Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Normas Generales
Vie Jun 06, 2014 10:23 am por loki laufeyson

» Human Desire {normal}
Mar Mar 04, 2014 5:37 am por Invitado

» Que opinas del avatar de arriba
Dom Mar 02, 2014 10:55 pm por Yuu Kanda

» Supuesta misión {Privado}
Lun Ene 20, 2014 3:01 am por Lavi

» Compartiendo habitacion~~ [priv]
Lun Sep 30, 2013 9:22 am por Spanner

» Si aún alguien me recuerda... He vuelto!
Jue Mayo 16, 2013 1:23 pm por Ren Kurotsuki

» Ponle apodo al de arriba
Sáb Abr 13, 2013 3:06 am por Ren Kurotsuki

» [Afiliación normal] Núcleo 243
Dom Mar 17, 2013 10:05 am por Lowan Blake

» {Priv} •• A veces, algo malo trae cosas buenas.
Mar Feb 05, 2013 9:15 am por Setsuna

Webmaster
Administradores


Dangerous Love

Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Nov 02, 2011 9:09 am

Le sorprendió que Okita había vuelto corriendo de su casa tras dejar a sus hermanos y le agradó muchísimo recibir aquella bufanda para que no pasase frío. Es más, se la puso al momento y sintió el aroma de Okita impregnada en la lana del tejido. Así que se alegró mucho. Luego le miró de refilón por la broma esa de su nevera vacía, aunque tenía toda la razón. Le dio un golpecito en el hombro bueno para afilar su mirada.

- Vamos a comprar, canalla. -Le dijo divertido para al final irse los dos al mercado y hacer la compra. No es que Shou fuese de comprar mucho, sobre todo cuando vivía solo, porque luego se echaba todo a perder, pero para cenar si que compraron muchas cosas, sobre todo guarradas tipo dulces para después, palomitas, algunas patatas, cerveza y mil cosas más junto a unas pizzas para hacer en el horno, ensalada y sandwitchs, mientras reían por el mercado y la gente les miraba con atención. Pues se les veía reír bastante contentos y eso incluso animaba a la gente de alrededor. Tras pagar todo, que lo hizo Shou, pues como era para su casa no quería que el otro se gastase dinero se fueron al apartamento del lobo. Subieron las cosas y abrió la puerta.- Como en tu casa...

Dijo divertido para caminar a la cocina con las bolsas descalzándose en la entrada para dejar las zapatillas tiradas cerca de la puerta y caminar con los calcetines hasta la cocina. Dejó las bolsas en la mesa y abrió los armarios para colocar las cosas.

- Voy haciendo un par de pizzas, ¿colocas la mesa? -Le preguntó mientras sus orejas se alzaban y se dirigían hacia Okita para luego girarse y meter una de las pizzas en el horno y seguir guardando el resto de las cosas, pues no solo había comprado la cena, también algo más para el resto de semana. Sonrió cuando terminó todo y como había sido rápido comenzó a ayudar a Okita con la mesa. Le tironeó un poco del pelo pero sin hacer daño.- Esta bufanda me la quedo...

Dijo para quitársela y le sacó la lengua, luego la colgó junto a su abrigo, quedando con su pantalón negro y la camiseta del mismo tono pero descolocada en su hombro, que se le veía bastante, junto con la clavícula. Le miró divertido y tras dejar todo en su sitio volvió para ayudarle con la mesa, aunque ya estaba todo. Se apoyó en el respaldo de una silla con el brazo y miró al castaño.

- ¿Quieres cerveza, zumo, vino, agua o cocacola? -Le preguntó.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Nov 06, 2011 3:13 am

Entre primero nada mas me abrió la puerta Shou, ofreciéndome como siempre su casa con aquella frase de: “Como en tu casa” o “Mi casa es tu casa”. Me deshice de mi calzado en la entrada y lleve el par de bolsas de a compra a la cocina, siguiéndome Shou para dejar las suyas también.
Al preguntar si iba colocando la mesa asentí, y moviéndome un poco a mi ritmo por la cocina al no haberme adaptado a ella al solo haber cocinado una vez en ésta, saque el mantel y los cubiertos, empezando a buscar los platos y vasos que acabaron siendo puestos por Shou al comenzar a ayudarme, encontrándose en el horno una de las pizzas.

-Por mi bien, así la necesito o la hecho de menos en algún momento ya te la pediré –respondí nada mas termine de colocar los últimos platos de picoteo con sus patatas fritas que acabábamos de comprar. –Una cola estará bien –elegí de todo lo ofrecido y me lleve un par de patatas a la boca mientras la sacaba. – ¿Cuanto le queda a la pizza? No creo que le quede mucho ya… -comente cogiendo la lata que Shou me ofrecía, tirando de la solapilla para abrirla, dándole un trago y servirme el resto en el vaso de la mesa. Empezaba a llegar el calido olor del queso fundido, la carne picada, el peperoni, champiñones y otros ingredientes. Habíamos elegido una cada uno, y bueno, me gustaba mas la elegida por mi que la del lobo, que era toda de carne mayormente mientras la mía era de bonito, queso, carne picada y espinacas. -…con el paseo del super a casa de seguro que se han ido descongelando –fue mi conclusión y argumento para que mirara que tal iba la cena, sentándome en el mismo sitio que la vez anterior en el desayuno en la cocina, en la silla de la derecha que estaba mas cerca de la nevera, dejando a Shou el sitio de enfrente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 07, 2011 6:59 am

- Seguro que si... -Respondió para girarse y sacar aquella pizza que había metido ya al horno y que por supuesto tras los 10 minutos ahí metida ya estaba hecha. La puso en una bandeja y la llevó a la mesa junto con el resto de cosas para coger unas patatas y sonreír a Okita. Se giró para volver a meter la segunda pizza. Hoy el lobo tenía hambre e incluso estaba meditando el comerse las espinacas y eso que él odiaba la verdura, pero bueno en una pizza no era lo mismo ¿no? La puso dentro y se giró de nuevo para sentarse frente al castaño. Tomó su refresco y le dio un largo sorbo.- Ah, joder si que tenía sed...

Susurró para luego clavar sus ojos en el contrario y sonreírle. Cogió el corta pizzas y comenzó a partirla en 8 porciones más o menos iguales, ya que se sabe que muchas veces se tuerce uno a la hora de cortarlas. Terminó de hacerlo y tomó un pedazo.

- Me muero de hambre ¿tu no? Fíjate si tengo que me voy a comer las espinacas de la otra... -Dijo con una sonrisa, sabiendo que posiblemente podría hasta sentarle mal. El estómago de un carnívoro no estaba acostumbrado a comer cosas vegetales pues no sabía digerirlo... pero tampoco era del todo carnívoro, pues era una parte "humano". Miró al otro.- Luego podemos jugar a la consola o mirar algo en la tele, o si te apetece otra cosa me dices, creo que incluso tengo cartas o algún juego de mesa.

Mordió otro pedazo de la pizza tragándola con ganas mientras se apoyaba un poco en el respaldo de la silla mientras masticaba el siguiente pedazo, pensando un instante en lo del parque que había pasado. Bueno no podía evitar pensar aquello, más que nada porque en su casa habían pasado también cosas y relacionaba todo. Iba a preguntarle algo... susurrando un "Okita" pero en ese momento el ruido del horno llamó su atención.

- La segunda~ -Dijo con suavidad para levantarse y dejar el pedazo a medio terminar sobre su plato y caminar moviendo suavemente su cola de lobo de un lado a otro. Se detuvo delante y abrió el horno, sacó la siguiente pizza y la puso en otra bandeja. La llevó a la mesa.- Esta te toca partirla a ti... que tanto partir y partir al final me aburro...

Soltó una risa leve.

- Nah, lo digo porque ya has visto que mis trozos han salido algo torcidos... -Los mira fijamente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 10, 2011 6:05 am

Enarqué las cejas divertido y sonreí cuando dijo que se comería las espinacas de la pizza por el hambre que tenia. Tal vez a Shou no le hiciera gracia los vegetales y cosas por el estilo por su condición lobuna. Estaba tan acostumbrado a estar con gente de varias razas en todos lados, que, acababa por olvidarme de ello, siendo con todos tal y como era.

Me pille un trozo de pizza y aparte el peperoni a un lado, dejándolo sobre el platito, antes de morderla, escuchando a Shou. Para vivir solo tenia bastantes medios con los que mantenerse entretenido, aunque era mejor siempre jugar con alguien que solo, y mas para los juegos de mesa. –Ya veremos, ahora, lo primero es lo primero –dije con una mano frente a mi boca, pues tenía un pequeño trozo. Entonces recordé lo que paso en el parque, así como lo que me había dicho aquel lobo de que no cambiara lo que iba a hacer como premio. Fui a virar el rostro a un lado mientras daba otro mordisco cuando sonó la alarma.

-Tsk! –chasquee divertido poniéndome en pie frente a la mesa. –Si solo has partido una… -le espete con sorna. Al reírse, le mire. Me gustaba oírle reír, su voz... Verle feliz y animado continuamente... –Bien, pues siéntate y vete cogiendo mientras corto esta, pero que conste que ha sido una excusa mala. –sonreí. –Mala pero eficaz tengo que reconocer. – afirme con gracia. Cogi el cortador la corte primero en cuatro trozos y luego partí cada porción en dos, quedándome medianamente bien.

Me senté en la silla, acercándomela a la mesa, y me termine mi primera porción de pizza, dejando el borde también en el plato. No es que no me gustara, es que al estar el borde mas echo estaba mas duro. Además de que era solo harina. Me apropie de un segundo cacho, ahora de la pizza que había elegido yo, estrenándola. Comencé a darle una par de vueltas al coco sobre el tema de la casa de Shou. No es que fuera muy grande, pero para uno resulta algo solitario e incluso frío. En la mía no hacia mucho que había venido Seimei, dando otro aire a la casa aun mas acogedor cuando todos estábamos, pero tal vez por eso, por ver a Shou a falta de esa calidez humana en su hogar, tome un trago del refresco servido en el vaso y…; -Estaba pensando, Shou… en si me podría quedar a dormir aquí… La otra noche me auto invite quedándome dormido –recordé con una media sonrisa. –Esta vez quisiera hacerlo bien y pedirte permiso al menos –di un ultimo mordisco, dejando el segundo borde en el plato sin comer. La verdad que aquellas porciones en cuatro o cinco bocados como mucho te los zampabas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Vie Nov 11, 2011 9:47 pm

Le miró con diversión y vio como se "molestaba" por cortar la pizza. Él cogió un pedazo y lo engulló y cuando vio que había terminado de cortar cogió de ahí otro pedazo para morderlo con ganas. Le miró divertido.

- Mis excusas son malas pero eficaces, igual que yo, que soy eficaz, no malo. -Soltó una risa divertida mientras que se apoyaba un poco sobre la silla y seguía comiendo un poco más tranquilo después de haber llenado ligeramente su estómago. Suspiró notando como la comida hacía que se sintiese mejor y de pronto escuchó a Okita. Le miró con atención para quedarse un poco alelado. Parpadeó y sonrió tan abiertamente que parecía que aquello era lo más lindo que le habían dicho en su vida.- ¡¡Claro!! Puedes quedarte las veces que quieras, no me importa, ya te dije que como en tu casa. Como ves vivo solo y a veces pues... es aburrido.

Puso un ligero mohín y un leve puchero para luego mordisquear su tercer pedazo de la comida y terminarlo. A Shou con 3 mordiscos le valía para engullir aquello. Le miró con suavidad y sonrió.

- Además así no tienes que salir cuando todo está oscuro, no vaya a ser que aparezca alguien y te tenga que ir a salvar de los malos... -Le guiñó un ojo divertido y luego sacó su lengua a modo de broma. Obviamente le acababa de llamar "damisela en apuros" de coña, pero seguro que Okita le devolvía el comentario. Comió un poco más hasta dejar en el plato dos bordes de los casi 7 pedazos que se había comido y aún así, seguiría comiendo. Bebió un sorbo.- Jo, que hambre tenía. La verdad que ahora soy un lobo de panza llena...

Se llevó la mano la tripa con el séptimo pedazo en la mano a medio terminar. Suspiró y lo llevó a su boca para morderlo y engullir. Cerró sus ojos y sonrió feliz, estaba contento, Okita se quedaría a dormir en su casa... por él como si se quedaba a vivir para siempre como compañeros de piso. Eso sería tan cool, podría mirarle todos los días... al lobo casi con mirarle le valía. Se sonrojó un poco por ese pensamiento de adolescente y miró a Okita con suavidad.

- ¿Quieres más refresco? -Preguntó para terminarse el suyo y levantarse a por más.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 12, 2011 7:28 am

Me alegró que aceptara que me quedara, aunque sabía de antemano que lo haría. No dejaba de repetir una y otra vez que me sintiera como en casa, pero aun así prefería hacer las cosas bien. Aunque fueran de una forma un tanto atrasadas. Me comí mi tercera porción y como siempre, aparte el peperoni y deje el borde sobre el plato, haciéndome nuevamente con el vaso medio vacío de coca-cola, bebiendo de un trago lo que quedaba mientras escuche el comentario del lobo. Poco antes de terminarme ésta, baje el vaso, teniéndolo frente a mis labios, mirándole con los ojos rasgados. Enarque una ceja y sonreí de lado. -¿Si, verdad…? Mejor me quedo con la caperucita disfrazada de lobo –le respondí dejando el vaso en la mesa, terminándolo tras decir esto, para hacerme con un cuarto y luego un quinto trozo.

Shou acabo por comerse siete trozos, así como beberse su vaso de refresco entero y picar la mayor parte de las patatas. Yo sin embargo con cinco de los trozos, mi vaso y un puñado de patatas ya iba a reventar. Era impresionante todo lo que comía aquel tipo de ambarinos ojos.

-No, pero si un vaso de agua –dije tendiéndole el vaso para que lo cogiera. Habían sobrado tres trozos de pizza, así que los puse en el mismo plato pensando que tal vez se pudieran comer al día siguiente. Aunque para desayunar no estarían malas. –Tanta coca-cola no es bueno, y menos con comida basura como la de hoy –comente recostándome contra el respaldo esbozando una satisfecha sonrisa por la cena, mientras llenaba mi vaso con el agua del grifo. Me lo entrego y, sosteniéndolo todo el rato en mi mano, fui tomándolo en un par de tragos tranquilamente.

-¿Oye, y no has pensado tener una mascota? Puede que no tengas tiempo una vez empieces el curso, pero bueno… no todas requieren la misma atención –sugerí, ocurriéndoseme aquello de pronto al haber estado mirando sus ojos y sus peludas orejas que estaban en punta y sin moverse ni un ápice mas de lo necesario. –No digo que te cojas un pez, esos no sirve para mucho si es para “llenar” la casa de un modo u otro, pero tal vez un loro, una ardilla o un gato… seria una buena mascota de casa –proseguí dando mi opinión, dejando el vaso con un culín de agua sobre la mesa. Tal vez lo del gato, siendo el parte de lobo, no le hiciera mucha gracia. Pero oye, por sugerir que no faltara. Me puse en pie y deje el plato y otra vajilla vacía en la fregadera dejando que Shou se encargara de guardar las sobras. –Creo que hoy echaban una película bastante buena de ficción... –dije mientras aclaraba por encima los platos para que no costara tanto al día siguiente limpiarlos, y mire el reloj. No era muy tarde, solo las nueve y veinte pasadas. –Creo que empezaba a las nueve y media, aun nos quedan unos minutos… ¿Qué me dices? ¿La vemos? –le pregunte girándome hacia él frente a la fregadera, secándome las manos con un trapo, a pesar de ni acordarme de cual era el titulo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 14, 2011 1:43 am

Cuando le llamó Caperucita le miró y le sacó la lengua burlón. Obviamente él no era Caperucita ni mucho menos. Era todo un lobo, aunque uno más lindo que el del cuento. Sonrió divertido para al final darle agua y ver los trozos sobrantes. Así que los guardó como debía y se giró para escuchar lo de la mascota. Soltó una ligera risa.

- No soy bueno cuidando de mi, no creo ser bueno cuidando de una mascota. Los gatos no me gustan, las ardillas me ponen nervioso y terminaría por asesinar al loro si me habla todos los días. Y si bien es una casa vacía y solitaria, supongo que algún día podré compartir este lugar con alguien. -Se encogió de hombros con suavidad imaginándose la vida con alguien a su lado, compartiendo piso, compartiendo cama, compartiendo una vida, y no pudo evitar pensar por un instante en Okita. Se sonrojó levemente y miró a otro lado.- Quizás en un futuro se llene... con alguien especial.

Dijo todo eso en un bajo tono meditando un poco aquello. Escuchó luego lo de la película cuando terminó de guardar todo y sonrió ampliamente.

- Oh, está bien, podemos verla. Lleva lo que quieras para beber o picar algo si quieres, hay dulces de los que compramos. -Comentó para coger un pack de 6 latas de cerveza y un bol con patatas fritas para picotear. Si bien había comido bastante pizza el lobo casi era como un pozo sin fondo. Sonrió al castaño para salir de ahí y caminar hacia el salón donde se sentó para tomar el mando de la televisión plana que tenía, encenderla.- ¿En qué canal?

Buscó cuando le dijo para ponerla. Estaban en anuncios publicitarios, pero bueno no importaba. Sabía que en unos minutos comenzaría la película que iban a ver, de ficción. A él le gustaban todas pasando por las de miedo, amor, comedia, ficción, acción y suspense. Las de drama le daban mucha pena y las de amor, bueno las veía, aunque si lloraba o algo prefería verlas solo y jamás reconocer que había llorado como las de drama. Sobre las de miedo, si las veía era cuando había luz y era de día, se ponía algo nervioso y paranoico cuando terminaba de verlas. Aunque prefería verlas con alguien. Se sentó y palmeó el sofá a su lado para sonreírle, alzando sus orejas y dejando las cosas en la mesita de delante, tomando una cerveza y abriéndola para dar un trago.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 14, 2011 6:28 am

Al final mi idea de la mascota no resulto tan buena como parecía, pero bueno… Era una posible solución a la soledad de aquella casa en la que tan como me encontraba. Tal vez fuera porque Shou no paraba de decirme una y otra vez que me sintiera como en tal, que su casa era mi casa o cosas por el estilo. Por ello, mientras aclaraba los platos y los limpiaba superficialmente, al decir que algún día compartiría la casa con alguien, en mi mente me vi llegando a casa de Shou, avisando de mi llegada. Dejaba mis llaves en la mesa del salón estando ya descalzo y… entonces el lobo sonreía sacando la lengua como siempre hacia. ¡Oh, dios… que mal debía estar...! ¿O no? ¿No era aquello lo que en el fondo deseaba? Vale que no hubiera comprobado aun si lo que sentía por el chico era amor, atracción o a saber que, pero de lo que si quería, y estaba totalmente seguro, era que quería estar a su lado. Y si para ello tenia que vivir con él lo haría. No me importaba. ¿Acaso era amor?

-Por mi parte estoy lleno, ya te coceré si eso alguna que otra patata después –le dije al verle coger el pack de cervezas y el bol de patatas, siguiéndole fuera de la cocina y, mientras el se sentaba y se apoderaba del mando, me agache frente al mueble que había bajo la televisión, indicándole que mirara en el siete. Supuse que habría una manta cerca. Siempre había una manta en algún mueble cercana y entorno al salón, por lo que, al ser el único mueble a la vista debía encontrarse allí. Con suerte, acerté.

Manta en mano, me gire hacia el sofá viendo como Shou palmeaba éste a su lado para indicarme el sitio. No pude evitar sonreír ante aquello. Me acerque y me senté a su lado desdoblando la manta para taparnos. –Toma échatela –le dije para que se la ajustara y se repartiera entre los dos, quienes no encontrábamos sentaditos frente a televisor esperando a que comenzara la peli. –¡Ah, ya me acuerdo cual es! –dije. –Seguro que te gusta. ¿Conoces la de “Yo Robot”? Porque es esa –indique mientras empezaban los créditos iniciales, y al de un par de minutos de presentación, empezaba la película.

Entonces, según empezamos a ver la película, tome su mano bajo la manta lentamente hasta que entrelace mis dedos con los suyos, mirando al frente, a la película, pese a aquel gesto que había hecho de forma inconsciente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 14, 2011 8:09 am

Le vio coger la mantita y sonrió divertido para colocarse como una momia envuelto por un lado y en el otro Okita, cerca suya las patatas y la cerveza frente a él en la mesita. Asintió cuando dijo si conocía la película. Obviamente si y tomó unas pocas patatas para ver comenzar los créditos, hasta que de pronto sintió el culebreo de la mano del castaño bajo la manta hasta la suya que estaba abajo y al lado de su pierna. Notó como enlazaba sus dedos con los propios y el lobo se dejó. Aquello... había sido lindo. Se quedó mirando más la peli y terminó por dejar el bol de patatas en la mesa y meter su otra mano bajo la manta cubriéndose hasta el cuello.

No es que tuviese mucho frío, pero se estaba tan bien ahí abajo, ahí, los dos juntos y solos. La película avanzaba y Shou empezaba a sentir un poco de sueño, pero no demasiado, más bien era la modorra de estar ahí quietos bajo la manta. Se removió un poco para apoyarse algo en el hombro de Okita y dejar su mejilla sobre éste, echando sus orejas hacia atrás para no molestarle. La verdad le había salido solo el ponerse así y no pensaba que podría molestar al contrario, mientras tanto, bajo la manta, jugaba un poco con sus dedos algo concentrado en la peli. Poco a poco comenzó a sentir un ligero sopor y cerró despacio sus ojos.

Pasado un rato, quizás media hora, la película estaba por terminar, en ese instante el lobo abrió sus ojos algo amodorrado.

- Ummm... -Susurró para separarse del hombro de Okita y mirarle un instante alzando levemente sus orejas.- Ah... me... me dormí sobre tu hombro...

Susurra despacio y se gira hacia la televisión para ver si se había dormido mucho rato. Afiló su mirada intentando comprender un poco el final de la película, pero habiéndose dormido andaba algo perdido. Bufó un poco molesto y se hundió algo contra el sofá para terminar de ver la dichosa peli. ¿Tan cansado estaba? Realmente no, pero el estar ahí tan juntitos y el calor le había hecho dormirse. Su mejilla, aquella que había dejado apoyada sobre el hombro del castaño estaba rojita y con la señal de la ropa, del doblez, además de tener los ojos algo rasgados por la leve luz y eso que habían dejado solo una lamparita. Suspiró.

- Me he perdido todo lo bueno... -Dijo bajando un poco sus orejas y añadiendo un ligero y leve mohín en su rostro que le hacía ver adorable a pesar de ser un lobo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 14, 2011 10:39 am

Nos quedamos allí sentados el uno junto al otro bajo la misma manta viendo la película. Al final tanto las cervezas como las patatas acabaron por dejarse en la mesa por todo lo cenado antes, acomodándose Shou la manta hasta el cuello y apoyando su mejilla sobre mi hombro, jugueteando con la mano que manteníamos entrelazada bajo la manta. No supe cuando dejo de mover estos exactamente, pero al de diez minutos de acabar la película Shou despertó de su pequeña siesta. Le mire sentarse y hundirse en el sofá mientras veíamos el final de la film. Estaba bastante lindo con aquel adormilado semblante con marcas en su mejilla y ojos de la siesta tomada.

-Míralo por este lado, sabes que es lo que te has perdido al menos –le dije apretando su mano para que me prestase atención instantes antes de decir aquello. Si no hubiera visto antes la película sí que habría molestado perderse el desarrollo de la película, pero habiéndola visto como me había afirmado antes, y sabiendo lo que pasaba, no era para tanto.

Entonces, viendo una buena oportunidad ahora que se encontrabamos solos, juntos y cerca… se me ocurrió sacar el tema de mi premio del parque. Tal vez no fuera el momento, pero era ahora o nunca. Tenía que hacerlo si quería responder a mis preguntas sobre mis sentimientos, a mis dudas sobre si en verdad me gustaban los hombres o solo era Shou, o a si me decidía en pedirle vivir con el entre otros.

-Shou, sobre la recompensa de la apuesta… -empecé, y sentándome de medio lado en e sofá frente a él, sin soltarle la mano que manteníamos unida y acercando la libre a su mejilla, sujetándola, le mire algo mas de cerca. –No voy a cambiar de premio, ni aunque no lo hubiera prometido lo hubiera hecho… -acabe por susurrarle sobre sus labios antes de, lentamente, unirlos y besarlo con dulzura, pasión y calidez retenido todo este tiempo hacia él.

El pecho empezo a ser taladrado por fuertes latidos, mi estomago se habia encogido y en mi boca notaba el sabor de la boca ajena. Su mejilla estaba caliente, y su aliento sobre los labios cada vez que se separaban un momento para tomar aire era reconfortante. Se sentía genial. Nunca antes había sentido esto con una mujer, aunque tampoco había tenido un lazo de unión como el que tenía con aquel lobo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 14, 2011 9:30 pm

Okita tenía razón al menos ya había visto la peli, pero aún así le molestaba dormirse cuando apenas quedaba nada y menos para que acabase. Escuchó al contrario y le miró un instante, le atendía por completo puesto que sus orejas fueron en dirección a Souji con atención. Escuchó lo del cambio y acabó siendo besado. Las mejillas de Shou se enrojecieron de golpe pero aún así respondió al beso del mismo modo. Comenzó suave y dulce y acabó siendo algo más apasionado. Se separó despacio para tomar aire en alguna ocasión pero luego seguían aquel beso que para Shou era increíblemente maravilloso. La mano que tenía libre se levantó despacio para agarrarse suave de la ropa del castaño y por un momento se estremeció.

Okita besaba demasiado bien y a él ese modo de besar, ese modo en el que el contrario hacía esas cosas le hacía suspirar. Se dejó llevar por la boca del contrario en ese beso que le hizo sentir demasiadas cosas. Sentimientos que pensaba que ya había olvidado o que ya no podía crear o sentir... pero no. Okita Souji, le gustaba y le gustaba tanto que le hacía temblar de pies a cabeza sin olvidar la cola y las orejas de lobo. Se pegó un poco más al otro sintiendo ahora molestia por la maldita manta que no le dejaba moverse con facilidad. Apretó la mano que tenía enlazada con el castaño y suavemente se apartó de sus labios para mirarle con atención soltando un leve jadeo-suspiro. Le miró algo sonrojado por unos instantes.

- Souji... -Si, dijo su nombre. Normalmente le decía Okita, no sabía por qué, quizás porque así se decían por allí. Se sintió demasiado bien decir su nombre. Era bonito. Le miró un instante y tragó grueso para notar como su cuerpo temblaba ligeramente por aquel beso. Esbozó una sonrisa leve sin dejar de mirarle. No sabía qué decir, pero estaba contento, muy contento de haber recibido ese beso que se suponía era un "castigo" por no haber ganado a comerse los dangos. Ojala todos los castigos fuesen iguales. Se acercó un poco más y se inclinó sobre el castaño para ahora ser él quien le besase, pero de un modo casto. Apoyó sus labios en los del otro y se separó un poquito.- Si quieres más premios no tienes más que pedírmelos...

Obviamente era una aceptación del beso y una invitación a que podía hacerlo cuando quisiese. A pesar de todo sus mejillas estaban rojas, enarboladas por culpa de aquel carmín y de aquella sorpresa, pues no había esperado que le besase de ese modo. De igual modo se le quedó mirando largamente. Era realmente atractivo... su gesto, sus labios, sus ojos... y encima era simpático. Le gustaba y ya se lo había dicho. Se lamió sus propios labios y despacio alzó su mano, la que agarraba la ropa del otro y la soltó.

- Ah... perdón... -Sonrió un poco.- Te arrugué la ropa...

Se sentía ligeramente torpe y despacio, sus ambarinos ojos se posaron en la zona arrugada mientras que con su mano lo alisaba con suavidad. Acariciando así un poco el cuerpo del contrario aunque sobre la ropa, por la zona del pecho y hombro, deslizando sus dedos por ahí lentamente hasta que volvió a mirarle. No podía evitarlo... Souji le atraía y fuese como fuese necesitaba el poder tocarle. Le miró y sonrió despacio.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Nov 20, 2011 10:00 am

Extrañas y agradables sensaciones aparecieron en mi persona. Aquel beso, aquel avance en la “relación” que habíamos aclarado que era de amistad solamente me rompió el esquema por completo. El motivo muy simple. Una vez empecé a besar a Shou, respondiéndome éste, fue agradándome y gustando cada vez más esa sensación de “fundirse” con la persona a la que te sientes unido. Con la persona a la que quieres. Eso hacia que dejaras de ser amigo a ser algo mas, ¿cierto?

La mano de Shou apretó la mía separándose nuestros labios, guardando ciertas distancias nuevamente aunque ahora al lobo se le veía con las mejillas encendidas, notando yo también cierto calor en las mías. Mas que nada, cuando pronuncio por vez primera mi nombre. Nombre que salido de su boca sonaba diferente y de una forma especial. Ante eso, sonreí a modo de media luna. Nunca me había alegrado tanto de que me llamaran por mi nombre.
No sabíamos que decir el uno al otro, mirándonos allí sentados. Al menos hasta que el lobo planto un casto beso sobre mis labios dándome permiso a reclamar sus labios cuando quisiera.

De seguro que lo haría. Me había sentido bien, y quería repetir. Volver a beber de sus labios. Saciar las ganas que tenia de ellos y de él en sí. Ganas que iban aumentando tanto por cada segundo que no los poseía como cuando lo hiciera.

Lleve la mirada a la mano que alisaba la camisa y acariciaba mi cuerpo, mirándole poco después a los ambarinos ojos, parando éste al momento al posar mi mano libre sobre su mano, encontrándose ambas a la altura de mi fuertemente latente corazón.

-Shou, estas cansado… Deja que te lleve a la cama… Seguro que estarás mas cómodo que aquí –le dije sin prisas, saboreando el momento de ver aquel rostro a tan poca distancia y en aquella situación, además de querer marchar con él a un lugar mas como. Entonces aparté la manta de mí para levantarme, separando la unión de nuestras manos, y tenderle la mano a Shou para ayudarlo a levantar para guiarlo a su cuarto.

Una vez allí, en el dormitorio en el que me desperté la pasada mañana, senté a Shou en el lado de la cama en el que durmió. –Tendrás que cambiarte… –le dije nada mas dejarlo sentado. Con ello como excusa, le saqué la negra camiseta que dejaba gran par de su clavícula y casi uno de sus hombros al descubierto, dejándola a un lado de la cama. Era tan diferente Shou al estilo de ropa que llevaba de macarra… que aun así, me gustaba.

Al ver su pecho al descubierto, teniendo en medio del pecho un aposito sujeto con un venda en torno a éste no muy ancha, lleve una de mis manos sobre su desnudo hombro, acariciándolo dirección al cuello –Siento lo que te paso por mi culpa… -me disculpe mientras tanto sin desviar la mirada totalmente absorto en él, para después, al no tardar, desabrochar los dos botones de la camisa que llevaba encima, dejarla sobre el suelo, y hacer lo mismo con las dos camisetas de tirantes que levaba debajo, dejando el grisáceo moretón del hombro a la vista. Seguido a eso, apagando la luz del cuarto desde el interruptor de al lado de la cama, volví a ponerme frente a el lobo para, apoyando una rodilla sobre el colchón, me inclinaba hacia sus rostro, apoderándome con una mano de su hombro y otra de su mejilla, llevándola ésta ultima hacia su nuca a la vez que tomaba sus labios en la oscura habitación iluminada por la escasa luz que se colaba por la ventana, atravesando la medio corrida persiana y las echadas y translucidas cortinas.

Poco a poco fui avanzando terreno, logrando acomodar la otra rodilla sobre la cama, después conseguir que Shou retrocediera un poco y al final acabar por tumbarlo sobre ella a lo ancho de la cama sin dejar de besarnos, suspirarnos, rozarnos, jadearnos al tomar aliento…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 21, 2011 10:25 am

Aquel beso estaba siendo maravilloso, realmente genial. Suspiró cuando se separó y escuchó luego sus palabras, le miró intensamente. Era cierto, estaba cansado, la verdad que mucho, quizás por eso se había dormido sin más. No estaba seguro. Así que fue arrastrado a su cuarto y no puso mucha resistencia, sentado en la cama escuchó aquello notando como Souji le quitaba la camiseta. En ese instante le miró y le encantó sentir su mano por su piel. Cerró sus ojos cuando le tocó y habló. En ese instante al escuchar lo de "su culpa" abrió sus ambarinos orbes.

- No fue tu culpa. -Le susurra para observarle fijamente mientras notaba su mano deslizar por su piel, hasta que se separó para desvestirse. Sus ojos se clavaron en él fijamente, tragó saliva de forma gruesa y soltó un suspiro. En cuanto acabó sobre él Shou correspondió a ese gesto besándole con ganas. Acarició la cintura del castaño y subió su mano por todo aquel costado desnudo para suspirar un poco en contra de sus labios. Que bien sabía, olía y se sentía. Souji era genial, realmente genial. Cerró sus ojos con fuerza y se estremeció para luego mirarle fijamente.- Souji...

Abrió levemente sus labios para sacar su lengua y lamer la boca del contrario de un modo suave y delicioso. Sabía demasiado rico. Cerró sus ojos un poco y con sus dedos tocó aquella piel suave que tenía sobre su cuerpo. Él mismo se estremeció, aquello era increíble. No pensaba que acabarían en su cama tocándose de ese modo, y lo mejor, es que con eso el lobo ya era feliz. Su boca se deslizó ahora por la mejilla del otro hasta su cuello y comenzó a darle sutiles besos delicados y tranquilos, saboreando bien aquella piel perfecta para él. Paseó su nariz por su cuello y sonrió.

- Si te molesta algo dímelo... -Dice despacito para acariciar los costados del otro y bajarlos hasta la cintura del contrario, colando un poco uno de sus dedos bajo la cintura del pantalón y rozando un poco la goma de la ropa interior. Se mordió el labio inferior y no pudo evitar el suspirar despacio contra la piel del contrario.- Hueles bien... me gusta tu olor Souji...

Repitió su nombre y le encantó decirlo. Antes siempre le decía Okita, pero ahora quería llamarle mil veces por su nombre y grabarlo a fuego contra su piel. Le gustaba y aquel tacto del contrario. Volvió a suspirar y despacio llevó su mano hacia el cierre del pantalón del contrario, con suavidad comenzó a desabrocharlo, rozándose contra su propia piel. Jadeó un poco sin poder evitarlo y cerró sus ojos para luego girar su cara y buscar de nuevo la boca del contrario. Deseaba besarle otra vez. Y así lo hizo. Apresó los labios del contrario en un beso apasionado y sensual, mientras su mano acariciaba el abdomen de Souji. Se estremeció y se apartó de su boca lamiendo los rosados pétalos que formaban su sonrisa. Le miró fijamente.

- ¿Puedo seguir? -Le preguntó con las mejillas completamente rojas, demasiado rojas. Vergüenza, calor, y deseo de que al contrario le gustase aquello que él le hacía, esas leves caricias en su abdomen y lo que pretendía hacer. Le miró con los ojos algo velados por la pasión y de nuevo volvió a besarle más intensamente para meter su mano bajo la ropa y buscar el sexo del otro. Le deseaba y en sus gestos se notaba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Nov 27, 2011 10:48 am

Solos en aquella habitación sobre la cama, besándonos, tocándonos, mirándonos, escuchando nuestras respiraciones y comenzamos a sentir una calidez en nuestros vientres. O al menos esto era lo que a mi me pasaba ante sus roces, ya fueran con sus manos por mis costados, con sus perturbadores labios o su respingona nariz por mis labios y cuello respectivamente.

-Nada podría molestarme estando contigo… -le respondí en un susurro seguro de mis palabras y de lo que quería. Era cierto que siempre que estaba a su lado todo parecía ser mejor, que nada malo podría ocurrir a mí alrededor, ni tan siquiera a mí mismo, siempre y cuando estuviese con él.
Dicho eso, hundiendo mi rostro en el hueco entre su hombro y su cuello, plante una serie de besos, lamiendo allí donde besaba al igual que el lobo acababa de hacer sutil y cariñosamente en mí. La diferencia iba a ser el resultado, que de seguro quedaba marcado su cuello por algún tiempo… Mientras tanto, teniendo su piel tan cerca, su olor me embriagaba. Por ello al escuchar en voz de Shou lo que estaba pensando, separé mis labios de su piel, lo mire y me sentí extrañamente feliz. Sin retener entonces estos sentimientos me apodere de sus labios unos instantes, acariciando su costado y pecho, notando rígidos y erectos sus pezones al pasar la mano por encima de ellos. Su piel era calida, suave y hechizante. Me pasaría toda la vida tocándolo sin cansarme de sentir su pulso, sus respiraciones, su calidez, su estremecer, su textura…

El lobo desabrocho mi pantalón mientras tanto, mirándolo tras separarse nuestros labios un momento antes de retomar el beso nuevamente por parte del lobo, quien fue esta vez quien se lanzo en la busca de los míos.
Eran sabrosos sus besos, aunque en verdad, todo el me volvía loco. Tal vez debería rezar para que nunca me hiciese la pregunta de decir que me gustaba de él. Aunque… eso era algo que suelen preguntar las mujeres, tal vez no tendría que preocuparme tanto…

Sonreí con un sonrisa tierna a su pregunta, mirándole a esos ambarinos y resplandecientes ojos desde encima suyo sin aplastarlo, habiendo un pequeño vacío entre ambos cuerpos que sin embargo se rozaban en mas de una ocasión.

-Shou… repitamos lo de la pasada noche… -acabe respondiendo sobre sus húmedos labios, dándole vía libre a que hiciese cuanto quisiera conmigo mientras que estuviera allí con él a su lado toda esta noche. Y las que vendrían.

Sentí su mano apoderarse de mi miembro mientras intercambiávamos saliva, haciéndome jadear en un par de ocasiones sobre su boca. Se sentía genial…
Ante esto, motivado por aquella llama que Shou mantenía encendida y avivaba, lleve una mano por su pecho, cruzando su abdomen, hasta topar con la cintura de su pantalón, desabrochándoselo al recordar el momento del baño. La textura de su sexo en mi mano…

-Repitámoslo Shou… -pedí en un pequeño jadeo, buscando su sexo colando mi mano bajo su ropa interior como el había hecho, cerrando los ojos por el placer que me daba el lobo y el placer que obtenía de excitar y endurecer a éste. –Hagámoslo… Mmh… -le anime y gemí un tanto ronco, haciéndoselo con algo mas de presión.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 28, 2011 1:46 am

Aquellas palabras hicieron que el lobo se sintiese seguro, seguro de que a Souji le gustaba aquello, seguro de que él le gustaba y que por tanto no habría problema, que acabarían juntos y eso le hacía muy feliz. Escuchó su voz diciendo que repitiesen y aquello le hizo estremecer. Asintió despacio y siguió jugando con el sexo de Okita, masajeándolo con suavidad notando su agradable textura en su mano, hasta que notó como ahora era él quien le tocaba.

- Ngh... Souji... -Suspiró contra su boca mientras que notaba la presión alrededor de su falo, el cual estaba más que duro. Se mordió el labio inferior y miró al castaño con atención, intentando centrarse antes de sucumbir al placer de aquella mano que rodeaba su sexo y lo agitaba sin descanso. Se estremeció.- Ah... S... si hagámoslo...

Repitió tras un rato mientras seguía acariciando el sexo del contrario con suavidad, deslizando sus dedos hasta el glande de éste para tomarlo en su mano y acariciarlo de un modo lascivo incluso, buscando que Okita volviese a suspirar contra su boca. Le miró con los ojos aguados y sin poder evitar movió su cadera contra él para rozarse más contra el contrario. Buscando aún más calor en esas caricias. Le miró de nuevo fijamente mientras abría su boca y suspiraba contra sus labios. Souji era maravilloso, su voz, su rostro, sus ojos, su piel... todo él le encantaba. Gimió un poco.

- Souji... -Añadió de nuevo para bajar su mano por aquella piel otra vez hasta el comienzo de su falo y volver a agitarlo de un modo rítmico, buscando causarle más placer aún. Soltó otro gemido largo. En ese momento sintió que realmente el contrario le gustaba, pero le gustaba mucho más de lo que en un principio había pensado. Pero no lo dijo, no, porque se podía confundir con el hecho de que estaban teniendo sexo... Quizás en otro momento se lo diría. Sonrió un poco y buscó su boca para comenzar a besarle mientras seguía masturbándole. Buscó su lengua, sus labios, mordisqueándolos y lamiéndolos para seguir con el movimiento rítmico de su mano.- Ngh...

Jadeó y sintió un estremecimiento, de seguro no tardaría en venirse... quizás estaba demasiado excitado y fue entonces cuando se imaginó al contrario haciéndolo mejor con él, no solo roces... sino dentro suyo. Aquello le hizo gemir fuerte contra su boca y le miró con deseo.

- Souji... ahh... m... me gusta esto... -Confesó agitado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Jue Dic 01, 2011 2:05 pm

Mutuamente nuestras manos satisfacían al otro, haciéndonos jadear sobre los labios ajenos en más de una ocasión por el placer que producía que otra persona fuera quien te masturbara. Se sentía bien aquello, pero mi cuerpo cada vez pedía más y más de él. De su cuerpo.
Nunca había mantenido ninguna relación con otro hombre, pero no quitaba ello que no supiera como eran este tipo de relaciones sexuales. Quería seguir adelante, pasar al siguiente nivel y sentirlo mas internamente, lo ansiaba y deseaba con tantas ganas que no dejaba de mirar el placer del rostro de Shou así como ver en mi mente el cuerpo desnudo de este, excitándome la idea de desnudarlo.

-Shou… -dije atrapando la mano del lobo que tenía preso mi expuesto falo para pegarla sobre su cabeza contra la cama y entrelazando mi mano a la suya, soltando el suyo no sin echarlo en falta en mis manos una vez lo solté. Le mire a los ojos en medio de la oscura habitación, pudiendo distinguir el brillo de sus ojos, y lleve la mano libre a su mejilla. Apreté su mano y trague grueso por la excitación, los nervios y la posibilidad de que el lobo no quisiera ir tan lejos. –Hagámoslo…, seamos uno –dije jadeante en un susurro, aunque a mi parecer sonó como una petición, y me sentí un poco estupido, aunque al estar volcando en cuerpo y mente al lobo, no duro mucho ese pensamiento.
Dicho esto acerque mi rostro lentamente, acortando la escasa distancia que quedaba entre ambos –Me gustas Shou… Te quiero… -le confieso en un susurro antes de que se acabaran sellando nuestros labios de forma apasionada, acariciando la mano de su mejilla esta, notando el calor de su rostro bajo mi mano.

Una vez nos separamos, me deshice de los pantalones del lobo, acabando estos en el borde de la cama en un primer momento, despreocupándome de ellos. Al igual que sus bóxer, dejando su cuerpo totalmente desnudo y salvaje ante mi, quedando frente a Shou de la misma forma que el tras quitarme lo que me quedaba, acabando como Dios me trajo al mundo.

-Es la primera vez que... lo hago con un hombre…. –le recuerdo, confesando por ello mi inexperiencia en ese campo a pesar de haberlo hecho con mujeres antes. No seria muy diferente.

Cogi sus piernas, y flexionándolas contra su pecho, separándolas enormemente, coloque mi miembro en la entrada de su trasero, sintiendo un agradable placer recorrer por mi falo, calido y húmedo. Era parte del simiente del lobo, que pareció no retenerse, llegando a deslizarse esta por su trasero y entrepierna.

-Aya voy… -avise, agarrando mas fuertemente sus piernas a la vez que me clavaba en su interior, abriéndome hueco en aquella estrechez de su recto. –Aaaah…Ngh -jadee. Estaba a punto de venirme también, pero aguantaría un poco más hasta que reventara. Me excitaba y gustaba esa presión calida y palpitante en mi polla, ver a través de mis entre abiertos ojos ese rostro de placer y dolor por las primeras penetraciones, oír su voz que ahogaba la mía, el sonido de nuestros cuerpos al chocarse en cada embestida, golpeando mis caderas en su trasero, escuchar el latir de mi corazón en mi cabeza….
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Mar Dic 06, 2011 11:04 am

El calor encendía más las mejillas de Shou, su rostro estaba algo rojizo, su cuerpo no digamos, pues desprendía un instinto febril por culpa de aquella situación. Cerró los ojos y jadeó despacio cuando sintió como atrapaba su mano y decía su nombre y ahí, los ojos ambarinos del lobo se chocaron de un modo brusco contra los ojos de Souji. Las siguientes palabras del castaño le hicieron ruborizarse y estremecerse ¿le quería? Pero no pudo preguntar, ni responder, ni nada, puesto que acabaron besados... Un beso que hizo que el lobo solo pudiese jadear contra la boca del contrario. Y fue justo después cuando de pronto acabó desnudo, mostrando su cuerpo bien formado, su poco vello corporal, su cabello grisáceo que caía de su cabeza revuelto, contra la cama, su sexo realmente duro y algo húmedo. Tragó saliva y le miró cuando él se desnudó.

Souji era verdaderamente sexy, atractivo, llamativo, con un cuerpo increíble, y encima era lo más lindo del mundo. Para Shou, Okita Souji era la perfección. Escuchó lo de que jamás lo había hecho con un hombre, pero parecía más que experimentado. Tomó sus piernas y las alzó... aquello le hizo jadear y sonrojarse más. Asintió cuando le avisó que entraría, y sintió como al hacerlo su cuerpo se abría para él. Si bien era la primera vez, para su suerte no había hecho un movimiento brusco... Igualmente como llevaba algo de tiempo sin hacerlo le dolió un poco, pero apenas... era un dolor soportable. Las manos del lobo se sujetaron a la ropa de la cama, revuelta bajo su cuerpo. Igualmente de entre su boca comenzaron a salir jadeos a cada embestida y sentía que aquello era genial.

- Nghhh... Ahh... Souji! -Gimió fuerte para arquearse bajo el contrario y mover sus caderas contra las del otro, sintiendo como su sexo se hundía más y más fuerte en su cuerpo, haciendo que así se volviesen uno solo. La presión que sentía, el roce en aquellas paredes le hacían jadear. Dolía si, pero era más placentero que doloroso. Llevó una mano hacia la de Souji para sujetarla con fuerza, necesitando tocarle, y ahí en ese gesto se notó. Abrió sus ojos y le miró. Las orbes ambarinas del lobo estaban nubladas por el placer, con algunas lágrimas que no caían y que solo hacían que sus ojos se viesen más y más húmedos. Tiró un poquito de él haciendo que quedase algo más cerca y se levantó levemente para lamer los labios de Souji. Siguió mirándole fijamente y jadeó contra sus labios.- Souji...

Repitió su nombre extasiado, sintiendo el placer de los dos por todos los poros de su piel. El calor aumentaba, el sudor comenzaba a perlar todo su cuerpo. Su vello se erizaba, su piel también y se aferró a él con suavidad para apegarse un poco. Buscaba más contacto y lo demostraba moviéndose contra él de un modo ligeramente frenético, quizás algo fuera de si. Jadeó sobre su piel y el aroma del otro le embriagó. Era una droga, realmente lo era. En su mente solo rondaba el cuerpo, el rostro, la voz, el nombre de Souji Okita aquel que en ese momento se unía a su cuerpo. Si bien el lobo había estado con varios, jamás había sentido algo así... quizás porque le quería más de lo que pensaba. Eso le hizo mirarle y abrazarle del cuello para apegarse más.

- Te quiero Souji... -Le susurró mientras se movía un poco más. Su sexo goteaba abundante sobre su abdomen y su cuerpo se estremecía debido al calor de todo aquello. Se mordió su propio labio nuevamente y se dejó caer contra la cama mientras separaba sus piernas para que el otro entrase en su interior cuanto más mejor.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Dic 11, 2011 11:28 am

Comencé moviéndome el lentas y costosas envestidas, abriéndole para mí en cada una de ellas cada vez un poco más, escuchando debajo de mí los fuertes gemidos provenientes del lobo, llevando una mano de su pierna a su trasero. Se sentía tan bien dentro de él. Estrecho, calido y húmedo. Podía decir que era incluso mejor que hacerlo con una mujer. Además, de que escuchar mi nombre de sus labios de aquella forma tan erótica daba morbo.

Una de las manos de Shou se apodero de la que mantenía en su pierna, la aparto de allí y sobre la cama, se ambas manos acabaron entrelazándose, apretando Shou con fuerza, lo que hizo que, clavado en su interior unos instantes, le mirara a los ojos, dejándome arrastras hacia el y lamer los labios, volviendo a escuchar mi nombre de aquella forma tan sensual y excitada, volviendo a ponerme en marcha en poseerlo. En hacerlo mío como solía decirse.
-Aaaahg… S-Shou..S-si... –jadeaba, mirando aquel rostro que no dejaba de moverse arriba y abajo a cada envestida, habiendo separado mi mano de la suya y habiéndolas puesto a cada lado de su cintura, ayudándolo a coger impulso cuando comenzo a mover sus caderas, hundiéndome mas en él.

Mi cuerpo, al igual que el de Shou, comenzo a perlarse de sudor a causa del ejercicio que resultaba ser aquello así como del calor que comenzaba a haber en aquella habitación a causa de nuestros cuerpos.

El rato que Shou se engancho a mi cuello, pasando ambos brazos tras este para pegarme a él, manteniendo ambos rostro tan cerca que nuestras respiraciones se mezclaban y resultaban ser una, tentándome aquella boca entreabierta a sellarla con la mía, nos pusimos frenéticos al mover el sus caderas, y apoyándome con los codos sobre la cama, agarrando un hombro de Shou y la ropa de la cama (esta mas bien ya desecha bajo nosotros), me limite a envestirlo de forma rápida, constante y profunda con un nuevo golpe de caderas recién aprendido por el insaciable deseo de llegar cada vez mas adentro. A este paso de seguro que le acaba rompiendo tanto a el como a su trasero. Pero, lo gozábamos tanto los dos que no me preocuparía por ellos hasta que Shou no me ordenara parar por el dolor, aunque… mucho debía de gritar entonces para llegar aquellos avisos a mis oídos repletos de sus gemidos y jadeos. Así como de mi nombre salido de sus labios.

Ante aquella susurrada confesión, note como se estremecía su cuerpo, viéndole en aquella oscuridad aquel gesto de morderse el labio a la vez que soltaba mi cuello, liberándome, y separaba sus piernas, dejando caer sobre la cama sus brazos. –Shou… Si-siempre estaré a tu lado…. Siempre… -prometi jadeante, llevando la mano que mantenía sobre su hombro por aquel brazo, acariciándolo y recorriéndolo de arriba a bajo con mis dedos hasta llegar a su mano y volverlas a unir, llevando ambas a la altura de su cabeza contra la cama.

Mi sexo estaba a reventar. Tanto me había aguantado que incluso dolía, pero se sentía sabrosa la estrechez de Shou, exprimiéndome a cada instante hasta el punto de, en una de las envestidas mas profundas, habiendo vuelto a encontrar aquel punto esponjoso en su interior, su punto G, comencé a correrme en su interior, llenándolo de mi simiente. De mi esencia, clavándome en él un par de veces mas con fuerza antes de dejarme caer sobre el agotado, respirando entrecortadamente contra su cuello en rápidas y cortas bocanadas, sintiendo como mi abdomen era humedecido por la esencia del lobo, quien se había corrido sobre él, así como sobre mi vientre, pero no me había percatado hasta ahora.

-Aaaah….agh… -jadeaba, y vire el rostro hacia el suyo, siendo tentado a besarlo a pesar de no tener aire ni para unos escasos segundos. Aun así, la pasión me podía mas, por lo que, dejándome guiar por ella, selle sus labios, entrelazándose nuestras lenguas incluso antes de unir nuestros labios.
Todo sin salir de su interior todavía. Se sentía demasiado calido y especial aquel lazo de unión entre dos personas.....…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Dic 12, 2011 3:33 am

No iba a tardar en derramarse y menos con aquellas embestidas del contrario. Shou no podía evitar el sentirse más que excitado. Suspiró y jadeó largamente mientras se agarraba al contrario y por fin, sintió como la esencia del castaño entraba en su cuerpo, golpeando con fuerza su interior, aquel lugar esponjoso, aquel sitio que le hizo jadear de gozo y derramarse de golpe manchando más su cuerpo y el del contrario. Sintió como quedó sobre él y como le prometió que siempre estaría a su lado. Eso le hizo tan feliz por un instante que solo pudo mirarle y besarle despacito, casi lamiéndole un poco los labios y dejándole hacer. Al final cuando él terminó acabó con su cuerpo encima y sintiendo su esencia correr en su interior. Se besaron... y Shou solo pudo aferrarse a él como si no hubiese un mañana.

- Souji... -Llamó despacio mientras se apartaba de su boca, clavando sus ojos dorados en el contrario. Aquello había sido increíble. El hacerlo con alguien a quien querías era mil veces mejor que hacerlo con cualquiera. Se aferró a sus hombros y le abrazó de golpe, incluso usó sus piernas para rodear al contrario ligeramente. Jadeó un poco aún agitado por el ejercicio y lamió su oreja de un modo levemente lascivo.- Ha sido increíble...

Le susurró mientras buscaba un poco de mimos, rozando su nariz contra el cuello del otro. Mordisqueó ligeramente la piel y soltó un leve suspiro mientras aspiraba el aroma del contrario. Recogiendo con su lengua su sabor.

- Ummm... Souji... -Jadeó bajito levemente excitado aún, quizás porque el saber que aún estaba en su interior y que tras aquello sentía las hormonas revolotear por todo su cuerpo... o quien sabe, quizás era el simple olor de Souji a él y a sexo... había sido increíble. Lamió más aquel cuello y luego volvió con su lengua y sus labios repasando el contorno de su mandíbula hasta llegar a su boca. Ahí comenzó a lamer sus labios y mordisquearlos, para luego al final besarle de un modo dulce y cariñoso con una pizca de lujuria también.- Ummm...

De pronto le miró separándose de su boca tras aquel lindo beso y subió sus manos para acariciar su mejilla.

- Ah... -Se sonrojó de golpe por quererle preguntar si le había gustado y ser incapaz. Desvió su mirada un instante y algo avergonzado le abrazó del cuello. Sonrió tontamente y besó su mejilla.- ¿T... te ha... gustado?

Preguntó con una ligera timidez, deseando que si, que le hubiese gustado, que todo aquello hubiese sido genial para el castaño. Eso era lo que más deseaba. Se separó del abrazo y buscó sus manos para enlazarlas con las suyas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Dic 28, 2011 6:56 am

Sentía el cuerpo cansado, agitado, saciado e incluso, contradictoriamente, e ligero ahora que me encontraba sobre tumbado sobre el calido y húmedo cuerpo de Shou, el cual se encontraba manchado por su esencia y bañado de una ligera capa de sudor que perlaba nuestros cuerpos.
Tras besarnos volví a escuchar mi nombre salir de aquellos rosáceos labios tan sabrosos del lobo, topándome con su brillante mirada de dorados iris. Aquella pequeña distancia que hubo entre nuestros rostros me resulto eterna, queriendo tan rápido se alejo para mirarme a los ojos volver a besarlo, a tenerle por completo pegado a mi. Y mi deseo se cumplió al aferrarse a mí de golpe, respirando ambos de forma acelerada e incluso jadeante. Ante sus “cuidados” al comenzar a lamer mi oreja, hundí mi rostro en su cuello al estremecerme la piel aquello, oliendo aquel salvaje aroma que resultaba ser mas fuerte, atractivo y adictivo.

Me deje mimar por el lobo mientras guiaba mi nariz por su hombro, su cuello y hasta su revuelto cabello grisáceo. Dios… me pasaría la vida entera oliendo aquel aroma de Shou. Un olor salvaje, excitante e incluso fresco… Sin embargo, al solicitar mimos de forma indirecta el lobo, acabe por estrecharlo mas a mi y plantar algún que otro casto beso por su cuello y piel mas cercana, gozando un leve placer al sentir como Shou se iba cerrando lentamente, presionándome el sexo que aun se encontraba en su interior, reteniéndole mi esencia en su interior. Por ello, al poco salí de él.

Tras aquello, de seguido, nos besamos lenta y delicadamente con intención de comernos el uno al otro a sabiendas de tener, no solo toda aquella noche, sino, toda la vida. –Shou… -pronuncie su nombre junto a aquel tacto en mi mejilla mientras nos mirábamos místicamente en aquella oscuridad. Y, ante la siguiente reacción del lobo esboce una sonrisa tras formularme aquella sonrisa. ¿Desde cuando era tan vergonzoso? Aun así era tan lindo verlo así... como un cachorrito.

-Shou, estar esta noche aquí y haberte hecho el amor es algo que siempre lo recordare… -le confesé aun con una leve sonrisa por lo lindo que se le veía ahí abajo. Entrelacé mis manos con las suyas, llevándolas a cada lado de su cabeza, pegándolas al colchón mientras me separaba un poco de el lobo, quedando a cuatro patas con el debajo.

-No te haces a la idea de lo bien que se te ve habiéndote corrido encima… -le dije un tanto pervertido, sonriendo de forma picara tras echarle un vistazo a su desnudo cuerpo. Me incline hacia su rostro, hacia sus labios, y haciendo un amago de besarlo, pase de ellos hacia debajo de forma tentadora, besando así su hombro, su clavícula, su pecho, su pezón e incluso su corrido abdomen y pecho, relamiéndome los labios cubierto suavemente de su esencia. –Delicioso… -comente tras tragar aquello, mirándole desde la altura de su ombligo, teniendo su miembro a no mucha distancia. Sin embargo, volví a ascender haciendo un recorrido parecido por su cuerpo, plantando pequeños besos sobre su calida piel o acariciando con mis labios estas allí por donde iban, grabando el recorrido mediante mi profunda respiración, dejando allí por donde pasaban mis labios mi aliento en su cuerpo.

Spoiler:
((Off; k tal si terminamos el tema con algún final así un poco abierto para poder hacer el tema de navidad?? )

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una cena a la luz de las lámparas (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.