Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Normas Generales
Vie Jun 06, 2014 10:23 am por loki laufeyson

» Human Desire {normal}
Mar Mar 04, 2014 5:37 am por Invitado

» Que opinas del avatar de arriba
Dom Mar 02, 2014 10:55 pm por Yuu Kanda

» Supuesta misión {Privado}
Lun Ene 20, 2014 3:01 am por Lavi

» Compartiendo habitacion~~ [priv]
Lun Sep 30, 2013 9:22 am por Spanner

» Si aún alguien me recuerda... He vuelto!
Jue Mayo 16, 2013 1:23 pm por Ren Kurotsuki

» Ponle apodo al de arriba
Sáb Abr 13, 2013 3:06 am por Ren Kurotsuki

» [Afiliación normal] Núcleo 243
Dom Mar 17, 2013 10:05 am por Lowan Blake

» {Priv} •• A veces, algo malo trae cosas buenas.
Mar Feb 05, 2013 9:15 am por Setsuna

Webmaster
Administradores


Dangerous Love

Noche de redada

 :: Afueras :: Puerto

Ir abajo

Noche de redada

Mensaje por Hibari Alaude el Jue Sep 15, 2011 3:04 am

Los días que siguieron a la guardia en el barrio chino fueron de intenso trabajo. Sin tiempo apenas para ver a Shiro o a Kyoya, no tuvo tiempo de intentar hablar con su hijo sobre esa inesperada frecuencia con la que ahora quedaba con su tio. Sin duda, para que Alessandro hubiera captado así la atención de Kyoya debía haberle mostrado sus propias llamas, lo que quería decir que él italiano habia aumentado su fuerza y poder durante estos años igual que Alaude, no iba a poder retrasar mucho más aquella conversación.

Sin embargo, en ese momento todo lo que ocupaba su mente era la incautación de las dos toneladas y media de drogas que esa semana iban a introducir via maritima en la ciudad. Él se habia encargado de hablar con los guardacostas y asegurarse su total cooperación, mientras el Jefe Klaus coordinaba los recursos que tenían en comisaria para las detenciones en tierra. En total, un equipo de 14 policias y dos equipos guardacostas estaban preparados esa noche para la redada contra el narcotráfico del Dragón Rojo, y si eran efectivos harían importantisimas detenciones pues se rumoreaba que otro de los hijos del cabeza de familia estaria asegurandose de que todo saldria bien, pues al parecer dos de sus hombres de confianza en ese tipo de operaciones habian sufrido hacia poco un brutal ataque de un sicario de los Tres Lotos, aunque estaba por confirmar, pero el caso es que habian acabado en el hospital y no podrían intervenir en la operación lo que habia obligado a Wang Ming a tomar el mando esa noche. Si lo hacían bien, le darían un duro golpe a esa mafia.

- Alaude, en posición- confirmó via transmisor el rubio apostado tras un montón de aparejos acumulados en el muelle, con la pistola enfundada, los guantes puestos y toda la calma del mundo mientras observaba con los prismáticos el movimiento en el muelle 2 donde varios coches habian llegado con las luces apagadas escoltando un par de furgones con el logo de uno de los tantos restaurantes chinos que El Dragon Rojo usaba como tapadera en la ciudad para procesar la droga-. Que nadie se mueva hasta confirmar el cargamento- recordó pues para poder arrestarlos a todos tenían al menos que esperar a que metieran uno de los rollos de cuerda en la camioneta evidenciando que eran conscientes del contenido de esta, el barco aún no habia llegado al puerto, pero los guardacostas habian confirmado su aproximación, alcanzarian el muelle en unos 20-30 minutos-. ¿Ve a Wang Ming en alguno de los coches, Jefe? - preguntó en susurros. Esperaba que los que debían fotografiar y filmar toda la operación no la cagaran y tomaran bien los rostros, no quería que ningún chupatintas dijera que "todos los chinos son iguales, por eso los confunden".
avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de redada

Mensaje por Klaus el Dom Sep 18, 2011 1:17 am

Desde que interceptamos el lugar, la fecha, hora y el contenido de la mercancía aquella noche, el tiempo libre se redujo considerablemente. Apenas llegaba a casa para cenar pasada la hora normal y acostarme para despertar al siguiente día y continuar con mi tarea. Elegir y seleccionar a los agentes que llevaría para la misión que nos esperaba el viernes a la noche en el puerto.
Me pase durante los días previos a la entrega a hacer una serie de pruebas a los que yo creí mas preparados. Las pruebas eran simples. Pese a haber tenido un entrenamiento complejo y severo para pertenecer al cuerpo de seguridad, sabia que no se podía ni comparar los entrenamientos del ejército a aquellos. Así que las pruebas, constaban de un ejercicio de piro con pistola, defensa personal y una pequeña simulación de cómo actuarían en determinados casos. Para esta ultima prueba, la lista de candidatos se quedo en 14 personas. Cinco de ellos, jóvenes de entre 22 y 24 años con potencial (y que se tomaban esto en serio), o que simplemente habían tenido suerte en las pruebas.

Aquella noche, esos 14 agentes estaban bajo mi mando. No me resultaba extraño ni nada nuevo. Había dirigido misiones parecidas e incluso más importantes con la milicie. Así pues, como no estaba dado a informar de la misión desde el principio, un par de horas antes de salir de la comisaría uniformados con las armas y chalecos, les explique la misión y nuestro objetivo.
No me gustaba que gente ajena a la misión fuera consciente de ésta si no iba a participar y tomar parte en ella. Una vez terminada, no me importaba quien conociera lo ya hecho y terminado.

Dos agentes de los jóvenes se encargarían aquella noche en grabar y captar todas las caras, matriculas, mercancías y todo lo que pudiera ser de valor con las cámaras de video de largo alcance, yendo acompañados de otro agente para su protección en caso de estar en peligro. Eran parte importante en la interrupción de esta noche.

Los diez agentes restantes se encontraban distribuidos en grupos dos grupos de cuatro, estando acompañado por dos de los mejores de aquellos catorce agentes.
Ambos grupos sobrantes no se encontraban muy lejos de nuestro punto, teniendo a la vista desde sus escondites de espera el muelle dos.

-Equipo 1 y 2. ¿Listos? –pregunte por el transmisor, recibiendo la positiva contestación de aquel que había pronunciado como cabecilla de cada grupo y que transmitiría mis ordenes al resto de su grupo. -¿Alaude? –pregunte de seguido, recibiendo instantáneamente su respuesta, así como el comentario que recordó a todo el mundo cuando tomaríamos parte e interrumpiríamos en la entrega del cargamento chino. Los dos que se encargaban de filmar cada movimiento de los recién llegados avisaron del inicio de la grabación nada mas vislumbraron los coches llegar en la oscuridad, parándose frente al muelle en el que atracaría el ballenero chino.

-No –respondí a pregunta del rubio que se mantenía en otro punto diferente oculto el solo. Como siempre y como me lo esperaba, negó compañero alguno para la misión. Siempre trabajando solo. –¡Espera! Sí, está ahí… El que sale del copiloto del segundo coche… -le indique tras localizarlo al echar otro vistazo por los prismáticos nocturnos de la comisaría que nos habíamos adjudicado.
Wang Ming salio del coche y tras el tes tipos más. Sus guardaespaldas y personas de máxima confianza. Seguí su rastro con la mirada tras aquellos prismáticos hasta verle situarse frente al muelle. Miro el reloj y comento algo con uno de sus acompañantes, que se limito a asentir y se dirigió a uno de los furgones utilizados en uno de los restaurantes chinos que usaban de tapadera y abrió las puertas de la parte de cargamento, impidiéndome ver que era lo que contenía dentro por la posición del furgón. –No llego a ver que hay dentro… ¿Alguien lo visualiza?
avatar
Klaus
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 04/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de redada

Mensaje por Hibari Alaude el Lun Sep 26, 2011 6:10 am

Esperó la respuesta del Jefe y desvió los prismáticos hacia el coche que le señaló su superior, enfocandolo para verificar que era así. Se habia recogido esa larga melena característica de la familia principal y la ocultaba bajo un sombrero de chófer, eso le hizo chasquear la lengua pues junto con los lentes negros no parecía ni él, tendrían que hacer la detención bien documentada porque si se les escapaba no habría ningún juez que aceptara la grabación como prueba de la implicación del joven "empresario" chino, pero lo que le hizo estremecerse fue la figura que se pego a la espalda del chico. Ese hombre, el italiano asesor tambien estaba allí. Seguia portando esa mascara y al igual que su "jefe" vestia ropa oscura, guantes y una gorra que recogía su cabello.

- Es Primo Cavallone...- transmitió sintiendo que la sangre le hervia al recordar su último enfrentamiento con aquel hombre, intentando no olvidar el plan principal. El objetivo era la droga y Wang.... pero si podian atraparlo a él tambien...

Le costó desviar los prismaticos hacia los camiones al recibir la estatita por el transmisor porque nadie tenía buena visibilidad del interior, así que le echó un vistazo él que quedaba justo en el extremo contrario, el estaba más cerca del muelle y el mar porque sería el que daría la orden a los guardacostas de bloquear la huida del carguero que traia la droga.

- Estan vacios... listos para ser cargados y trasladar la droga- dijo pero luego enfocó mas al interior, estaba muy oscuro pero abrió los ojos al ver lo que allí escondian-... ¡Tienen subfusiles!- les avisó, esos cabrones estaban bien armados para defender el cargamento, juraria que su equipo incluso mejor que el que ellos mismos tenían ¿Quien demonios les habia conseguido esas armas a los chinos?-.. Tambien veo un lanzamisiles de corto alcance... Habrá que dar la orden de redada cuando se bajen del camión para subir la segunda remesa... si les da tiempo a tomar las armas esto puede ser una sangria...- explicó cuando el sonido del pequeño carguero al acercarse al muelle atrajo su atención- Joder...- no quedaba tiempo para hacer demasiados planes.
avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de redada

Mensaje por Klaus el Sáb Oct 01, 2011 11:29 pm

Al informar en un primer momento que no había nada, me sentí relajado, aunque aquella sensación no duro mucho puesto que no tardo en corregirse el inspector para informarnos del armamento de subfusiles y un lanzamisiles de mano. Poniendo atención nuevamente el tipo que se había acercado al furgón tras verificar que además de Wang, se encontraba Primo con aquella blanca mascara ocultando su rostro. Vi como éste se hacia con tres subfusiles y le entregaba uno primero a Wang y después al otro compañero suyo, quedándose con el tercero y dejando aparentemente desarmado a Primo. ¿Acaso aun no confiaban en el? Bueno, al fin y al cabo había dejado a Xo tirado en la habitación mientras el escapaba de Alaude una vez llego para ayudarme en aquella habitación del hotel…

-Afirmativo, la orden de redada la daremos cuando se preparen para la segunda tanda de la carga –asentí a lo dicho por el inspector. -Esto es para todos. Estén atentos en todo momento, que nadie se olvide el objetivo de la misión y el papel de cada uno. No quiero ningún héroe esta noche, para eso me marcho al cementerio –dije refiriéndome a todos los agentes allí presentes y seleccionados, incluyendo a Alaude. Éste era el único que andaba solo de todos los allí preparados, y habiendo visto su forma de actuar en dos ocasiones, no me pareció buena idea desde el principio dejarlo solo. Y mas ahora que le notaba un tanto agitado por la presión que podría producirle la nueva y desconocida presencia de aquellas armas en manos de los chinos, que Wang estuviera allí, o que Primo, quien se le había escapado de las manos, estuviera como Pedro por su casa en aquel lugar. Y claro está que el tiempo no estaba de nuestra parte ya que se acercaba el ballenero chino con su mercancía.

Tape el micro del auricular y le indique a uno que fuera el “cabecilla” del grupo, quien a pesar de no estar yo allí con ellos, seguiría bajo mis órdenes mediante los transmisores al igual que el resto. Cedido parte de poder a aquel hombre experimentado, no un novato, salí de nuestro escondite y yendo entre las mas oscuras sombras del lugar a pasos sordos y algo mas ligero al haber dejado allí los prismáticos, me dirigí hacia donde estaba Alaude, agachándome su lado repentinamente una vez llegue sin tan siquiera avisarle, estando a nada de recibir un golpe seco en el cuello por parte de este a modo de autodefensa de forma instintiva.

-Soy yo, relaja… -susurre. Tal vez me hubiera saltado un poco lo dicho en mi comentario de no hacerse el héroe, había marchado solo hacia Alaude, pero sabiendo que no utilizaba ningún arma de fuego desde hacia 15 años, me extrañaba que fuera a empezar a usarlas ahora. Ese era un motivo por el que marche a su lado, y otro era simplemente porque no estaba tranquilo dejando a uno de los suyos (y por cierto el mas valioso) solo ante el peligro. Además, era su compañero. –Se que acepte que estuvieras solo, pero va en contra de mi forma de operar en estas misiones. “Nadie Solo” –dije echando una ojeada a su visión desde aquel punto. No estaba mas, todo lo contrario.

-Entre que vienen, lo atan y bajan la trampilla y empiezan a descargar tenemos algo de tiempo todavía.
avatar
Klaus
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 04/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de redada

Mensaje por Hibari Alaude el Miér Oct 05, 2011 6:15 am

Escuchó las ordenes del jefe no dandose por aludido en eso de los héroes. Él no se consideraba así, el consideraba que hacía lo que tenía que hacer para obtener resultados. ¿Que se arriesgaba de más? No lo veía así, el consideraba que se arriesgaba lo justo. Si creyera que no podia hacerlo no lo haría.

Su vista volvio al Cavallone, lo habían dejado aparentemente desarmado pero mantenía esa arrogante sonrisa.. y era curioso porque.. sintió algo familiar en ella, algo demasiado..

Sintió movimiento cerca y se preparó para noquear a su visitante encontrando su mano bloqueada por su Jefe al predecir su ataque, mirandolo mal y retirando la mano inmediatamente.

- Cht... ¿esta loco?- gruñó volviendo a mirar por los prismático fingiendo ignorarlo, lo habia puesto todo tensó al pensar que habia sido descubierto, olvidandose de lo que pensaba con anterioridad-. Para qué dice nada de los héroes si el primero que va haciendose el héroe es usted- añadió escuchando sus excusas para estar allí, mirandolo con esos ojos de lobo solitario-. Se cuidar de mi mismo, debería estar cubriendole las espaldas a algún novato, le advierto que sus madres abofetean bastante fuerte cuando tienen que enterrarlos- le avisó recordando que la última mujer que le habia cruzado a él la cara no era precisamente la madre o la esposa de un poli muerto, sino la mujer de Marcelo despues de que confirmaran que era su cuerpo el que habian sacado del rio. Eso habia provocado un gran revuelo en la comisaria pero como siempre el no dio ni una sola explicacion ni una mera disculpa. Aceptó las increpaciones de la mujer culpandolo de su muerte a pesar de la evidencia de la mano China, no respondio tampoco a su pregunta de qué haría ahora para alimentar a sus 8 hijos. Marcelo sabia a lo que se exponía al ayudarle, si no habia cubierto las espaldas de su familia ante un hecho que podia ocurrir no era su responsabilidad, aunque eso no significaba que no se sintiera culpable de su muerte ante el fracaso casi absoluto de la operación. Era por eso que iba a meter a Primo entre rejas a como diera lugar. Se habia convertido en algo personal-. Tenemos que asegurarnos de que se bloquean bien todas las salidas, hay que convertir el muelle en una ratonera- le dijo volviendo a buscar la posición del italiano, que se mantenia junto a Wang mientras los demás se afanaban en asegurar el barco y comenzar con las maniobras de descarga, así que deslizó los prismáticos hacia el barco donde contó una veintena de hombres-... Parece que este envio se lo estan tomando bien en serio... Hay el triple de seguridad que en los anteriores y su armamento en muy superior... No son los rusos los que los estan suministrando, ellos no tienen este tipo de material- comentó observando a lo lejos una señal luminosa de los guadacostas avisando de que estaban listos para bloquear el canal en cuanto se les diera la orden-... Esto es cosa de Primo...- añadió quizas con más rencor del que solia tener alguien tranquilo como él.
avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de redada

Mensaje por Klaus el Lun Oct 10, 2011 3:43 am

Me quede allí observando tras el escondite en el que Alaude se mantenía oculto y vigilante, mirando el italo-japones por sus prismáticos al grupo de chicos, los cuales comenzaron a amarrar el ballenero y rápidamente, posicionando la trampilla de embarque y preparar lo necesario, comenzaron a subir a bordo para hacerse con la mercancía siendo custodiados por una veintena de tipos armados.

-Dame eso… -dije retirándole de las manos los prismáticos y observar más de cerca y detenidamente a los tipos que iban armados y custodiaban a los encargados del cargamento. –Si, tienes razón. Esas son FNAB-43, italianas, del calibre de 9mm… -analice sin pensar nada mas divise el arma, escuchando aquel rencoroso añadido que hizo que desviara la vista del prismático al rubio por lo extraño que era su actitud refiriéndose a aquel desconocido italiano.

-Olvídate de ese tío y concéntrate ¿vale? Concentrarse en uno hará mandar todo a la mierda, asi que descártalo de tu mente ahora –le recomendé como si le hablara a uno de mis soldados de milicie en una de mis misiones a pesar de tratarse de Alaude. Me lleve la mano al cuello, apretando el botón del trasmisor. –Oigan todos, prepárense para comenzar la redada. Tengan cuidado y no se confíen en ningún momento hasta que regresemos todos. Ahora… cuando suba el último de esos chinos, actuaremos como planeamos. Nada ha cambiado. “Equipo uno”, posiciones os encargareis de la patrulla de cubierta. “Equipo dos”, cubran la zona del puente y popa. “Cámaras”, quiero la cara de Wang y la de todos los que podáis obtener en primera plana. Dicho esto… suerte a todos. –tras esto solté el botón del trasmisor. –Tu y yo nos encargaremos de los de tierra, pongámonos en marcha –ordene, tras haberle visto hacer una seña a los guardacostas. Me puse en pie un tanto agachado y me prepare al borde del escondite, encontrándose a unos 40 m más o menos, cerca de la rampa de abordo, Wang, sus dos gorilas, Primo y un grupo de tres vigilantes armados. -¿Listos?

-Listos (Equipo 2)
-En posición (Equipo 1)
-Listos –Listos (Cámaras)
Mire atrás a Alaude.

-Empecemos entonces. A mi señal –le dije y tras soltar un suspiro tranquilizador y comprobar que mis dos pistolas estaban cargadas y listas, dispare a uno de los vigilantes en el hombro y el costado, comenzando a disparar los dos equipos restantes a sus objetivos en zonas noqueables para poder arrestar a los maximos posibles, aunque prevehia bajas por parte del grupo chino de ante mano. No todos vivirian ni sobrevivirian hasta llegar a la comisaria. Ni mucho menos.
Ambos equipos comenzaron a moverse entre la oscuridad, directos a sus objetivos. El Equipo uno subió por la trampilla mientras que el segundo se dividía en dos y cubrían la parte superior e inferior del puente de acceso, cubriendo y apoyando tanto al equipo uno como al equipo que hacíamos Alaude y yo.


........
avatar
Klaus
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 04/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de redada

Mensaje por Hibari Alaude el Miér Oct 19, 2011 2:33 am

Spoiler:
Perdón por el retraso, una mala semana

El Jefe le sacó los prismáticos para revisar las armas. Él no es que fuera un experto, ya que la suya si la sacaba en la pista de entrenamiento solo era para asegurarse de que aún funcionaba, nunca le habían gustado las armas, no se fiaba de ellas pues dejaban demasiadas evidencias de todo, restos de polvora, casquillos, estrias en las balas. Si él tuviera que matar a alguien prefería romperle el cuello con sus manos a meterle una bala entre ceja y ceja.

Sin embargo, Klaus no solo identificó la procedencia del armamento sino hasta el modelo. Le sorprendio, para que negarlo, sabia que era bueno, pero se notaba su entrenamiento militar con aquellas cosas.

- Él no es mi prioridad- gruñó ante su orden, pero desvió la vista, sin poder evitarlo hacia el enmascarado. No, su prioridad era impedir que toda esa droga llegara a las calles, pero... ese maldito italiano tenía "algo", "algo" que lo llamaba poderosamente, "algo" que le hacía sentir familiar cuando estaba cerca.

Escuchó como el Jefe volvia a repartir las ordenes. La fiesta estaba por comenzar así que su mano fue a sus esposas y las enganchó al carrete de hilo que llevaba en el cinturón, comenzando a darle vueltas en sus dedos.

- Capito- respondió a su indicación de que se ocuparían de los de tierra, eso quería decir Wang y su escolta. Sus manos se juntaron y de un par de esposas, en sus dedos ya giraban dos uno en cada mano, duplicadas por sus habilidades, esperó a que la fiesta estuviera en el un punto donde los tiradores se llevaran toda la atención, él no pensaba disparar, así que solo se quedó sentado triplicando y cuadriplicando sus esposas, hasta que hubiera ubicado todos los blancos, entonces, salió por el lado contrario a Klaus, para lanzar una de sus esposas hacia el subfusil que impedia al Jefe de policia asomarse y tirando de él, se lo arrancó de las manos al tirador, lanzando inmediatamente otro para de esposas a su tobillo para hacer caer, soltando el hilo, lo dejó atado a una de las farolas, para ir corriendo hasta el tipo y noquearlo de una patada en la cabeza, arrojandose tras el siguiente obstáculo protector.

Primo y Wang estaban parapetados tras el coche intentando controlar la situación, pero sabia que en cuanto vieran que la cosa se ponia mal se subirian en el y huirian, así que tenía que meterse entre ellos, antes de que llegaran a la conclusión de que no podian salvar la mercancia.

Intentó salir hasta el siguiente puesto, pero una lluvia de balas cayó sobre su sitió y lo dejó encogido tras las cajas, parecía que ya lo habían identificado y no iban a dejarlo moverse con libertad, ahora si que estaba jodido. Miró alrededor buscando una salida cuando escuchó el fuego de cobertura de Klaus y lo miró sorprendido. Así que eso era trabajar en equipo.

Asintió hasta que le diera la nueva señal, lo jodido era alcanzar a Wang y Primo porque el coche era blindado y estaba justo entre ellos y los mafiosos, pero sabia que una vez entre ellos, nadie se atrevería a dispararlos para no herir al capo.
avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de redada

Mensaje por Klaus el Sáb Oct 29, 2011 11:59 pm

Con el inicio de fuego por mi parte al enemigo, acertando a uno de los de tierra en el hombro, todo el operativo se puso en marcha.

El enemigo de nuestra zona no tardo en reaccionar y contraatacar, devolviéndonos una lluvia de balas y por tanto haciendo que me escondiera tras nuestro escondite, que afortunadamente era mucho más eficaz que la vez primera en la que me encontré con Alaude. Si me paraba a pensar, tenia suerte de que no me hubiera acertado ninguna bala cuando nos ocultamos tras aquella montaña de cuerdas, aunque si por situaciones similares era, en verdad tal vez debía de estar muerto desde hace un tiempo.

Nada mas dejaron de disparar a mi zona tras la salida de Alaude, salí y avance hasta el siguiente punto a la vez que disparaba, reduciendo al enemigo. La pistola que llevaba era de gran precisión, pero su contenido de balas era más bien algo escasa, y mas para una situación así. Llevaba dos, pero mejor recargar ahora que verse sin balas luego. Y eso fue lo que hice. Cambie el cartucho rápidamente y asomándome a echar un vistazo vi a Alaude listo para avanzar, pero el continuo disparo le impedía moverse tan siquiera. Seguí a aquellos disparos y, tras localizar a los tiradores, salí aprisa del mío hacia otro lugar seguro cercano al rubio, llamando la atención de los chinos y eliminándolos a la vez.

-Sigue a delante, yo te cubro! –le grite, estando a unos tres metros de el, pero que por culpa del barullo tanto nuestro como del resto del equipo en el barco, impedían escuchar nada a voz normal. –Vamos, ve! –le ordene.

Dicho ello, el Inspector fue salvaguardado por mi puntería, siguiéndole a cierta distancia para cubrir sus pasos.

Al resto de hombres parecía irle bien la operación. Según uno de los avisos transmitidos por micro, habían logrado hacerse con la cubierta en su totalidad entre ambos equipos, avisando de que entrarían dentro para arrestar y ver que no quedaba nadie en el barco, cosa a la que habría dicho que si, que adelante, pero al ser solo un aviso, simplemente no respondí. Tampoco me negaría puesto que les habría dejado camino libre para hacerlo sin oposición alguna…..
avatar
Klaus
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 277
Fecha de inscripción : 04/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noche de redada

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 :: Afueras :: Puerto

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.