Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Normas Generales
Vie Jun 06, 2014 10:23 am por loki laufeyson

» Human Desire {normal}
Mar Mar 04, 2014 5:37 am por Invitado

» Que opinas del avatar de arriba
Dom Mar 02, 2014 10:55 pm por Yuu Kanda

» Supuesta misión {Privado}
Lun Ene 20, 2014 3:01 am por Lavi

» Compartiendo habitacion~~ [priv]
Lun Sep 30, 2013 9:22 am por Spanner

» Si aún alguien me recuerda... He vuelto!
Jue Mayo 16, 2013 1:23 pm por Ren Kurotsuki

» Ponle apodo al de arriba
Sáb Abr 13, 2013 3:06 am por Ren Kurotsuki

» [Afiliación normal] Núcleo 243
Dom Mar 17, 2013 10:05 am por Lowan Blake

» {Priv} •• A veces, algo malo trae cosas buenas.
Mar Feb 05, 2013 9:15 am por Setsuna

Webmaster
Administradores


Dangerous Love

Hambre... mucha hambre (Privado)

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Oct 02, 2011 9:21 pm

Lo vi incorporarse hasta quedar sentado y yo de rodillas sobre él, flexionadas, rodeando sus brazos en torno a mi cintura, acercándome hacia contra su cuerpo para responderme el lobo al oído a mi pregunta. Su voz sonó suave, casi susurrada. Al decir aquello, fui a sonreír como de costumbre, pero al notar el roce de su nariz sobre mi cuello en una caricia, notando por su sonara respiración que cataba mi aroma corporal, cosa que me extraño, haciendo que alzara una poco las cejas e intentara echar el rostro atrás para verlo y obligar sutilmente al lobo a parar ya que a pesar de habernos besado y haberle dicho que se sentía bien aquello, no estaba acostumbrado a que hacer esto con un hombre. De ahí que me sintiera algo torpe e inexperto.

-Que generoso por tu parte… -dije con algo de sorna, tensándome ligeramente por los nervios y la nueva experiencia al notar las manos ajenas escalar por mi espalda. Sin importarle que me hubiera apartado anteriormente un poco cuando asalto mi cuello tan cuidadosamente, (aunque podía no haberse dado cuenta), volvió a acercar su rostro, rozándose sus labios a los que me había acostumbrado y que me habían gustado a los míos al hablar e insistir en preguntar que qué era lo que quería que hiciera.

-… -me quede pensando unos instantes. No iba a pedirle que se quitara o me quitara la ropa. ¡Por Dios! Podía estar algo borrachín pero no estaba tanto como para despendolarme ni en aquella casa ni con aquella persona a la que la conocía tan solo desde medio día. Y a pesar de haber congeniado bien y sin problemas, rotundamente no seria ético dejarme llevar por la situación que se estaba dando aun habiéndola empezado al besarlo sin motivo alguno. –¿Que tal si…. –aparte la mirada aun lado sin virar el rostro, sonrojándome suavemente por lo que tenia pensado decir a pesar de lo que mi mente me decía que era lo que debía o no debía hacer. -…si me acostumbras a ti? –La “pasión” parecía poder mas en un momento como este. La “pasión” o el gusanillo de probar cosas nuevas. –Se me hace raro que otro hombre me haga esto… -le explique volviendo la mirada un poco cortada a aquellos dorados y brillantes ojos. Entonces mientras decía esto ultimo, por primera vez desde que se había incorporado y haberme rodeado con sus brazos, posé ambas manos sobre sus hombros. –Pero sin aprovecharte… Que te veo –dije sonriendo un poco forzado. Ya podía estar nervioso, asustado o amenazado de muerte que en mis labios siempre se vería un pequeño atisbo o una leve sonrisa.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 03, 2011 2:27 am

No notó que se había separado de él hasta que luego cuando le acarició la espalda se puso rígido. Quizás se estaba pasando y más cuando no había hecho eso antes. Sonrió cuando le dijo generoso y luego le miró, escuchando aquello de que le acostumbrase a él. Eso no lo había hecho jamás y la verdad, estaba claro que sería un poco extraño, o más bien porque el lobo no sabía bien qué hacer. Esbozó una sonrisa cuando le dijo lo de "sin aprovecharte" y se acercó a su mejilla y le dejó un beso casto bajando sus manos hasta su cintura para dejarlas ahí quietas. Le miró.

- Es la primera vez que me lo piden... -Le confiesa mientras le mira con atención y le sonríe.- Espero no hacerlo mal...

Le sacó la lengua divertido y llevó sus manos a las de Okita para enlazar una de sus manos con las del otro. Le miró con atención y tomó su otra mano, la derecha para apoyarla sobre su propia mejilla.

- Tócame despacio... -Le susurró mientras guiaba esa mano por su mejilla. Cerrando el lobo los ojos para que tocase incluso sus párpados, guiando aquella mano inexperta hasta la nariz y luego hacia sus labios donde dejó los dedos de Okita encima de su boca, obligándole un poco a que le tocase ahí. Le miró despacio para abrir un poco su boca, y sin apartar sus ojos del contrario, lamió sus dedos con suavidad, solo paseando un poco su lengua, no demasiado rápido, pero si ligeramente sensual. Luego besó aquellos dedos sin dejar de mirarle.- ¿Qué te parece si ahora yo hago lo mismo? ¿Puedo tocar tus labios?

Apartó su mano de la de Okita, y la llevó a su boca para tocarlos con calma, muy sutilmente. La otra mano del lobo seguía enlazada con la del ojiverde y tiró de ésta para que la apoyase en su pecho. Le sonrió.

- Soy como una chica pero plana. -Bromeó bajando su mano de los labios de Okita y desenlazando la otra. Ahora las manos de Shou estaban libres y fueron despacio a la cintura del otro para acariciarla despacio. Le miró.- ¿Así está bien?

Le dijo con calma, sin ir rápido, intentando que se acostumbrase a sus caricias. De seguro esa noche acababa bien, aunque sin nada de sexo. No iba a aprovecharse del chico tirándole contra el suelo y haciéndole suyo... no, no quería eso. Okita era diferente, le caía bien. Despacio se acercó a su cuello y dejó un beso.

- Voy a hacerlo despacio, vale... voy a meter mi mano bajo tu ropa... solo bajo la camiseta. -Le miró fijamente.- Si te molesta me paro.

Le sonrió y con suavidad coló la diestra por bajo la camiseta, tocando la piel del otro, deslizando sus dedos por la zona de la cintura. ¿Le molestaría? Esperaba que no, solo quería ser sutil y suave con él. Y quizás como mucho tocarle un poco... por qué no... a Shou le atraía Okita y sinceramente, le deseaba y le excitaba la situación, pero estaba intentando controlar su lado lobo para que no se asustase. No quería eso... aunque jamás había hecho tal cosa... además, normalmente el quedaba "abajo". Se sonrió ¿se dejaría el ojiverde coger? Se mordió el labio inferior... le gustaría hacerlo y al revés. La verdad que el chico le gustaba más de lo que creía. Le miró.

- Tu, puedes hacer lo que quieras, puedes tocarme, o mirar, o lo que quieras... -Dijo suave.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 03, 2011 5:35 am

Pareció haberle sorprendido mi petición, sonriendo el lobo por mi advertencia de que no se aprovechara de aquella oportunidad que le daba en bandeja, devolviéndole una sonrisa que se suavizo al hacerse con mis manos, entrelazando una con la suya y llevando la otra como primer destino a su mejilla. No apartaba la mirada de allí por donde iba mi mano, tocando y acariciando cada centímetro de aquel rostro. Su parpados, su nariz, sus labios, su húmeda, juguetona y sensual lengua… Era una piel suave y calida que a nada debía comparársele al tacto de una mujer, pero a diferencia de ellas, su contacto me agradaba más.

-Si, adelante… -susurre dándole permiso para que tocara mis labios. Ya que él dejaba que lo tocara, haciéndome a su textura, tendría que acostumbrarme a su tacto. El lobo, llevo su mano libre directamente a mis labios, perfilándolos lentamente éstos, dejando caer la mano que había tocado su rostro a su hombro, siendo arrastrada poco después su otra mano, la que tenia enredada con la de Shou, hacia su pecho. Su broma me hico chasquear un tanto divertido por la comparación.

Por un momento me sentí libre de tacto alguno, volviendo a notar las manos nuevamente del lobo. Esta vez sobre mi cintura nuevamente, acariciando en todo momento mi cuerpo allí donde posaba sus manos. Si quererlo me había puesto algo tenso, pero al escuchar su voz y recordar que esto lo había pedido yo, me obligue a relajarme lo máximo que pudiera, asintiendo con la cabeza, encogiéndome levemente de hombros inconscientemente al acercarse a mi cuello plantándome allí un casto beso. Tal vez estuviera siendo demasiado receptivo…O simplemente fuera demasiado sensible en aquella zona…

-No te preocupes… -respondí un ligeramente sonrojado al comenzar a colar su mano bajo mi ropa, surcando sus dedos por mi piel, enrizándola allí a su paso, poniéndome gran parte de cintura hacia arriba con la piel de gallina por la suavidad y sutileza de su tacto en mi. Estaba siendo muy delicado…

Entonces, al decirme que podía hacer lo que quisiera, tiré del lazo de mi “cinturón” que usaba para atar el haori, abriéndose de par en par dándole permiso para quitármelo si así quería, teniendo solo que echarlo atrás y dejarlo correr de mis hombros, para luego yo empujar de sus hombros hacia atrás sin mucha presión.

-Lo que quiera… ¿Seguro...? -repetí susurrante en su oído, para segundos después probar lo que había visto hacer, hace tiempo ya, en un video porno de Internet que me enseño un amigo cuando me quede en su casa a hacer los deberes. Así pues, tras susurrarle al oído pegue mis labios a éste, mordisqueando su lóbulo y lamiendo su oreja (humana claro), colando mas adelante al dejarme llevar un poco por la sensación mi lengua en ella, estando mis manos una sobre el suelo a modo de apoyo para no recargar mi peso sobre su herido pecho, y la otra perdida bajo la mata de pelo, acariciando su nuca.


Última edición por Okita Souji el Mar Oct 04, 2011 7:24 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 03, 2011 7:57 am

Se sorprendió cuando Okita se quitó el cinturón y no pudo evitar mirar el cuerpo del otro con cierta fijación. Aquel pectoral fuerte y marcado y su abdomen... le daban ganas de lamerlo. Se ruborizó un poco y le miró un instante hasta que le susurró en el oído. Asintió despacio.

- Lo que quieras... -Respondió con suavidad para luego sentir aquel mordisco en su oreja y como comenzó a lamerlo, morderlo y de ese modo se sintió algo agitado.- Ngh...

Cerró sus ojos dejando que el contrario hiciese lo que quisiese con esa parte de su cuerpo y soltó un suspiro leve cuando notó su mano en su nuca. Casi era como si demandase aquella oreja como suya.

- O-Okita... -Dijo bajo notando aquella boca en su oreja que le hacía excitarse pues era bastante sensible en esa zona, en ambas orejas, en sus costados y no digamos en su entrepierna. Y obviamente no quería asustar a su amigo Okita con una erección de golpe. Soltó otro gemido.- S... si sigues así te vas a asustar...

Dijo suave mientras se agarraba sin poder evitarlo a la ropa del otro ahora abierta y le abrazó de golpe para pegarle a él. Tenía una ligera erección, por suerte no del todo. Apartó un poco su rostro del contrario. No es que tuviese una erección enorme o que su sexo fuese descomunal, pero si podría asustarle o cogerle asco por ser el primero...

- Okita para, no quiero que... te disguste l... lo que me pasa... -Dijo ligeramente agitado por culpa de la excitación. Era normal, aquel modo en como le había lamido y mordido. Pero no deseaba que el ojiverde se asustase al verle excitado o que no quisiese verle por aquello. Pero es que ese modo de lamer... ¡joder ponía cachondo a cualquiera! Soltó un suspiro y aflojó el agarre para mirarle.- No quiero que me veas así de golpe, porque puede... puede que no te guste mi cuerpo así o te asuste o yo que se... y luego no quieras, no se... verme más.

Si bien no eran pareja (?), Shou si sentía que el contrario era alguien especial y no quería que se fuese de su lado. Es más, sentía que Okita era alguien lindo y que a él le gustaba bastante. Quería incluso estar con él de un modo más íntimo, pero no tan rápido si era el primer hombre, deberían ir lento ¿no? Pero si le hacía eso acabaría más duro que el pan de hacía dos meses. Se mordió el labio y le miró fijamente.

- Tengo las orejas sensibles, sabes... -Dijo observando al otro con calma y se acercó a su boca para darle un beso leve y algo rápido en los labios.- Y pasa lo que pasa...

Susurró con un tinte rojo en sus mejillas. Realmente no quería asustarle.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Mar Oct 04, 2011 8:57 am

Puse aquel “juego” de morder el lóbulo y lamer su oído en practica, notando como poco a poco me soltaba mas y mas hasta el punto de darme cuenta de que aquella textura y aquel sabor de su piel me gustaba, escuchando sus respectivos sonidos en cada pequeño cambio o cada vez que profundizaba mas con mi lengua en aquella pequeña porción de él. Estaba tan concentrado en lo mío, habiéndome dejado llevar con los ojos totalmente cerrados y respirando en lentas y profundas bocanadas con mis labios en su oído, que no le escuche cuando me aviso por vez primera, siguiendo a lo mío.

Las manos ajenas agarraron ambos lados de mi ropa y pese a que había evitado recostar mi peso sobre él, cuando me abrazó y me pegó a su cuerpo acabé encima de él sin complicaciones ni oposición alguna, dejándome arrastrar mientras mi cuerpo iba adquiriendo un agradable ardor interno totalmente nuevo para mí. Pero, al acabar agitándose debajo de mí y pidiendo que parara, me aparte leve y lentamente de su oído, pensando que tal vez no le había gustado aquello, aunque sus sonrojadas mejillas decían lo contrario.

-Tu eres el que me tienes que ir acostumbrando a ti, si crees que no deberíamos seguir… te haré caso –dije observándole desde allí encima suyo con el corazón latiendo fuertemente en mi vientre como si me lo hubiera tragado en algún momento, sintiendo acalorado este también. –Solo espero no haber hecho nada mal… -dije para saber si además de evitar seguir adelante en sus “clases de adaptación” que me estaba dando, había hecho algo mal. Ya le había visto sin su abrigo a pecho descubierto, así que no podía ser que le diera vergüenza mostrarse ante mi de aquel modo a menos que… ¿¡Pero que!?

¿Desde cuando pensaba en estas cosas? ¿En que momento exacto había salido de mi aquella faceta pervertida y oculta de mi? Me gustaría poder decir que era culpa de la cerveza, pero esta no había hecho mas que producirme un leve acaloramiento del que tenia ahora. Y puede que darme algo de rienda suelta, pero mis acciones eran ciertamente conscientes…

Sonreí muy suavemente al oír lo de sus orejas y no me dio tiempo a reaccionar cuando me planto aquel beso sobre los labios, continuando con la segunda mitad de la frase.

Tras esto, me aparte de encima suyo con cuidado y me senté sobre el suelo, recostándome contra el sofá con una pierna doblada hacia mi pecho y la otra doblada y tumbada en el suelo. Le mire y tras unos segundos sin saber muy bien como demonios tendría que hablarle después de aquello, tome el habla a la vez que me ponía algo torpe de pie.

-Tengo que ir al baño… ¿Hay uno allí, no? –pregunte una vez alzado, señalando a la puerta de entrada, donde había visto una puerta que debía dar a un pequeño cuarto que supuse que seria de servicio.

Después de confirmarlo, un pelín tambaleante me adentre al interior del baño sin haberme todavía atado y puesto correctamente mi parte superar del ahora.

Una vez dentro….
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Mar Oct 04, 2011 9:26 am

No era eso exactamente, es decir, no sabía si Okita se asustaría por estar excitado. Y cuando le dijo eso, la verdad no quería parar, quería acabar, quería estar con él más rato. Le vio sentarse luego de aquello, del beso hasta que dijo lo del baño. Parpadeó y asintió para luego verle ir al aseo. ¿Qué demonios? Se levantó de golpe, él con una leve erección y caminó hacia la puerta del aseo para golpearla.

- Okita... -Dijo bajo contra la puerta, apoyando su frente sobre la madera. Mierda, a lo mejor la había cagado diciendo eso. Pero no quería asustar al otro.- Oye Okita, ¿estás bien? Perdona yo... es que no quiero que te asustes porque yo, bueno... ahm... joder, soy idiota... Okita!

Golpeó un poco más la puerta.

- En serio, no quería que te asustases de que... bueno, lo siento, por excitarme... es que... e... ese beso en mi oreja,... -Dice bajito mientras deja apoyada sus manos en la puerta y su frente también, cerrando sus ojos con fuerza. ¿Por qué se había ido así de pronto? A lo mejor se asustó, de que estuviese así, excitado, cachondo por culpa de un beso en una oreja. Era un lobo estúpido. Bufó un poco.- De veras que lo siento... No pude evitarlo...

Añadió con un ligero rubor. ¿Cómo explicarle que le excitaba bastante? ¿Qué aquella boca había hecho ponerle duro con solo aquello? Dios era realmente estúpido. Se quedó ahí quieto pegado a la puerta. Se mordió el labio inferior... no quería que se enfadase. Al final se giró y dejó su espalda apoyada en la madera de la puerta mirando al frente, sabiendo que Okita estaba al otro lado y a saber... quizás no quería verle. Miró su entrepierna aún algo agitada ahí abajo y medio gruñó. A ver ahora qué hacía... ahí medio excitado, notando como aquello subía. ¿Qué no podía pararse? Gimió un poco y bajó sus manos ahí para presionar un poco...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Oct 05, 2011 5:06 am

Una vez dentro del baño cerrando con pestillo, me recline contra el lavamanos, de cara al espejo mirando mi rostro, y solté un suspiro intentando relajarme. Estaba levemente sonrojado y agitado ahora que había puesto “fin” el lobo a eso. Me lleve una mano a mi mejilla, pasándola por la frente también, y note el calor que ahí se agolpaba. Hice regresar la mano al lavamanos y me refresque el rostro con el agua del grifo, secándome con la toalla. La toalla de Shou, la cual olía a él.

Como un adicto a un perfume, pese a haberme secado el rostro mayormente con ella deje aquella toalla cerca de mi nariz, y sin poder evitarlo por mi mente pasaron las imágenes de mis ultimas vivencias como si de una película se tratara, viéndome a mi mismo como una tercera persona en el recuerdo. La carrera, las trampas, el forcejeo amistoso, el beso robado que inicio todo…

Sin nada mas en mi cabeza mas que aquella continua repetición que no paraba en mi cabeza, escuche de pronto como Shou llamaba a la puerta y me preguntaba si estaba bien y se disculpaba por … ¿asustarme? ¿De que hablaba? Abrí los ojos frente al espejo sin comprender que era a lo que se refería y baje la toalla de mi rostro lentamente. Seguí escuchando como golpeaba la puerta un par de veces más y después se disculpaba por haberme asustado de su excitación.

Así que por eso me había dicho que parara… No era porque hubiera hecho algo mal, sino todo lo contrario. Le había logrado excitar y preocupándose por mi posible reacción había echado el freno a aquella situación. Estupido lobo… empatito hasta el final…

Eso me agradaba.

De un rápido movimiento me eche la toalla de mano al hombro, me acerque a la puerta, corrí el pestillo y abrí la puerta agachándome tras Shou, rodeándole con los brazos por sorpresa, asomando mi rostro por uno de sus hombros.

-Idiota… ¿Cómo me voy a asustar por verte excitado…? –dije suave y casi susurrando. Lo estreche un poco mas, esbozando una media y pequeña sonrisa, acercando mis labios a su oído. Había sido cosa mía el que al obedecer su petición de parar me había ido al servicio a “poner mis ideas en orden”, dándole pie a pensar cosas como las que había pensado. –Eres la primera persona con la que siento cosas como las que siento ahora… -le confesé, y fue entonces cuando me fije en la posición de sus manos sobre entrepierna. Baje mi mano derecha, aun rodeándolo con mi brazo izquierdo, y la puse sobre las suyas. –Ya te hice sufrir a la mañana al ayudarme en las ruinas… deja que te quite este “dolor” que te he causado yo… -le susurré seguro de lo que decia y apreté sus manos para que estas se cerraran sobre sus genitales y miembro, acabando por apartar sus manos hasta el punto de hacerme un hueco y presionarlo sobre la ropa, acalorándome por aquella agradable textura y la reacción del lobo.

Hacer estas cosas con un chico era algo nuevo para mí, pero al recordar lo que había dicho el de ojos ambarinos sobre que era como una chica pero en plano, lo pensé como tal. Había tenido relaciones sexuales con mis anteriores parejas femeninas, y aquellos juegos pese a que no me sentía para nada como ahora, también era excitantes, así que ahora tan solo tenia que hacer lo que ellas me hacían o otra parte de lo que yo les hacia, ¿cierto?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Oct 05, 2011 5:53 am

Notó aquella puerta retirarse de su espalda e iba a levantarse y a "huir" en cierto modo para que no le viese así, pero no pudo. Simplemente sintió como Okita le abrazaba y le susurraba aquello. Se sonrojó... pocas veces se sonrojaba, pero el muy maldito lo conseguía. Si bien era cierto que le decía que no se asustaría él temía que odiase su cuerpo por no ser el de una mujer. Escuchó aquella confesión y abrió más sus ojos hasta que luego notó su mano sobre su sexo, bueno, sobre la ropa, pero en aquella zona "conflictiva". Soltó un jadeo.

- N... no tienes que... ah... -Se mordió el labio inferior y se estremeció bastante al sentir aquella mano sobre su sexo. Si que se sentía bien y hacía mucho que no tenía sexo, mucho, muchísimo. Si bien era un coqueto... no siempre acababan haciéndolo, quizás porque... se había cansado de ello. Cerró los ojos un instante y agarró el brazo del otro pero no fuerte, solo porque necesitaba agarrarle. Apoyó su cabeza en el hombro de Okita echándola hacia atrás.- Okita...

Llamó con los ojos cerrados mientras sentía que esa mano se deslizaba por aquella zona. ¿Se atrevería a meterla bajo su ropa? La verdad, no debería resultarle difícil si se había masturbado alguna vez, él solía hacerlo casi todos los días, así que suponía que la mayoría de los chicos lo hacían. Se mordió el labio y su respiración se aceleró. Se estaba poniendo nervioso por culpa de aquello, además de que todo estaba siendo algo erótico y lindo a la vez... Okita... era alguien especial.

Giró su rostro pegando su nariz al cuello del otro para dejar ahí su cara, respirando un poco agitado mientras la mano del contrario seguía con sus cosas... Se movió un poco inquieto, incluso movió sus caderas ligeramente contra aquella mano. Se mordió el labio fuertemente.

- Ah... Okita... no pares por favor... -Le pidió con un ligero toque de desesperación... el contrario le estaba excitando bastante con solo unos roces, y la verdad, podría haberlo hecho él... pero al parecer... no le importaba tocarle. Eso al lobo le agradó bastante, demasiado... parecía que quería "llegar hasta el final" con respecto a esa masturbación.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Oct 05, 2011 8:44 am

Si alguien me hubiera dicho hace dos días, cuando Yue confeso que estaba saliendo con un tío al cual conoció por primera vez hace ya años y que se lo encontró la pasada semana tras la excursión a la playa, iba ha estar haciendo algo como esto, teniendo en mi mano –pese a estar tocándolo sobre ropa- un sexo varón ajeno, de seguro que le hubiera tirado lo primero que hubiese tenido a mano por aquella estupidez. Ahora me daba igual. En verdad, esto no tenia por que salir de aquella casa, ¿no? Lo que yo hiciera o dejara de hacer con quien fuera era cosa mía y no debería saberlo nadie si no quería aunque… eso iba a ser algo muy complejo de ocultar en el caso de Shiro, quien parecía estar algo “mosca” conmigo por mi poca responsabilidad al hacer que hirieran al lobo….

La voz y respiración del contrario contra mi cuello, notando su calido aliento en mi piel, me ponía, y que decir de si ya le miraba de reojo para echarle un vistazo para ver aquellas mejillas sonrojadas de una hermosa forma.
Deslice mi mano sobre su ropa y miembro hacia la goma de su pantalón para después, colando primero los dedos, introducir mi mano en su pantalón, palpando y masajeando lentamente aquel falo ajeno que tan “extraño” se me hacia al resultar ser un tanto diferente al mío, pero también porque a pesar de estar masturbándolo yo, mi propio sexo se estaba encendiendo. Puede que mas tarde que el del lobo, pero al final aquella situación me estaba poniendo, y cada vez mas cuando oía mi apellido en boca de aquel chico y de aquella forma. Sonaba tan bien cuando él lo decía… que cuando me pidio que no parara, lleve mi otra mano dentro de su pantalón también y lo manosee a dos manos, ordeñando su erecto sexo, excitándolo al presionar y mover en círculos, como me hacia yo al masturbarme, en su glande.

-Haré que te deje de doler este “hinchazón”… -susurre en su oído antes de masturbarlo con ambas manos dejándole un casto beso sobre su cabello de forma un pelin vinculante con significado protector, disfrutando el momento tanto como Shou a pesar de ser el que da y no el que recibía de los dos, excitándome cada reacción, sonido, respiración y todo lo que hiciera y saliera de lobo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Oct 05, 2011 9:34 am

Okita no dejaba de tocarle y eso hacía que Shou se enloqueciese. Cerró sus ojos con fuerza al sentir como ahora ahondaba más dentro y tocaba directamente su piel con las manos calientes, primero una y luego las dos. Aquello le hizo jadear y no pudo evitar presionar un poco sus dedos sobre el brazo del contrario. Demasiado placer. Soltó un suspiro contenido y se removió un poco inquieto debido al placer que el ojiverde le daba. Le gustaba y escuchar aquellas palabras le excitó un poco. ¿Por qué estaba siendo tan sumiso con él? Normalmente era mas lanzado, y se atrevía a meter mano y a hacer algunas otras cosas... pero con Okita. ¿Quizás le gustaba? Se ruborizó bastante y abrió sus ojos para mirarle un instante con atención.

- Okita... -Repitió despacio y lamió ligeramente su cuello.- ¿Puedo tocarte?

En otra ocasión se había dado media vuelta, había empujado a su amante contra el suelo y había masturbado ambos sexos a la vez de un modo instintivo y ligeramente salvaje. Cosa que solía gustar pues su instinto de lobo le hacía hacer esas cosas de vez en cuando. Así que despacio, a pesar de preguntar se giró un poco para poder llevar sus manos al cuerpo del otro, quedando un poco de medio lado su torso, pero sin apenas mover sus piernas que temblaban un poco por la masturbación, quedando aún el otro detrás de él. Le miró un instante.

- También quiero que disfrutes... -Le respondió calmado mientras que con su nariz comenzaba a acariciar el cuello y mejilla del otro, notando el olor de su piel, sintiéndose un poco ido por como olía el contrario. Era tan sexy... realmente sexy. Su olor se metía en su sien, en su mente y se grababa. No sabía que él también estaba excitado, al menos no lo había visto ni sentido. Igualmente bajó su mano a las de Okita y las detuvo.- Déjame que me gire... así yo podré también... a ti...

Le susurró al oído pegándose un poco a su cuello y lamiendo despacio la piel hasta el lóbulo de su oreja, el cual mordió un poco y tironeó de ella para que notase todo lo que le deseaba. Gimió ligeramente contra su piel.

- Okita... -Dijo suave esperando a que le soltase un poco para así girarse y comenzar a masturbarle... le haría lo que quisiese, es más, quizás otro día... podría usar su boca. ¿Eso le gustaría? Era bueno con eso. Lamió su cuello de nuevo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 08, 2011 8:07 am

Esos excitantes gemidos en el cuello, el rozamiento de su nariz por éste mismo y por la mejillas, esas aspiraciones que me arrebataban mi aroma personal así como la respiración, su calmada y susurrada voz, el temblor de placer de sus piernas, el calor de sus mejillas, su petición de poder tocarme y aquellos argumentos apartando mis manos con sutileza de su miembro, soltándolo un tanto a regañadientes por el gustoso tacto y control de su cuerpo… Eran muchas cosas que hacían que algo en mi estomago se consumiera en unas flamas realmente intensas por la excitación, los nervios y ansias por continuar conociendo aquel cuerpo, a aquel lobo y poder mantenerlo a mi lado todo cuanto pudiera. Entre mis brazos como ahora estaba. Girado hacia mi el lobo, llevando mis manos a cada lado de su rostro y besarlo con unas ganas de arrebatarle y adueñarme de aquello rosados y suaves labios nada mas me “encaro”.

Con esto, arrastrándolo hacia mí, volvimos a acabar recostados sobre el suelo, esta vez teniendo la mitad inferior dando a la pequeña entrada y la parte superior al interior del baño. Pero en vez de ser el lobo quien estuviese debajo ahora me tocaba a mí, con el de ambarinos y brillantes iris recostado sobre mi desnudo pecho (pues no me había atado el haori)

-Shou… -pronuncie su nombre tras aquel beso robado y un tanto corto aun por la pasión sentida. –Te ves muy hermoso así… - susurre dejando ambas manos sobre sus lugares y mire a sus ojos entrecerrando los míos levemente al darme la luz del techo de semipleno, saliéndome aquel comentario sin poder evitarlo. Sincero.

Con las mejillas sonrosadas con fuerza, sus ojos lobunos reflejando un brillo gozoso en ello y su aliento excitado era pecado no decírselo. Y mucho más si no se daba alguien cuenta de esta belleza.

-Enseñame formas para "aliviarte"... -susurre, dandole de aquella forma algo metaforica rienda suelta, pues en verdad, pese a tener mis manos sobre el, no hacian presion ni nada. Solo en mi entrepierna aparecia una pequeña presion surgida de la masturbacion al ajeno.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 08, 2011 9:45 pm

No esperaba ese beso tan apasionado por parte de Okita, pero sinceramente le encantó el como acabó todo. Él sobre el ojiverde besándose y siendo besado por el contrario de un modo increíble. Se separaron un instante y escuchó su nombre, lo que le hizo mirarle, aunque cuando dijo eso se sonrojó bastante. Pocas veces o más bien nunca le habían dicho aquello. Y luego lo siguiente. Le pareció lindo y sexy, demasiado que hizo que se acercase a su boca para besarle de nuevo, rápido y fugaz y luego separarse.

- Okita... -Dijo bajo contra su boca para luego bajar sus labios al oído de éste para morder un poco el lóbulo de su oreja.- Tócame como antes... yo... yo lo haré contigo...

Añadió despacio para bajar su diestra hacia la entrepierna del contrario y acariciar por sobre la ropa notando aquella erección. La verdad le sorprendió y le agradó, pero supuso que si no estuviese así es que no le habría gustado... y al notar que Okita estaba en ese estado él incluso se sintió más excitado sabiendo que al contrario le agradaba lo que había visto y tocado. Se mordió el labio inferior con un poco de fuerza.

- Ngh... Quieres... ¿quieres ir a la cama? -Preguntó con suavidad mientras movía su mano alrededor de aquel sexo masajeándolo con suavidad para darle placer por encima, aún, de la ropa. Mientras que movía un poco su cadera contra aquel bulto rozándose. Quizás podría masturbar ambos sexos... pero seguramente en la cama sería mejor. Pero que decidiese él, pues al lobo en ese instante casi que le daba igual. Lamió su cuello un poco agitado y como pudo bajó la ropa del contrario hasta que sintió la carne hinchada del falo contrario.- Ah...

Jadeó mientras notaba el calor y despacio juntó ambos sexos para frotarlos el uno contra el otro y ayudarse con la mano.

- Okita... -Gimió mientras lamía su cuello y dejaba algún beso y se apartaba para luego lamer sus labios y mirarle con un ligero rubor, producto del calor y la excitación. Ese chico le gustaba y era más que obvio. Movió ligeramente su cadera para rozarse de nuevo y soltó otro jadeo contra los labios del contrario.- Tócame Okita,... ayúdame, b... baja tu mano con la mía...

Le susurraba bajo mientras cerraba sus ojos y jadeaba un poco esperando que el contrario bajase su mano junto a la suya y entre ambos se masturbasen, aunque ahora él estuviese tocando ambos sexos y moviéndose para dar fricción. Aún así... no había dejado al otro elegir si quería ahí o la cama. Pero es que estaba tan excitado que se le nublaba un poco la vista y el pensamiento...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Dom Oct 09, 2011 11:26 pm

Mis mejillas prendieron al hacerse el lobo con el lóbulo de mi oreja, echando mas leña al fuego que ardía en mi interior al pedirme que lo tocara como antes, notando como la mano contraria descendía y se hacia con mi entrepierna. Mis piernas se tensaron ante la nueva sensación, y mis ojos se cerraron, echando el rostro atrás por el excitante placer de aquel tacto. De mi boca, ligeramente abierta al ser incapaz de respirar por la agitación por la nariz, salían suaves jadeos.

-Aa-aah… -jadee entrecortadamente, escuchando después su pregunta, a la que pase como si no hubiera escuchado, aferrando mis manos el bajo de su negra camisa por la agitación, y mas cuando sentí como mis pantalones eran desplazados hacia abajo, sintiendo el contacto de piel contra piel. Sexo contra sexo. En ese mismo momento, nada mas notar como se frotaba sobre mis caderas, lo apreté mas contra mi, bajando la mano para masturbar ambos sexos los a la vez, Apreté los ojos con fuerza, pegue mis caderas a las suyas al comenzar a frotarse sin poder dejar retener el aire y soltarlo en jadeos y pequeños gemidos gozosos. –Ngh… S-Shou… me vengo… Vente conmigo… -dije a modo de orden y petición a la vez, apretando y acelerando el movimiento de mi mano, haciendo que el otro siguiera mi ritmo.

En otro momento aquello me hubiese chocado, el pedir que un hombre se corriera conmigo, y mas el masturbarnos juntos literalmente. No tenía ahora la cabeza para pensar en esas cosas, además de que cada vez me iba importando menos el tener o no relaciones sexuales con un hombre o una mujer.
Me gustaba aquel lobo, como era y todo lo que estaba relacionado con el. Tenia un no-se- qué que me atraía. Tal vez aquello ojos tan llamativos, su personalidad atrevida, su dulce y salvaje aroma, su….

-¡¡Mmmmh …!! –jadee gozoso en alto, sin retenerlo, cuando me corri, embadurnando el falo contrario y el mío de mi esencia, mezclándose con la de Shou, quien se vino junto conmigo como había pedido que hiciera. –Esto es…es…
Fui a decir que era genial, que me había encantado y que quería repetir, pero de pronto la luz se fue. Al parecer no solo a su casa, sino a todo el edificio, puesto que no tardo mucho en oírse quejas y como la gente salía al corredor fuera de sus casas para comprobar si solo era su edificio el afectado por el corte de luz.

Allí tendidos escuchando tan solo la acelerada respiración del otro, quedando mi cuerpo agotado al desaparecer de pronto esa agitación interna de mí, mantuve mi zurda sobre sus lumbares, dejando caer la diestra al suelo en aquella oscuridad que nos rodeaba.

Tock-Tock

Llamaron a la puerta desde el exterior, pidiendo una voz masculina ayuda para repartir velas y linternas con los que los vecinos pudieran alumbrar sus respectivos hogares, haciendo el hombre lo mismo a cada puerta.

-Debe..Deberíamos ayudar…. –sugerí, a pesar de no apartar mi mano de él, queriendo quedarme allí un poco mas. Pero mi disciplina y la costumbre de ayudar a los demás no se habían desvanecido como mi agitación carnal ya satisfecha. -No crees…? –pregunte, y a oscuras bese su frente, su parpado y así hasta llegar a sus labios, plantándole un beso lento, profundo y atrevido al tantear en su boca con mi lengua la suya.

Cualquiera diría que una parte de mí en verdad tiraba por ayudar en aquel apagón cuando no soltaba ni por un momento al lobo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 10, 2011 1:52 am

Okita era realmente excitante y estaba a punto de venirse en cuanto le tocó y más cuando le dijo que se corriese con él. ¡Joder, iba a volverle loco! No pudo evitar moverse de un modo ligeramente salvaje y frenético contra la cadera del contrario mientras la masturbación seguía escuchando entonces como poco a poco el placer aumentaba por momentos y fue entonces cuando los dos se vinieron manchando sus cuerpos, ambos sexos, sus manos.

- Ngahhh... Ummm... -Jadeó contra el cuerpo del otro mientras aún se movía y comenzó a respirar agitado cuando sintió como se derramaba entero. De pronto le miró a los ojos, sus mejillas estaban rojas y la luz se fue. No pudo evitar mover sus orejas ligeramente y cuando llamaron a la puerta, casi gruñó molesto. Se giró a Okita cuando le habló pero las acciones del otro parecían ser contrarias a lo que parecía querer hacer.- Oki...

Iba a llamarle pero recibió un beso lento, profundo y por supuesto respondió. Lamiendo la boca del otro y jugando con su lengua se quedó tendido sobre él pero no aplastándole. Se separó del beso y le miró, por ser lobo era capaz de ver en la oscuridad mucho mejor y más con esos ambarinos ojos.

- No quiero salir... -Le dijo meloso contra su boca mientras buscaba ahora su cuello y le rozaba con los labios y la nariz. Olía tremendamente bien después del sexo. El sudor de Okita era una droga para el lobo. Se quedó ahí y volvieron a llamar a la puerta.- Joder...

Susurró y miró al contrario un instante para besar sus labios.

- Voy,... -Dijo sin moverse aún, no quería alejarse, la verdad. Volvieron a golpear.- ¡Qué ya voy!

Gruñó un poco fuerte y se giró a Okita para lamer su boca con algo de ganas demostrándole que no quería separarse. Pero al final se apartó con un ruido de molestia y ayudó al otro a levantarse. Le colocó la ropa y luego la suya. Lo peor estaba algo manchada. Suspiró y sonrió levemente, se acercó a la puerta y la abrió pero solo asomó su rostro.

- ¿Qué? -Dijo despacio al vecino que comenzó a decirle que se había ido la luz pero justo en el momento en el que le pedía ayuda para repartir velas la luz titiló de nuevo y volvió. El lobo entrecerró sus ojos y agitó sus orejas. El vecino se le quedó mirando observando el atuendo medio colocado y que escondía su mano, además de las manchas "sospechosas".- Todo arreglado.

Le cerró la puerta al vecino en la cara y se giró mirando a Okita. Tenía el rostro sonrojado aún y se le veía algo agitado. Se apoyó en la puerta y siguió mirando al contrario. ¿Ahora qué podía hacer? Se mordió el labio y caminó hacia él para besarle de golpe y pegarle contra la pared al lado de la puerta del aseo y luego se separó del beso.

- Lo siento... -Dijo por aquel modo salvaje. Le miró fijamente y le abrazó.- ¿Quieres bañarte, ducharte o... algo?

Le preguntó despacio rodeando la cintura del otro con la mano que no estaba manchada. El cuerpo de Okita, su boca, su rostro, su modo de ser... le volvía loco. Aspiró de nuevo su aroma.

- Me ha gustado... mucho, demasiado... -Sonrió contra su cuello.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 10, 2011 7:23 am

A diferencia de Shou, era incapaz de ver nada en aquella oscuridad, habiendo tenido que tantear un par de besos antes de encontrar sus labios, mientras que el simplemente dirigía sus respingona nariz y húmedos labios a mi cuello y me lamía los labios antes de separarse a regañadientes y me ayudaba a ponerme en pie y colocarme la ropa por encima.

Tanteando un poco en la oscuridad con las manos, mientras Shou hablaba con aquel vecino, tuve la idea de dirigirme al salón por si se ponía pesado el vecino y acababa por algún motivo descubriendo con ese sexto sentido de vecino cotilla, lo que habíamos estado haciendo y acababa de interrumpir. Si es que cortar el descanso y disfrute final podía considerarse “cortar” algo.
En fin… que por arte de magia la luz regreso de pronto. Me pare en seco como el criminal que es apuntado por la luz del foco de la cárcel en su intento de fuga, y me gire hacia Shou, quien habiendo cerrado la puerta en las narices del vecino, se hecho contra mi, pegándome a la pared besandome con deseo.

Si mi rostro ya estaba sonrojado por el calor, la agitación y la posibilidad de ser pillado por un vecino al que ni siquiera conocía, ahora con aquello todavía más.

Abrí los ojos de golpe por el inesperado beso y los entrecerré al instante, llevando mis manos a los hombros ajenos y separarlo de mí sutil y escasamente respondiéndole al beso un poco tarde.

-No lo sientas, no paso nada… -le dije mirándonos a los ojos fijamente, siendo abrazado por el revolucionado lobo. –No son lo mismo…? –pregunte con algo de gracia al ofrecerme un baño o una ducha, notando como mi cintura comenzaba a ser rodeada por su brazo mientras me confesaba aquello de que le había gustado.

Pese a haber estado a punto de confesarle lo mismo hace no mas de unos minutos, vire el rostro a un lado un poco entre agitado, nervioso y avergonzado. Todo a la vez.

-Me daré una ducha entonces si no te importa… -respondí volviendo el rostro a él, acercando mis labios a su oído, cambiando de tema. En aquel momento hace unos escasos minutos habría confesado que lo había disfrutado y me había encantado, pero ahora me resultaba más complicado. –Pero tranquilo, ¿vale? Estas aun muy agitado… -dije acariciando su cabeza, pasando mi mano zurda y limpia por sus grisáceos cabellos para después separarlo por segunda vez con sutileza para que me indicara el lugar del baño dotada de ducha.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Lun Oct 10, 2011 8:41 am

La verdad que si, que era lo mismo pero estaba un poco nervioso, aún ligeramente excitado pero de nervios. Le miró un poco sonrojado. Asintió cuando le dijo que se daría una ducha. Dios a veces era realmente estúpido. Asintió despacio y le miró aún con un rubor para luego soltar un suspiro dejándole que le tocase el cabello como quería. Se mordió el labio y le miró para luego guiarle hacia el aseo grande que estaba justo delante de su habitación.

- Es aquí... tienes toallas y lo que necesites dentro. Coge todo lo que quieras, ¿vale? -Le dijo con voz suave intentando calmarse un poco. Le miró un instante.- Ahm... esperaré fuera... iré a asearme al otro, un poco...

Dijo con calma y un leve rubor, para dejarle entrar y ver como se perdía en el aseo y cerraba la puerta. Miró la madera de nuevo y se volvió para el aseo pequeño y al menos limpiarse un poco las manos y otras partes aunque fuese por encima. Se miró al espejo, aún estaba rojo.

- Shou eres idiota... -Dijo un instante y se volvió para dejar de mirarse en el espejo. En ese momento se fijó en su ropa que estaba bastante sucia por aquello y esbozó una sonrisa.- Un idiota pero con suerte...

Realmente se sentía idiota por haberse puesto tan nervioso pero es que su instinto de lobo le había hecho ponerse así. Caminó con calma hacia su cuarto para por el camino quitarse la camiseta. Se paró frente al espejo que había al fondo del pasillo antes de entrar a su cuarto y miró la herida tapada con las gasas. Paseó su mano por la zona, aún dolía un poco, arrugó la nariz.

- Ummm... -Igualmente entró en su cuarto para terminar de quitarse el resto de ropa salvo la interior, pues debería bañarse un poco antes para poder cambiarse del todo, pero, al menos ponerse algo que no estuviese tan sucio. Se sonrojó ligeramente por pensar en como había acabado todo aquello... con un juego tonto, con Okita encima, su olor, su sabor y el como... se sonrojó más y sintió un escalofrío en toda su piel. Debía calmarse o volvería a excitarse de nuevo y no estaba bien ponerse así otra vez... ¿no? Se mordió el labio y comenzó a buscar algo de ropa para ponerse, luego cuando saliese Okita entraría él a terminar de asearse... ¡Ah! Habría estado tan genial ducharse con él...

Con esos pensamientos se quedó algo embobado con una camiseta blanca en la mano y en ropa interior, como si el tiempo a su alrededor se hubiese parado... no pudo evitar imaginarse con él en la ducha y esbozó una sonrisa algo tonta.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Oct 12, 2011 8:12 pm

Fui guiado casa adentro hasta llegar al fondo de esta y entrar en el segundo baño de la casa dotado de una bañera. Mire a mí alrededor, echando un genérico vistazo en busca de las toallas, geles, champús... Los cuales me indico donde estaban Shou al verme un “perdido” por así decirlo.

-Vale, gracias –respondí y nada mas comencé a quitarme el desabrochado haori que estaba completamente limpio, no como mi abdomen , el lobo aviso de su retirada y de lo que iba a hacer, girándome para verlo, pero cuando me gire tan sonó vi como la puerta se cerraba sola.

Solté un suspiro, deje el haori sobre la tapa del retrete y me acerque al grifo de la bañera para dejar que corriera el agua y se fuera calentando. Después me quite los vendajes del hombro, los pantalones, y en ropa interior, vi como mi entrepierna se volvía a despertar a pesar de no haber pensado en Shou. Al menos no directamente, ya que de algún modo u otro, inconscientemente pensaba y rememoraba la experiencia en un segundo lugar de mi mente.

Me deshice de la ropa interior, me metí en la bañera y levantando el pitorrito del grifo, el agua comenzo a salir por la regadera de ésta, cayendo sobre mi cabeza y hombros. El agua no estaba todavía del todo caliente, pero me ayuda a cortar todo pensamiento por lo sano.
Fui enjabonándome el cuerpo con uno de los geles que había por allí, “descargue mi cuerpo”, y, ya que estaba, aproveche para lavarme el cabello. No creía que le importara demasiado si lo hacia o no.

Pasados unos quince minutos, tras la ducha, secarme y volver a ponerme la ropa como al entrar (sin atar el haori), habiendo metido el rollo de vendas que había tenido puesto ahora en el bolsillo de mi haori, salí del baño con una toalla de mano sobre la húmeda cabeza, secandomela con ambas manos. La puerta de la habitación de enfrente estaba abierta, así que lo primero que vi fue a el lobo en canzoncillos con una camisa blanca de la mano y estando un poco metido en su mundo. Me hizo gracia verlo así, por lo que con un sonrisa, llame un par de veces a la puerta con los nudillos para sacarlo de sus pensamientos y de su mundo.

-Tengo que pedirte un favor antes de irme –rebusque en mi bolsillo las vendas, y en el otro una crema para golpes y hematomas que habia encontrado en el baño. –Necesito que me recoloques la venda si no te importa –le pedi sacando ambas cosas. –Espero que no te importe que hurgara entre tus cajones para buscar esto –levante un poco la mano de la pomada, mostrándosela a la vez que me acercaba a él tranquilamente sin dejar a la vista aun el grisáceo verdoso moretón con tonos morados en algunas partes.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Oct 12, 2011 8:50 pm

Aún seguía pensando en sus tonterías imaginando bastantes cosas con él hasta que golpeó la puerta y se giró con la camiseta en la mano y mirando a Okita con atención. Sus orejas se habían levantado y dado que estaba sin camiseta y sin nada más se veía la herida cubierta por las vendas. Asintió despacio al pedido que le hizo el contrario.

- Si espera que me ponga un poco decente. Y tranquilo mi casa es tu casa, puedes coger todo lo que quieras. A mi no me importa. -Le dijo con una sonrisa y le sacó la lengua ligeramente. Se puso la camiseta que era bastante larga, pues por eso la había elegido, llegándole a más de medio muslo hacia abajo y luego miró a Okita con atención.- Ven sientante te la pondré lo mejor que pueda.

La verdad no era malo poniéndose vendas a si mismo, así que suponía que hacerlo para otro era igual. Se acercó a Okita y le sonrió un poco. Se veía sexy con el cabello mojado y la verdad es que Shou tuvo ganas de abrazarle y besarle de un modo apasionado, pero no debía hacer eso ¿verdad? Le tomó de la mano y le guió a la cama para que se sentase. Se puso a su lado con las vendas y la pomada en las manos. Esperando a que el contrario se quitase la ropa para poder comenzar a vendarle.

Lo peor es que por pensar aquello se sintió un poco nervioso incluso. De nuevo ver a Okita sin ropa seguro le excitaba un poco... quizás luego debería darse unas cuantas duchas frías o descargarse bien a gusto pensando en él. ¿Le importaría si lo hacía? La verdad no tenía ni idea pero no se lo confesaría... al menos no en ese momento, no sería apropiado. Se sentó al lado del otro, y cuando Okita se quitó el haori si, su mente pensó que era sexy y su cuerpo reaccionó con un estremecimiento leve. Luego vio el moratón.

- Joder Okita... -Dijo al verlo y le miró bajando un poco sus orejas pero no demasiado.- Lo siento ¿te duele mucho?

La verdad que no se veía bonito aquel golpe, aunque bueno él también estaba herido. Se mordió el labio inferior suavemente y destapó un poco aquel bote para cubrir su mano con él. Estaba frío. Miró al chico y le sonrió.

- Ahí voy, está algo frío vale, pero te daré un ligero masaje para que entre en calor... -Le advirtió para llevar la mano a la zona y extender aquel gel para que tomase algo de calidez en el hombro y no se sintiese demasiado frío. Concentrándose bastante en la tarea encomendada incluso su cola y sus orejas dejaron de moverse ligeramente, para verse rectas, sobre todo éstas últimas, y fijas hacia el moratón.- Ummm...

A pesar del gel, la piel del otro era tremendamente suave... no podía evitarlo, el chico le gustaba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Oct 12, 2011 10:13 pm

Rápidamente el lobo se cubrió con la camisa que tenía en la mano, la cual era varias tallas más grandes de lo que necesitaba. Acorto la distancia entre nosotros dos cuando empecé a acercarme a el y me llevo a la cama para que me sentara allí de la mano. Que mono…. Se sentó a mi lado tras arrebatarme las vendas y la pomada al sentarme, esperando a que me descubriera, cosa que no tarde mucho en hacer sin dificultad alguna. La ducha me había ayudado a relajarme, así como mi “descarga” de la que no diría nada a Shou. Así que gracias a ella podía estar con Shou de “tu a tu” sin agitarme ni excitarme pese a que con aquella camiseta solamente estaba lindo, muy lindo.

-Estoy bien no me pasa nada, solo me duele si tocas con fuerza –esboce una gratificante pequeña sonrisa por el noto con que me pregunto, viéndole como se echaba un poco de la pomada sobre su mano. Nuestras miradas se cruzaron y lo ví sonreír antes de decirme que haría. –No muy fuerte, ¿vale? –pedí y la piel se me erizó al instante de echarme la fría pomada en el hombro y masajear con atención y suavidad la zona amoratada.

-No se te da nada mal, eh… -confesé en voz suave y con los ojos semi cerrados mirando al suelo frente a mi, disfrutando del masaje en el hombro por suave que fuera. –Si necesitas que luego te ayude con los vendajes o lo que sea no me importara quedarme un poco más. Shiro ya se habrá hecho a la idea de que me habré quedado a dormir en casa de algún amigo, así que no creo que se preocupe –dije mientras seguía masajeándome el hombro, mirándole a esos ojos dorados que se encontraban escasamente cubiertos por unos finos mechones rojizos.

Debían de ser algo más de las doce seguramente, y Shiro, aunque tuviese toda la semana libre me extrañaba que no se fuera a la cama tras acostar a todos los “enanos”. Además, desde que se marcho de la habitación del hospital, se había mantenido algo distante conmigo como “castigo” por mi irresponsabilidad al dejar que Shou fuese herido y yo golpeado. Aunque en verdad lo hacia porque me había vuelto a meter (quisiera o no - directa o indirectamente) en una pelea.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Miér Oct 12, 2011 10:38 pm

Le miró con una ligera sonrisa para luego centrarse en su trabajo del masaje suave y el recorrer la piel de Okita, la cual era tremendamente suave. No pudo evitar sonrojarse un poco cuando le dijo que no se le daba mal. La verdad que lo estaba haciendo un poco lento para poder tocarle bien. Le miró.

- Ahm... bueno, no quiero hacerlo rápido o algo. -Le dijo despacio para volver a su trabajo sin mirarle fijamente aún con ese rubor, que se marchaba poco a poco. Escuchó aquello de que le podía luego ayudar y sonrió un poco.- Eh, bueno luego de que me duche si eso, puedes ayudarme... y si quieres tengo una cama de sobra, hay otra habitación ahí.

Señaló la pared de al lado con la nariz y siguió masajeando y poniendo la pomada con calma. La verdad que tenía ganas de besarle y abrazarle de nuevo, pero se acababa de duchar. Sintió un escalofrío por todo su cuerpo. Okita causaba una reacción extraña en su ser por culpa de la cercanía, y más desde que habían acabado teniendo esa mini sesión de sexo. Le miró un instante y detuvo su masaje, se quedó observando su rostro por un rato sin saber bien qué decir... simplemente mirándole, hasta que bajó de nuevo su rostro hacia el golpe y terminó de dar el masaje.

- Ahora la venda... -Dijo bajito para tomarla con sus manos y mirar un momento ésta. Ahora iba a tocarle más, pues debía sujetar la venda a lo largo del torso de Okita. Sintió un calor en su entrepierna y se sonrojó.- Joder...

Susurró de pronto y miró a Okita.

- Ahm... lo siento Okita. -Dijo de pronto levantándose.- Ahm, ne... necesito hacer antes una cosa y, luego te ayudo con la venda... no, no te vayas, solo esperame unos minutos ¿vale?

Añadió con prisa mientras soltaba la venda y tiraba un poco del borde de su camiseta para casi correr al aseo frente a su habitación cerrando la puerta y apoyándose en la pared de al lado. Solo de pensar en eso se había excitado muchísimo. Bajó su mirada para ver el bulto de su ropa interior y se maldijo. ¿Cómo podía ser tan idiota? Necesitaba descargarse de nuevo y darse una ducha fría o algo así... no podía tocar a Okita en ese estado, porque acabaría queriendo más como antes y cuando se excitaba mucho su parte lobo le dominaba demasiado. Y no quería asustarle o a saber qué cosa. Abrió la puerta y se asomó a la habitación.

- Ahm... voy a darme una... ducha... y ya vengo, ¡no te vayas! -Le repitió algo sonrojado para entrar de nuevo al aseo y encender el agua, directamente fría. Se quitó toda la ropa y se coló bajo el agua sintiendo como al menos le hacía temblar un poco de frío. No podía dejar de pensar en Okita, en su torso desnudo, en lo que había pasado y por mucha agua fría que cayese su sexo seguía duro.- Joder, soy lo peor...

Dijo mientras comenzaba a masturbarse de un modo suave, deslizando su mano calmadamente para temblar un poco. Debía hacerlo rápido o se iría y no quería eso, así que comenzó más rápido. Apoyó su mano en la pared y soltó un ligero gemido apoyando su frente sobre su mano de la pared, notando su cuerpo estremecer y terminar con todo aquello con rapidez. Se mordió el labio y jadeó un poco. Ahora sentía el agua más fría. Salió de ahí y se envolvió en una toalla, revisó la herida de su cuerpo y la tapó con otra gasa limpia y nueva. Luego ya la desinfectaría mejor, ahora debía ponerle la venda a Okita...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Jue Oct 13, 2011 7:08 am

Tal vez al decir aquello de que Shiro ya debía de haberse hecho a la idea de que me había quedado a dormir con alguien, Shou se hubiera imaginado que era una petición de quedarme a dormir en su casa, pues me ofreció quedarme, informándome de que la habitación de al lado tenia una cama libre. No era tan mala idea el quedarme a dormir allí, pero… ¿no estaría abusando demasiado de la generosidad del lobo? Me había invitado a cenar, me acababa de prestar su baño para que tomara una ducha y me estaba ofreciendo pasar la noche, sin mencionar que me estaba atendiendo el moretón con total tranquilidad y cuidado. Se sentía tan bien aquellas calidad manos sobre el amoratonado hombro que ni me hacia daño, todo lo contrario.
Así puestos, simplemente respondí con un amistoso; -Bueno, ya veremos… no quiero aprovecharme de tu hospitalidad.

Dicho esto, nos quedamos en silencio terminando el lobo de masajear mi hombro, avisando de que pondría la venda a continuación. Pero en ese momento, sin saber por que, Shou comenzo a actuar un poco extraño, como nervioso y avergonzado, viéndole marchar a todo correr al baño que había frente a su habitación.

Enserio no sabia que le había picado para comportarse de tal modo mientras me atendía, quedando con los ojos abierto por la sorpresa, parpadeando de forma un tanto cómica al cerrar la puerta tras de sí, reclinándome hacia delante al escuchar que se abría y me informaba que se iba a duchar ahora, por lo que esperara. Raro era quedarme corto creo yo. Esto era muy, pero que muy raro. ¿Abría hecho algo sin saberlo que lo alterara tanto? ¿Acaso sus instintos y hábitos lobunos le afectaban como a los nekos?
Fuera lo que fuera, espere un par de minutos, pero como era incapaz de no hacer nada a pesar de ser alguien a quien le gustaba vagonear, me puse yo mismo el vendaje en torno a mi pecho y hombro. Me puse el haori y me lo até.

Como no quería hacer un feo al hacerle meterse prisa en su ducha, me quede esperando en su cuarto, sentado a los pies de su cama, pero al de cinco minutos, sin moverme del sitio, me recosté sobre la cama dejando colgando las piernas y me pase el brazo bueno sobre los ojos para que no me molestara la luz. En esta postura y a lo tonto, al cabo de poco comencé a notarme perezoso, convenciéndome que me mantendría despierto, pero mi vagancia y cansancio al ver que tardaba cinco, diez minutos…me pudieron, quedando dormido en medio de la cama del lobo de esa forma, con la boca levemente abierta al respirar suave y pausadamente por ella….
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Jue Oct 13, 2011 7:25 am

Había sido un tonto saliendo así de ese modo casi como había hecho antes Okita. Dios que idiota era... se golpeó un poco para luego salir del aseo ¿cuánto había tardado? Esperaba que no mucho pero claro había entrado y se le había ido la noción del tiempo. Se atusó un poco el cabello y caminó fuera para ver de pronto a Okita tumbado en la cama, con el brazo sobre sus ojos. Le miró con atención. ¿Estaba dormido? Esbozó una sonrisa para acercarse, de seguro estaba bromeando o algo así, pero al quedar más de cerca vio que no era cierto. Estaba... dormido.

En ese momento se dio cuenta que Okita se veía muy lindo. Se acercó despacio para inclinarse un poco sobre él y mirarle. Luego se apartó rápido para seguir mirando aquel lindo cuerpo y su rostro medio tapado... esa boca, sus labios y recordó el beso. Se mordió el suyo y se sintió idiota. Se dio media vuelta para intentar relajarse y buscó su ropa interior, se la puso y miró de nuevo a Okita... no pudo evitarlo... y fue entonces que se acercó de nuevo para inclinarse otra vez.

- Okita... -Susurró para luego apoyar sus labios en los del contrario y dejarle un beso suave. Su cabello algo mojado resbaló un poco a un lado rozando la mejilla del contrario, además de mojarla un poco. Y ahí sobre él, no pudo evitar el buscar un poco más en el beso y a pesar de que estaba dormido indagar tímidamente con su lengua en el interior de su boca.

Cuando se dio cuenta un poco de lo que acababa de hacer, aprovecharse de él dormido, se apartó rápido con las mejillas sonrojadas para mirarle... esperando que no se hubiese despertado. Realmente era un idiota, se comportaba de un modo extraño y no sabía bien por qué... el olor de Okita le embriagaba y a pesar de que había usado su jabón sentía que el olor del contrario aún estaba bajo aquella capa del gel. Se mordió el labio y le miró aún intensamente sin saber si salir corriendo o qué. Le había besado como un tonto, aprovechándose de él mientras dormía ¿y si se enfadaba? Solo deseaba que no fuese así... igualmente se quedó ahí, quieto, esperando la regañina del contrario.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Jue Oct 13, 2011 8:34 am

Estaba tan relajado, tan a gusto y tranquilo allí tumbado, que sin quererlo acabe tentado por el propio Morfeo. No tuve ningún sueño, ningún pensamiento ni nada ocupando mi mente, pero en un momento apareció de pronto una sensación. Era tan real, tan sabrosa, tan real…. Si lo sé, me repetí, pero es que era muy real. Tanto como si lo estuviera viviendo y estuviera ocurriendo en aquel mismo momento…

Cuando ceso aquella sensación aparté perezosamente mi brazo de mis ojos, entreabriendo estos un tanto adormilado y viendo al principio borroso por la presión de mí brazo sobre mis ojos, el choque de tanta luz tan de repente y porque ahora que acababa de coger el sueño, mis ojos se encontraban vagos.

-¿Shou…? –pregunte dudoso, viniéndome ese nombre el primero a la cabeza. Parpadee unas cuantas veces seguidas allí tumbado, me frote los ojos y me pase la lengua por los labios inocentemente al sentirlos húmedos y con un leve sabor a algo que ya conocía y no sabia de que.

Entrecerrando un ojo me fui posicionando correctamente a su lado hasta quedar nuevamente sentado a su lado, con el cabello suelto y húmedo.

-Oooh…. Debí de quedarme dormido en este rato… -dije un poco preocupado por haberme quedado dormido, pero con ese tono cansado no lo parecía. –Oye, tu…. –dije volviendo a saborear mis labios tranquilamente, humedeciéndolos mientras miraba con aquella rasgada media mirada al lobo, que pese a salir de la ducha y vérsele mas tranquilo seguía manteniendo las mejillas sonrojadas, y sus labios estaban húmedos. ¿Habría hecho algo en este rato que había estado dormido? No, no pensaría mal. Tampoco tenía la mente del todo clara como para pensar en nada mala ni bueno justo ahora. –Nah…déjalo… -acabe por decir tras unos breves segundos en los que el lobo no dijo nada, y mis parpados comenzaron a pesarme y a cerrarse solos, apoyando mi frente sobre el hombro ajeno al encontrarnos sentados de medio lado el uno frente al otro a los pies de la cama, volviendo a dormirme nuevamente.

Llevaba desde las siete despierto, y tras las tareas de la casa que hoy me tocaban hacer, el entrenamiento, el incidente, las horas de trabajo extra y esto último, resultaba que habían agotado mis pilas por hoy.

-Mmmmh… apaga la luz… -susurre estando adormilado todavía, pero mas dormido que despierto. Y sin aviso ni nada, mi frente fue resbalando por su hombro hasta caer tumbado de nuevo sobre la cama con los pies colgando de esta, llevando a Shou inconscientemente conmigo al agarrarle del brazo a la vez que caía de medio lado. –A-apaga….
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Jue Oct 13, 2011 9:01 am

¿No se había dado cuenta? Agradecía aquello la verdad sobre todo porque se moría de vergüenza con todo lo ocurrido. Se había aprovechado de él un poco mientras dormía y además seguramente había sospechado de él. Pero mientras meditaba aquello notó como apoyaba su frente en su hombro por lo que le miró con atención. Sonrió un poco al sentir que hablaba con un susurro y acabaron en la cama los dos. Sonrió y asintió. Despacio se levantó y encendió una lamparita pequeña que tenía en la mesilla, luego apagó la luz general y revisó si fuera se había dejado algo encendido... no vio ninguna luz desde el cuarto así que medio cerró la puerta.

Se giró luego y abrió la cama para con cuidado intentar meter a Okita como podía. Le acarició el cabello y tuvo sumo cuidado de no tocarle mucho el hombro, pues el morado se había visto bien feo. Despacio se coló él en la cama y besó la frente del contrario. Sonrió un poco y alargó su mano para apagar la lamparita pequeña y apegarse un poco a Okita.

- Buenas noches. -Le dijo con suavidad mientras cerraba sus ojos y sentía un cansancio de pronto que le llenó de golpe. Realmente no sabía lo agotado que estaba hasta ese instante. Y al cerrar los ojos sintió el sopor llenar todo su cuerpo. Se relajó y se abrazó un poco al contrario para sentir como en brazos de Morfeo comenzaba a dormirse del todo.

***********

Las horas pasaron y como las persianas de la habitación no habían sido bajadas, la luz comenzó a incidir en el interior del cuarto de Shou. Al primero que golpeó fue a Okita en la espalda, mientras que el lobo seguía algo acurrucado contra él como un pequeño cachorro. Y es que a pesar de parecer adulto aún era un tanto cachorro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 15, 2011 10:11 pm

Sin abrir los ojos ni moverme lo mas mínimo, mi mente se desperezo suavemente siendo consciente de lo calentito que estaba en mi cama tumbado de medio lado junto a aquella otra persona, oliendo aquel aroma que emanaba de mi acompañante y de la almohada…. ¿¡ Pero que…!? Abrí los ojos de golpe, y gracias por la luz que atravesaba la ventana, vi frente a mi, acurrucado de una forma tierna, a aquel lobo del otro día que rodeaba con su lobuna y peluda cola mi pierna. No me sobresalte ante la sorpresa, pero si me chocó que al final me hubiera quedado a dormir en su casa, y mas exactamente en su cama. Dios, que idiota debí de parecer cuando caí dormido, que si era sincero, no recordaba cuando precisamente me dormí. Al pensar en esto suspire suavemente a la altura de la frente del otro, dejándole allí mi aliento.

Me gire de cara a la ventana y con los ojos entrecerrados por el exceso de luz, me levante de la cama colocando bien las sabanas que cubrían al otro, tapándole hasta por debajo de la barbilla nada mas me gire hacia él y sonreí calidamente por lo tranquilo, indefenso e inofensivo que parecía estando dormido. Entonces, al igual que pensé esto recordé lo de la noche anterior y apreté los labios para evitar sonreír de igual forma calida hacia el lobo, como si alguien estuviera observándome y no quisiera que me viera…Tras eso, salí de la habitación a la vez que me recogía el cabello en aquella doblada coleta hacia arriba.

Lo primero que hice fue coger el teléfono móvil del chaleco publicitario del restaurante que había colgado tras una de las sillas del salón-comedor, y mirar si tenía alguna llamada, puesto que siempre lo dejaba en vibrador cuando trabajaba para no distraerme. Al menos cuando me tocaba de repartidor.
Tenia una llamada a la una menos veinte. De Shiro. Vamos, que se debió de hacer a la idea de que pasaría la noche fuera si no le respondí. Lo deje nuevamente en el bolsillo del chaleco y, como pago por las molestias de Shou por todo hecho por mi, comencé a preparar el desayuno. Me puse un blanco delantal que encontré tras la puerta colgado, y me puse a cocinar un par de huevos fritos, poner dos tazas de leche caliente y tostar dos rodajas de pan con mantequilla.

Por el momento estaba concentrado en hacer el desayuno lo mejor posible, pues pese a que trabajaba de camarero en un bar y era repartidor de comidas, a la hora de cocinar solía írseme la mano al echar sala, azúcar o sustancias por el estilo. Por suerte para el lobo, en este desayuno no tenia que echar nada de eso, así que no se me iría la mano.
Tal era mi concentración y mi decisión de agradecerle a Shou de algún modo el darme de cenar, prestarme su ducha tras “aquello” y dejarme dormir en su casa, que ni se me había ocurrido mirar que hora era y ni siquiera había pensado que hoy me tocaba trabajar otra vez en el bar del albino, que con un poco de suerte le convencería para cambiar su turno de hoy con un día libre, y sino, que no le pagara un día no bajaría mucho sus ingresos…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hambre... mucha hambre (Privado)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.