Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Normas Generales
Vie Jun 06, 2014 10:23 am por loki laufeyson

» Human Desire {normal}
Mar Mar 04, 2014 5:37 am por Invitado

» Que opinas del avatar de arriba
Dom Mar 02, 2014 10:55 pm por Yuu Kanda

» Supuesta misión {Privado}
Lun Ene 20, 2014 3:01 am por Lavi

» Compartiendo habitacion~~ [priv]
Lun Sep 30, 2013 9:22 am por Spanner

» Si aún alguien me recuerda... He vuelto!
Jue Mayo 16, 2013 1:23 pm por Ren Kurotsuki

» Ponle apodo al de arriba
Sáb Abr 13, 2013 3:06 am por Ren Kurotsuki

» [Afiliación normal] Núcleo 243
Dom Mar 17, 2013 10:05 am por Lowan Blake

» {Priv} •• A veces, algo malo trae cosas buenas.
Mar Feb 05, 2013 9:15 am por Setsuna

Webmaster
Administradores


Dangerous Love

Robando a quien no debía (Privado)

 :: Ciudad :: Teatro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Robando a quien no debía (Privado)

Mensaje por Kaito el Sáb Mar 17, 2012 1:31 pm

Hacía apenas un par de horas que el sol se había ocultado. La noche comenzaba a oscurecerse aunque aún no era noche cerrada. Las farolas llevaban ya un buen rato encendidas y algunas, con las bombillas poco apretadas, titilaban a la luz de la luna. El peliazul alzó su rostro para mirar la luna que se asomaba tímida tras algunas nubes. No estaba completa, simplemente ahí estaba, en lo más alto del cielo observando la ciudad con sus ojos invisibles. Algunas estrellas la acompañaban, pero debido a que abajo había luz artificial era complicado el poder contemplar todas las estrellas. Mientras caminaba por la calle sintió como su estómago rugía. El muchacho tenía hambre y la verdad era complicado poder robar con tanta luz y con tan poca gente.

Fue entonces cuando reparó en un lugar que parecía lleno de gente. Abrió sus ojos. Era un hermoso teatro que le hacía parecer más pequeño de lo que era. Era gigantesco y la verdad también era hermoso. Había una larga cola para poder entrar y todos los que allí estaban iban realmente trajeados. Esos eran los típicos hombres y mujeres ricachones que llevaban mucho dinero y que lo gastaban en caprichos para todo. Las presas perfectas. Bien, no podía pasearse por entre la gente a robar, debía hacerlo de otro modo. Así que la mejor manera sería colarse en el teatro y hacerse pasar por camarero del lugar... quizás así podría entrar en algún instante en uno de los balcones y robar a alguno de los presentes. Si eso haría.

Con una agilidad increíble se coló dentro del edificio sorteando a algunos gorilas que parecían buscar gente por ahí. Entonces uno de los camareros que llevaban canapés y copas de champagne se despistó. O más bien parecía que tenía hambre. El chico llevaba la bandeja y se alejó de los otros para comerse un par de aquellos sabrosos canapés. El peliazul vio el momento. Con un golpe seco le dejó KO. Le sonrió y le dejó los canapés en la mano. Se colocó su ropa y se la ajustó para parecer uno de esos camareros y salió con la bandeja solo con las copas.

- Bienvenidos... -Dijo con un tono suave como habían hecho sus "compañeros de trabajo". El caso es que no se le daba mal servir copas o algo similar, por lo que podría incluso buscar un trabajo en lugar de robar. Pero como no tenía currículum ni nada parecido nadie quería contratar a un novato y todo el mundo le cerraba las puertas. Así que como "venganza" decidió que robaría a los más ricos, que a éstos siempre les sobraba. La gente seguía entrando sin parar hasta que Kaito decidió que debía subir a uno de los balcones a ofrecer bebidas al que estuviese ahí y quizás... sin el quizás,... robarle algo de la cartera. Así fue como se dirigió a uno de los palcos. Golpeó la puerta y entró tras un "adelante" apagado por la madera.- Buenas noches señor.

Dijo con tono cordial.

- ¿Champagne? -Le ofreció la copa de la bandeja para esperar a que el contrario la tomase o no. Tras aquello.- ¿Quiere algo más señor?

Dijo con calma para luego mirar de reojo el abrigo que estaba colgado al fondo. Bien, debería ser discreto,...
avatar
Kaito
Aldeano
Aldeano

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 12/02/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Robando a quien no debía (Privado)

Mensaje por Gakupo Kamui el Lun Jul 16, 2012 4:22 am

Aquella noche Gakupo poseía planes algo banales, pero como alguien de su categoría no podía mantenerse al margen de ciertas reuniones sociales y mucho menos de actos culturales como lo era la interpretación de la obra que ha de presenciar esa noche. Es por ello que se viste con uno de sus mejores atuendos, se coloca la joyería de la que estaba más que orgulloso y ese peculiar perfume que pocas veces se colocaba mas parecía que jamás se le acababa. Se demora en arreglarse, pero estaba a tiempo para asistir a esa velada y quien sabe, tal vez encuentre a alguna damisela con quien pasar esa noche y entablar algo más que una mera conversación. Pidió que le llevaran y así fué, llegando finalmente al afamado teatro y siendo conducido a la zona donde por ahora ha de estar solamente él, era un sitio reservado y hozaba de una estupenda vista y de atención a la hora que deseara.

Camina tras ingresar a ese palco y deja la gabardina oscura en su respectivo lugar, alcanzando a sacar de su bolsillo una pequeña bolsa de género donde Gakupo tenía algo para mantener en su boca ante la espera de su atención. Tranquilamente avanza buscando su asiento, no siendo el único en caso de que este deseara compañía. Suspira suave y manteniendo el rostro serio escucha que llaman a la puerta, indica que ingrese sin problemas para finalmente sentarse sin perder atención en quien ha de entrar. Aún restando minutos para que el show diera inicio, se le pregunta por si algo más ha de necesitar, pensando unos instantes gira su cuerpo con levedad para poder tener un contacto visual con aquel empleado, mas no lo consigue y alzando la mano realiza un ademan para que aquel viniera más cerca de Kamui. Toma lo que se le ofrece sin decir mucho ni verle muy atento, la sed le ganaba pero no por ello parecería un desesperado ante el extraño. Bebe con delicadeza y elegancia aquella bebida, llegando a la mitad de esta para ver por fin al chico de azulados cabellos. - Gracias - siendo mera cortesía y no su real sentir. - si, quisiera algo más... - apoya su copa sobre el apoyo para el brazo, prefiriendo no dejarle en la mesita del costado ya que implicaría un movimiento diferente.

-Tengo una duda señor... - le miró con suma fijeza, esbozando una suave sonrisa pero en su faz no se notaba alegría, mas bien una travesura propia de alguien como él. Además, no negaría que el aspecto de ese muchacho le era agradable a su mirar. - ¿Cómo he de llamarle? -presumiendo que no le necesitaría por esa vez, de seguro se trataba de un chico fijo para atenderle esa noche o al menos ese era el pensar del mayor. No se presentó, ya que al ser un sitio privado por norma quien ingresara a atender debería saber con quien trataba. Ladeó su rostro y entrecerró sus orbes, relamió sus labios y volvió a beber acabándose su champagne con toda la calma del mundo. - ... ¿existe la posibilidad de que usted entregue un mensaje a otro palco? - había mirado que al otro extremo de aquel lujoso lugar, una hermosa mujer estaba sentada junto a otras damas, al parecer un grupo de amigas sin un caballero que les acompañe. - verá, deseo poder contactarme con - mira hacia el frente para que así el chico supiera que debería mirar igualmente, señalar sería algo de mala educación. - ... la señorita de rosa, me parece que podría estar algo aburrida - si se apreciaba con detenimiento, podría evidenciarse que la mujer a la que Gakupo hacía referencia estaba distante de sus compañeras, pero no era algo que a simple vista se notara.

Extendió la copa al contrario - he de dar una buena propina... mientras el resultado sea provechoso. Además, necesito que me rellene esto - mueve sutilmente su mano y con ello la copa vacía. No le importaba expresarse con aquel, total, era solo parte del servicio. - me es necesaria algo de compañía, en especial con la obra de esta noche ... - cerró por entero su mirada, sonriendo un poco más amplio para dejar de ver a aquel hombre y mirar a la chica, pero las luces van bajando dando cuenta de que quedaba poco tiempo. - ¿y bien? - mencionó de la nada, dejando la pequeña bolsa de género en su regazo previo a que cruzara sus piernas, siendo la diestra que quedase sobre la otra.
Aspecto Gakupo:
avatar
Gakupo Kamui
Sombra
Sombra

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 12/02/2012
Localización : I´ts a secret...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Robando a quien no debía (Privado)

Mensaje por Kaito el Miér Oct 17, 2012 9:30 pm


Realmente quería salir de ahí para no tener que hacer muchas más cosas pero aquel tipo parecía dispuesto a entretenerle. Se quedó quieto un instante y frunció el ceño para luego mirarle un instante. Le sorprendió que le preguntase el nombre.

-Ah… K… Kaito señor. –Dijo haciendo una reverencia elegante y un tanto forzada quizás. Entonces observó que se refería a la señorita de rosa del palco frente a ellos. Asintió de forma cortés.- Si, señor, enseguida voy a darle su mensaje.

Hizo otra reverencia leve esta vez y rellenó la copa del contrario mirando de forma jugosa a la bolsa que tenía sobre sus piernas. Necesitaba el dinero, esta noche quería dormir en una buena cama y comer algo caliente. La verdad estaba muerto de hambre. Se disculpó con suavidad y se encaminó hacia aquel palco casi corriendo. Si, la gente le miraba extraño, sobretodo los otros acomodadores puesto que se suponía, no debían correr. Pero aquel extraño hombre de cabello largo parecía un ricachón al que debían hacer caso y oye, la bolsa… era la bolsa. Llegó al otro lado y llamó a la puerta de forma suave, colocándose el cabello.

-Buenas noches. –Murmuró con suavidad y se acercó a la señorita de rosa. Se inclinó levemente sobre ella para susurrarle que el caballero del palco frente a ella deseaba que le acompañase. Ésta se ruborizó y miró a Gakupo por lo que asintió.- Acompáñeme.

Añadió con suavidad tendiéndole el brazo a la señorita. Cosa que no era muy habitual entre los acomodadores, pero que Kaito, obviamente no sabía. Salieron de ahí y recorrieron de nuevo el pasillo, esta vez con lentitud. El peliazul quería llegar ya, obviamente, entregar a la mujer, dejarla ahí, recibir la propina y si podía meter mano a los abrigos de ambos. De seguro la mujer llevaba una billetera hermosa con mucho dinero o si no… el collar que llevaba era una maravilla, aunque eso solo podría quitárselo al final o en un momento de oscuridad.

Era un poco complicado pero esa noche conseguiría suficiente dinero para poder alquilar luego una habitación y poder dormir de forma cómoda durante varios días. Su mirada se encendía solo de pensar en aquello. Entonces volvió la vista a la señorita para acelerarla y decirla que si no llegaban todo empezaría y se perdería la obra y el acompañamiento del otro. Ella asintió ilusionada y el peliazul en cierto modo sintió rabia. Ya podía ser él quien estuviese así de acompañado, aunque claro,… él no era una dama hermosa y bella.

Por fin llegaron y Kaito se separó de la dama para golpear la puerta de aquel extravagante y apuesto hombre. Se asomó con un “con permiso” y abrió la puerta para añadir luego con suavidad “su acompañante, señor”. Dijo con una reverencia un tanto pomposa mientras sus ojos realmente buscaban los abrigos colgados para meter mano a ver qué encontraba… aunque y si lo hacía al final de la noche… quizás ahí sería más fácil, cuando le pusiese el abrigo a la dama, y luego a él… seguramente tendría que aguantar un poco pero no importaría, conseguiría dinero para poder dormir y comer en un lugar caliente.

avatar
Kaito
Aldeano
Aldeano

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 12/02/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Robando a quien no debía (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Ciudad :: Teatro

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.