/05/2012
Localización : Jugando con Az

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Después de todo, tiempo para entrenar [Privd.]

Mensaje por Douglas Mundy el Vie Mayo 18, 2012 2:15 pm

El no estaba allí para vacacionar, no había pasado ni un mes cuando se le fue asignada su primera misión, asesinar nada menos que a uno de los lideres de un grupo criminal dedicado al secuestro y prostitución de menores; que mejor lugar para obtener victimas que una pequeña y pacifica ciudad apartada del mundo; usaban las montañas para poder llevar a cabo sus negocios sucios.

Como le habían informado en su misión, el hombre se encontraba charlando con un par de personas, al parecer de origen ruso, en total siete individuos, los conto.
El Francotirador esperaba oculto entre las formaciones rocosas al pie de la montaña; esperando el momento adecuado, no era ningún héroe o vengador deseoso de hacer justicia, simplemente era un asesino a sueldo cumpliendo con su trabajo, quienes le habían contratado tampoco eran buenas personas, eran en realidad otro grupo de criminales que habían escuchado hablar de sus habilidades, que esperaban acabar con la competencia sin tener que ensuciarse las manos y tener bajas.

El frio le helaba los huesos, pero permanecía firme acompañado únicamente con un poco de amargo y aguado café, bebió un sorbo calentándose un poco más las entrañas, mientras observaba por la mira de su rifle, por fin el movimiento deseado, el hombre dio un paso al frente distanciándose un poco de sus guaruras, acciono el gatillo tirando de él, y el eco del disparo retumbo por todo el lugar haciendo imposible detectar el origen del disparo; el cuerpo cayó al suelo con un golpe sordo, “un perfecto, headshoot”, pensó, los guardias impresionados corrieron hacia el cuerpo del jefe, un agujero en la frente, rebosante de sangre y materia gris pudieron observar, el maldito sitio no era seguro, los negociadores huyeron asustados en su helicóptero de lujo, a esos no los mato, no eran sus ordenes, además podrían ser buenos contratistas en el futuro.

Sin perder más el tiempo cargo nuevamente su arma y disparo contra los restantes, cinco, cuatro, tres, dos, los fue contando mientras sus cuerpo caían al suelo sin vida y el eco de su arma retumbaba por la montaña; luego su preocupación se hizo evidente, habían cuatro cuerpos, faltaba uno de los sujetos, rápidamente se movió de su lugar, guardando su rifle, ya no le serviría, si el enemigo había encontrado su posición debía atacar con un arma más rápida, saco su pistola y bajo a su encuentro, su aliento caliente se hacía visible al contacto con el frio aire; bajaba con cuidado de la empinada roca, la superficie del suelo era irregular y habían demasiadas rocas sueltas, mientras se deslizaba hasta los pies de la montaña, las rocas caían haciendo demasiado ruido, maldijo porque seguramente ya le habrían visto, un disparo paso muy cerca de el, el disparo hacia la dirección de dónde provino, lo pudo ver, una silueta se movió rápidamente, no le dio, gruño, bajo por fin y fue tomado por sorpresa, el sujeto salió frente de el golpeándole el rostro derribándolo, el hombre le apunto con el arma y antes de que pudiese disparar le pateo con fuerza la pierna haciéndole perder el equilibrio, el sujeto saco una cuchilla y la clavo en la pierna del francotirador, soltó un alarido y cayó herido junto al sujeto, sintió otro golpe en el rostro, ambos sujetos perdieron sus armas; abalanzándose sobre él, le estrangulaban, el sujeto le superaban en fuerza, usando las piernas lo arrojo hacia una pendiente donde ambos hombres rodador hasta llegar a una hermosa arbolada, a los pies de un árbol hacían equipamientos de viaje de algún individuo y debía de encontrarse cerca de allí, nadie abandonaría una mochila con víveres, el francotirador pudo observar eso, debía acabar con eso rápido antes de que alguien más resultara herido.
avatar
Douglas Mundy
Aldeano
Aldeano

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 05/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Después de todo, tiempo para entrenar [Privd.]

Mensaje por Yugo el Sáb Mayo 19, 2012 10:09 am

De pronto se empezaron a escuchar muchos disparos en medio de la montaña, al principio pensó que podía tratarse de algún cazador o algo semejante, pero escuchar tantos disparos seguidos no era muy habitual y tampoco creía que fuese un tema para tomarse a la ligera. Si se descuidaba podía incluso acabar hecho un colador, y no tenía muchas ganas de salir herido en algo en lo que no tenía nada que ver.

Se mantenía alerta, expectante a cualquier movimiento que hubiese a su alrededor, hasta que aquellos tiros dejaron de oírse. Durante unos instantes creyó que ya todo había terminado, pero entonces se escucharon otros disparos mucho más cercanos a su posición, lo que le hizo cubrirse las orejas para intentar tapar un poco aquel sonido tan agudo que se taladraba en el cerebro. Estaba un poco nervioso, no lo iba a ocultar, pues no sabía la dirección de la que provenían esos sonidos y era muy difícil saberlo desde tanta altura y además con tantas ramas de árboles que le impedían un poco ver lo que ocurría. Se había buscado un buen escondite, pero tal vez no lo suficientemente bueno al no tener una visión completa del campo, tan solo lo que ocurría bajo él y un poco más.

Nuevamente los disparos cesaron; quitándose las manos de las orejas miró de reojo a Az y luego volvió a mirar al frente. Tal vez estaba tratando de poder ver algún tipo de movimiento, o algo que captase su atención para intentar comprender que acababa de ocurrir, pero durante algunos minutos no pasó nada más. Iba a bajar de allí cuando escuchó el grito de alguien y al parecer como algo pesado caía por una pendiente, no mucho después vio que no muy lejos de donde se escondía un par de hombre se peleaban y al parecer uno de ellos estaba herido y además estaba perdiendo. Al principio no supo muy bien que hacer, pues como fiarse tan solo de las apariencias cuando la realidad era que no los conocía a ninguno de los dos, y no sabía quien podía ser "el bueno y el malo" por llamarlo de algún modo.
Pero el menor siempre tenía sus maneras de actuar, no se dejaba guiar por las apariencias, si no por lo necesitado que se viese alguien en ese momento y la verdad es que en ese preciso instante el hombre herido era el que parecía tener más prioridad. No le gustaba tener que meterse en medio de eso, pero no podía hacer otra cosa, tampoco quería que el día acabase viendo un cadáver o tal vez dos sobre el suelo.

Apretó los ojos con un poco de fuerza, ya que seguía sin estar muy seguro de lo que iba a hacer, pero no tenía más remedio en ese momento. Movió las manos creando un portal frente a él, al mismo tiempo creando el otro lado del portal junto al hombre que seguramente habría logrado herir al que se encontraba en el suelo. Tomando el suficiente impulso salió con fuerza de este para intentar desequilibrar al mayor, lo cual pareció dar resultado pues al no esperarlo se quitó de encima del herido. Claro que tampoco era tan idiota como para quedarse cerca de ese tipo mucho tiempo, pues sabía que era peligroso, así que se apartó deprisa y se acercó al herido para ayudarle al menos a levantarse. -¿Estás bien? deberíamos marcharnos de aquí- no le parecía seguro quedarse en donde estaban, pero aunque ahora estaban ambos desarmados seguían siendo mucho más fuertes que él en combate cuerpo a cuerpo y a juzgar por el estado del herido no estaba demasiado bien como para salir corriendo de ese lugar.
Aunque la situación no les era muy favorable al menos podrían poner un poco de resistencia, pero no dejaba de seguir al hombre que estaba frente a ellos con la mirada, pues no se fiaba de nada de lo que pudiese hacer en ese momento. Pero a la vez también mantenía cierta distancia con el hombre herido ya que no tenía demasiado claro aún a quien de los dos era al que debía defender, de todos modos eso se resolvería en un instante.
avatar
Yugo
Clase de 3º
Clase de 3º

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 05/05/2012
Localización : Jugando con Az

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Después de todo, tiempo para entrenar [Privd.]

Mensaje por Douglas Mundy el Jue Ago 02, 2012 12:07 pm

Al bajar por la pendiente se había golpeado la espalda contra las piedras, su frente también sangraba por la misma causa y la sangre le impedía ver; el sujeto lo había usado para amortiguar la mayor parte de los golpes y ahora seguía estrangulándolo, miro confundido hacia los lados buscando algo con que golpear la cabeza del otro, debía matarlo estaba mas que claro, alguien mas se encontraba allí, pronto volvería quizás; se desespero al no poder quitárselo de en sima, y repentinamente algo ocurrió, el sujeto le había soltado, dándole la oportunidad de alejarse de allí de manera lastimosa y de repente lo vio, a un niño.

-cof..cof..¿Que estas haciendo aquí?, ¡anda,vete, huye!, este no es un lugar seguro- Le grito para que se apartara de allí, el equipaje debía de ser de joven y ahora las cosas se habían puesto mas difíciles, también el otro sujeto se mostró confundido, no comprendía que diablos había pasado y de donde había salido aquel niño, como sea se reincorporo y se dirigió a ellos, con su enemigo debilitado y un mocoso impertinente matarlos seria mas fácil de lo esperado, con una sonrisa triunfadora saco nuevamente la cuchilla con que había herido al francotirador, dispuesto a apuñalar al chico, el mercenario se puso de pie y arrojo al chico contra el suelo interponiéndose entre este y su atacante.


-aghh...- la hoja le había perforado el abdomen, logro impedir que se profundizara mas aferrándose a las muñecas del otro y tirando hacia atrás de estas, su sangre caliente pronto broto oscureciendo su camisa roja, le hablo con voz débil al chico. - Te dije que te largaras!, que esperas wanker, ¿estar muerto?, vamos lárgate- le advirtió, a pesar de ser bastante grosero por sus palabras mostraba preocupación por el chico, no podría ser tan mala persona y en el fondo era así, era mercenario por la situación que le había tocado vivir, no era el momento de pensar en eso, el otro sujeto estaba apunto de matarlo pero en esos momentos le preocupaba mas la vida del chico que la suya.
avatar
Douglas Mundy
Aldeano
Aldeano

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 05/05/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Después de todo, tiempo para entrenar [Privd.]

Mensaje por Yugo el Vie Ago 03, 2012 1:17 pm

(xDD no sabía que era wanker, lo tuve que traducir, que malo xDD)

Las palabras de aquel hombre le hicieron saber que realmente aquella situación se le había ido de las manos y no podía dejarle allí sin más y esperar a que se muriese. Sabía cual iba a ser el resultado de todo aquello si lo hacía, tampoco hacía falta ser un genio para darse cuenta de aquello. Además, después el otro tipo iría a por él, por lo que de todas formas ya no tenía demasiado sentido que se marchase corriendo del lugar donde se estaba dando toda aquella pelea. Se preparó cuando el otro sacó la cuchilla, pero repentinamente fue lanzado contra el suelo, por lo que tuvo que usar las manos para no acabar estrellándose. ¿Para qué habría hecho aquello? pero al escuchar el grito todo se respondió. Sus ojos ses abrieron mucho contemplando aquella escena y viendo la herida que le había causado, haciendo que se sintiese terriblemente culpable por ello, ya que en parte era su culpa lo que había ocurrido. Las palabras del moreno rebotaron en su mente, haciéndole fruncir mucho el ceño ante ello y levantándose de manera rápida. -¡Pero no puedo dejarte así! Terminarías muerto- y sabía perfectamente de lo que hablaba pues la situación no le era nada favorable.

Lo mínimo que podía hacer en aquel momento era salvarle la vida, igual que había hecho el otro hace un momento. El pequeño pájaro que le acompañaba se escondió del todo en el bolsillo de su camiseta, pues el menor se lo había ordenado antes de bajar de aquel árbol, no quería que nadie más resultase herido por su culpa. De ese modo se alejó un tanto de ambos para poder acertar mejor al tipo de la cuchilla. Creó de nuevo uno de sus portales y en menos de unos segundos creó otro que pasase a través de aquel, creando de ese modo un rayo de luz que impactó directo contra el adversario del que tan herido estaba. Puede que aquello no sirviese para matar a alguien, pero una cosa era segura, había terminado bastante quemado donde le impactó aquel rayo de luz. Tanto uno de sus brazos como su costado tenían quemaduras bastante feas.

Eso seguramente les diese algo de tiempo antes de que se recuperase un poco para volver a atacar, de ese modo se podrían apartar lo suficiente de aquella cuchilla tan afiliada que llevaba en las manos. -Te dije que no te dejaría aquí- y puede que no le conociese de nada, pero lo que no iba a permitir sería que lo matasen teniendo los medios para poder defenderlo durante algún tiempo. Además y dado el caso de que tampoco fuese alguien de fiar tan solo tenía que emplear sus técnicas para escapar, pero eso poco le importaba, tan solo no quería que alguien muriese. Le tomó del brazo para poder ayudarle a caminar un poco, ya que aunque no hubiese sido una herida profunda se veía bastante doloroso, además de que la pérdida de sangre podría matarlo.
avatar
Yugo
Clase de 3º
Clase de 3º

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 05/05/2012
Localización : Jugando con Az

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Después de todo, tiempo para entrenar [Privd.]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 :: Afueras :: Montañas

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.