Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Normas Generales
Vie Jun 06, 2014 10:23 am por loki laufeyson

» Human Desire {normal}
Mar Mar 04, 2014 5:37 am por Invitado

» Que opinas del avatar de arriba
Dom Mar 02, 2014 10:55 pm por Yuu Kanda

» Supuesta misión {Privado}
Lun Ene 20, 2014 3:01 am por Lavi

» Compartiendo habitacion~~ [priv]
Lun Sep 30, 2013 9:22 am por Spanner

» Si aún alguien me recuerda... He vuelto!
Jue Mayo 16, 2013 1:23 pm por Ren Kurotsuki

» Ponle apodo al de arriba
Sáb Abr 13, 2013 3:06 am por Ren Kurotsuki

» [Afiliación normal] Núcleo 243
Dom Mar 17, 2013 10:05 am por Lowan Blake

» {Priv} •• A veces, algo malo trae cosas buenas.
Mar Feb 05, 2013 9:15 am por Setsuna

Webmaster
Administradores


Dangerous Love

Curando las heridas (Privado Okita y ¿el médico?)

 :: Ciudad :: Hospital

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Curando las heridas (Privado Okita y ¿el médico?)

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 10, 2011 10:30 am

Viene de: http://universo-yaoi.espanaforo.net/t189p15-paseo-por-entre-las-ruinas-libre#2138

La voz de Okita le agradaba, le hacía sentirse bien y cuando le dijo lo de la mano asintió. En más de una ocasión el chico le movió un poco y apretó su mano para que despertase. Estaba cansado y quizás era porque la herida se había abierto un poco por el movimiento de después de hacérsela o a saber qué cosa, y por eso se sentía cansado. Pero el autobús se paró y la voz de Okita le hizo alzar el rostro. Fue ayudado por él pero ahora sentía alguna energía más renovada. Le daba igual entrar por la puerta grande, no era algo que le molestase, le molestaba más porque verían a Okita con él... no por él mismo. Soltó un suspiro y miró al chico.

- Tu reputación baja estando a mi lado Okita. -Le dijo con una sonrisa ligera mientras las puertas del hospital se abrían. En ese instante un par de enfermeras se acercaron a ellos, una reconoció el rostro del hijo adoptivo de Hitsugaya Toushiro y de ahí que no dijesen nada sobre con quién iba y qué hacía. A él le daba igual tener mala reputación, reputación que aparecía por que si, ya que realmente no había hecho nada de nada. Apenas llevaba un par de días viviendo allí. Aunque en cuanto les atendieron primero miraron a ver como estaba el hijo del médico por lo que Shou simplemente se apoyó en una pared bajando su rostro y sujetando la herida. Había conseguido sacar fuerzas de su parte lobo así que podía soportar durante una hora estar ahí sin moverse y sin desmayarse... o al menos eso pensaba él.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Curando las heridas (Privado Okita y ¿el médico?)

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 10, 2011 7:18 pm

Reputación decía… Vale si, era el campeón nacional de kendo, “hijo” de uno de los mejores médicos de la ciudad y mucha gente me conocía por los diferentes trabajos a los que había asistido, así como por las veces que pasaba por el hospital tanto para ayudar en lo que fuera como por causas propias. Desconocía que reputación debía de tener, pero si aquello me importaba más bien poco, el que estuviera ayudando a Shou, llevándole conmigo al hospital, no bajaría mi reputación por aquella buena acción. A mi modo de ver….

Nada mas entramos en el lugar, dos enfermeras a las que conocía muy bien, Matsumoto e Isane, se acercaron a nosotros. La pelirroja de potente pechera siempre tan poco tapadas, no tardo en abrazarme rodeando con sus brazos mi cuello nada mas solté al lobo, que se separo un poco de mi ante la repentina llegada de ambas mujeres.

-Suelta Matsumoto… -me removí un poco molesto pues me hacia daño en el hombro. Siempre que me veía hacia lo mismo. Sabia que le gustaba pues no se cortaba tan siquiera en decírmelo a la cara, sin embargo, para mi aquella y otras mujeres del hospital las veía como mis hermanas mayores o algo parecido ya que crecí entre aquellas paredes y con ellas entre mimos, tirones de mejilla, constantes cumplidos (creyendo siempre que era por ser “hijo” de Shiro) y otros cuidados. Ahora, entre ellas misma estaba cotizado pese a que no habían envejecido ni un año desde entonces, al igual que Shiro.

-Mi amigo esta herido, atenderle a el primero, yo estoy perfectamente... –le dije una vez se aparto, mirando al lobo y acercándose a el para ver su herida mientras que Isane, que tenia miedo a la sangre, se quedaba de pie frente a mi esperando el análisis de la pelirroja.

-Prepara la 203 –le ordeno a Isane, quien asintió y fue a todo correr a aquella sala para ir preparando el material necesario. –Abra que coser… Se te ha desgarrado la parte intermedia de la piel entre corte y corte.. –comento en alto mientras inspeccionaba la herida. -..aunque nos viene bien porque coseremos todo de continuo –afirmo colocando la mano de Shou otra vez presionando la herida una vez la hubo inspeccionado. Se agarro a su brazo y lo dirigió a la sala que había pedido preparar, echándome una coqueta mirada como siempre para indicarme que les siguiera aunque en verdad no hacia falta que dijera nada.

Nos dirigimos al ascensor, subimos a la segunda planta y allí entramos en una de las primeras salas del hospital, donde Isane esperaba ya con un pequeño carrito con vendas, desinfectante, alcohol, hilo quirúrgico, pinzas, tijeras, guantes… Todo el material que pudiera ser necesario. Matsumoto sentó a Shou en la camilla y le dijo que se quitara el abrigo, atenta al paciente por si necesitaba ayuda para quitársela, dándosela después a Isane, quien se puso a mi lado tras la enfermera un poco a la izquierda, viendo ambos a los dos a la vez, pudiendo ver el rostro del lobo una vez se tumbo.

-Llamare a Toshiro si quieres. Le he visto pasarse por el hospital para entregar algún documento. Si tenemos suerte puede que aun este aquí y atienda a tu amigo –dijo dándose la vuelta hacia mi para dirigirse a la puerta.

Se me había olvidado que Shiro tenía la semana libre… Bueno, en todo caso, un medico común sin poderes curativos también valdría mientras que curara aquella fea herida del chico.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Curando las heridas (Privado Okita y ¿el médico?)

Mensaje por Invitado el Dom Sep 11, 2011 1:24 am

Notó la voz de Okita de pronto en su cabeza y como ahora las enfermeras le atendían a él primero, pero el castaño no estaba bien. Alzó su rostro mientras veía como le llevaban a la sala para coserle. Mierda, él no quería que le cosiesen, pero seguramente los esfuerzos habían hecho que la herida se hiciese más grande. No le hacía nada de ilusión, fue arrastrado a la sala y con la mirada algo perdida buscó al castaño.

- Okita tiene el hombro mal. -Gimió un poco queriendo que también le atendiesen. No quería que el chico acabase mal, con dolores y con el hombro hecho una mierda o similar. Quería que Okita también fuese curado y el lobo era capaz de anteponer su seguridad a la de los otros. A pesar de todo se quitó el abrigo como pudo entre algún que otro gemido por el esfuerzo. Y al final se tumbó.- El hombro de... de Okita...

Gimió de nuevo un poco más ido que otra cosa. Sentía ahora muchísimo calor en su cuerpo propio de la fiebre por culpa de la herida. Se removió inquieto en su sitio y entreabrió la boca para intentar respirar mejor. Suspiraba un poco y jadeaba buscando algo de aire y se agarró a la camilla. No le gustaban los hospitales para nada, le daban un poco de pánico y ahora estaba en uno, pero su mente pensaba más en el hombro del castaño que en la maldita herida que le hacía tener casi hasta visiones. Cerró sus ojos un poco para gruñir ligeramente sintiendo un sopor llegar a su cuerpo. No quería dormirse, no quería eso, y estiró su mano buscando la del castaño, por lo que le había dicho en el autobús.

- O-Oki... ta... l... la mano no... no quiero dormirme... -Gruñó un poco mientras gemía un instante para sentir que casi todo se movía a su alrededor. Cerró sus ojos y su mano tensa comenzó a aflojarse hasta que al final quedó desmayado sobre la camilla. La herida se había infectado un poco, no demasiado y le había subido la fiebre. Así que debían desinfectar, coser y dejarle reposar y gracias a que su fortaleza era fuerte por ser mitad lobo acabaría por despertar antes de lo previsto.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Curando las heridas (Privado Okita y ¿el médico?)

Mensaje por Tōshirō Hitsugaya el Dom Sep 11, 2011 3:26 am

Me alegraba de volver hay, aguantaba un día de descanso pero un semana era mucho, pero igual tenía que volver a dejar el papeleo atrasado que tenia y le debía a los demás médicos por el día quépase libre, le estaba entregando los papeles a la Doctora Harribel y hablando animadamente cuando llego Matsumoto corriendo y toda despeinada y comenzó a hablar muy rápido. – oye…oye… oye Matsumoto!! – ya molesto porque la enfermera no paraba de hablar. – Lo siento Capitán Hitsugaya – arreglándose un poco la ropa y su cabello y luego mirando a los doctores que estaba esperando por ella. – Capitán Hitsugaya su hijo Souji está aquí en el hospital con un chico Ookami… su hijo tiene una herida en el hombro y el chico lobo tiene una herida en el pecho que necesita ser suturada… se que está en su día libre pero podría ayudarnos Capitán - haciendo un reverencia.

- Mmm… un Ookami… ok los ayudare aunque este en mi semana libre, soy un medico y mi trabajo es salvar la vida de las personas – sonriéndole a su enfermera – Si me disculpa Doctora Harribel debo irme, después seguiremos hablando. – Disculpándose por parar su conversación – No importa Hitsugaya después hablaremos – saliendo de ahí con los papeles que había llevado Hitsugaya al hospital. – Vámonos – siguiendo a la enfermera que estaba dándole la información. – Prepare la habitación 203 e Isane preparo todo lo que necesitaría para curar a los chicos, al lobo se le desgarrado la parte intermedia e la piel entre corte y corte… a mi me pareció ue fue golpeado por unos puños americanos. – Entregándole una tabla con todo lo que Matsumoto había escrito – parece que dejar el Sake te está haciendo bien – sonriendo y llegando a la habitación. - Kon'nichiwa Souji-kun… Kon'nichiwa Ookami-kun... Oh se desmayo mejor así, después de todo lo hubiéramos tenido que sedar podre usar mis poderes sin interferencia, ya hay suficientes personas en esta ciudad que saben de mis poderes.
avatar
Tōshirō Hitsugaya
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Localización : En mi Mundo Interior

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curando las heridas (Privado Okita y ¿el médico?)

Mensaje por Invitado el Dom Sep 11, 2011 4:04 am

Una vez marcho Matsumoto de la habitación en busca del albino, Shou me pidió entre gruñidos y gemidos que le diera la mano, tendiéndome la suya de forma tensa y luchando visiblemente contra el desmayo. Ante aquello sentí lastima por el lobo, así como un poco culpable de que estuviera así. Sabia que no era mi culpa en verdad, que había hecho todo lo que había podido además, pero pese a ello, verle tan débil y tan mal me pesaba. Me enojaba pensar en aquellos matones, pero al ver a Shou apretando débilmente mi mano del brazo malo como en el autobús cuando se la tendí me consumía la rabia dejando aquella sensación de culpa…

Lentamente fui notando como aflojaba más y más su mano hasta quedar inerte y sin fuerza mientras que con mi otra mano presionaba la suya que tenía sobre el pecho. Isane se mantenía detrás de mí sujetando el abrigo sin saber muy bien que hacer. Le daba miedo la sangre, y el pecho de mi amigo estaba manchado por ella, al igual que una de nuestras respectivas manos con las que apretábamos el cacho de manga que usábamos para cortar la hemorragia.

Fue entonces cuando al de un par de minutos allí en un completo silencio sepulcral, la puerta se abrió, escuchando la voz del albino. Gire el rostro hacia el sin apartarme ni soltar la mano del lobo, viéndole acercarse. Con solo verle me sentí más seguro, recuperando parte del ánimo perdido por ver al lobo en aquel estado tan lamentable. El albino me daba una plena seguridad siempre que andaba con los pacientes. Tal vez porque había sido paciente suyo en mas de una ocasión tanto por mis achaques como por las veces que venia del colegio o de la cale tras una pelea.
Seguramente también fuera porque sabia cual era su método de curar en casos especiales mediante aquellos hechizos. Sabia que si algo no podía curarlo él, era muy difícil de que nadie pudiera.

-Shiro-san…. –dije aliviado, soltando la mano de Shou y dejando de presionar la herida de su pecho para dejarle a Shiro atenderle, poniéndome al otro lado de la camilla. –Venimos desde las ruinas hasta aquí así –comencé a explicarle. –No pude hacer más que parar un poco la hemorragia, Shiro –confesé mientras echaba él un vistazo a la herida, informándole de cómo le había tratado durante el tiempo que habíamos tardado en llegar. Sabia que no serviría ya de nada, y menos decirle aquello, pero era lo normal informal a cualquier medico de si se ha tratado de algún modo al paciente a tratar por si acaso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Curando las heridas (Privado Okita y ¿el médico?)

Mensaje por Invitado el Dom Sep 11, 2011 4:15 am

En el estado en el que se encontraba el lobo era bueno dentro de lo que cabía. Es decir, la herida no era profunda, solo tenía fiebre y apenas había que limpiar, coser y dejar reposar un día. No hacía falta hacer nada muy espectacular para curar la herida. El problema era que por la adrenalina el lobo había hecho no se enterase de la pérdida de sangre y aún con la herida a cuestas había peleado contra otro tipo. Ese había sido el problema, el moverse y hacer que la sangre saliese algo rápida formando así un mareo.

De igual modo el cuerpo de Shou reposaba sobre la camilla siendo atendido por el médico. Solo tenía que esperar, aunque mientras "dormía" en su mente no dejaba de tener la misma visión una y otra vez, una y otra vez. Algo no muy agradable para él,... pero algo que para su mala suerte había ocurrido de verdad. Igualmente el mitad animal, mitad lobo siguió tumbado ahí, esperando recuperarse pronto y largarse del hospital... no le gustaban mucho esos lugares.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Curando las heridas (Privado Okita y ¿el médico?)

Mensaje por Tōshirō Hitsugaya el Sáb Sep 24, 2011 5:11 pm

Eso si era interesante, su hijo estaba con una criatura sobrenatural y lo ayudaba… esto me olía a sentimientos y mis suposiciones fueron ciertas cuando llegue a la habitación y veía a mi hijo mirarme y como no se apartaba de ese chico y no soltaba su mano. Sentía las ondas de su hijo algo perturbadas pero como se calmaban un poco, tendría por primera vez que regañar a su hijo, ya ni sabia cuantas veces había tenido a Souji de paciente, algunas veces por sus achaques, otras por motivos del colegio, incluso peleas en la calle, Pero esta vez si conocería una pequeña parte de mi lado malo, esta vez había metido a un pobre chico, al cual nunca había visto en mi vida, si no fuera por mis métodos de curación en estos casos. Era el mejor medico, pero no era para estar usando su Kidoh en estos casos, todavía la Sociedad de Almas lo estaba buscando y podrían sentir su energía espiritual.

- ¿Shiro-san? Eso es todo lo que me piensas decir jovencito – su expresión cambio a una fría y sus ojos tenía un brillo extraño, había soltado la mano del chico para darme espacio para realizar la curación colocándose al otro lado de la camilla. – oh... desde las ruinas… interesante y vinieron hasta aquí así de heridos. – ya al pequeño le había salido un venita en su frente y un tic en el ojos por aguantar las ganas de estrangular a su hijo pero solo suspiro y se calmo – uh… bueno al mal tiempo darle prisa… Forma de Curación numero 10: Piscina de hielo -Tōshirō coloco sus manos en el pecho del chico y de ellas salió una luz azul marina que envolvió el cuerpo del joven Ookami en un ambiente frio y fresco y bastante agradable haciendo que de las heridas saliera un pequeño humo mientras estas se iban cerrando. Quito sus manos del pecho de chico y luego miro a su hijo. – Si… se nota que no pudiste hacer mas… - acercándose a su hijo tranquilamente – sabes una cosa Souji… esto te lo mereces por pelearte en la calle e incluir a un chico en ellas – Dándole a su hijo un golpe en la cabeza con la tabla que le había dado Matsumoto con la suficiente fuerza para que le doliera pero controlada para no abrirle la cabeza – este otro es por dejar que los lastimaran de esa forma. – Dándole otro golpe – y este otro es por tonto – dándole el tercero y último golpe. – y pide gracias a dios que no tienes 15 años para sentarte en mis piernas y darte una buena tunda niño. Forma de Curación numero 03: Ayuda – las manos de Tōshirō se volvieron naranjas y brillaban mucho y cuando las pasaba por las heridas de su hijo se cerraban de inmediato. Decidió hacerle la ley del hielo a su hijo, se había pasado.
avatar
Tōshirō Hitsugaya
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Localización : En mi Mundo Interior

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Curando las heridas (Privado Okita y ¿el médico?)

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 24, 2011 9:53 pm

-Que –dije apartando la vista del inconsciente lobo y dirigiéndola al albino, - !Aich ¡ -solté de pronto al recibir un golpe con la carpeta del paciente en la cabeza por parte de Shiro a modo reprimenda, repitiendo el golpe una, dos y hasta tres veces a la vez que profería el motivo correspondiente a cada golpe, llamándole por su nombre para que me escuchara.

Cuando paró consiguiendo la atención de Shiro, solté un cansado suspiro. No me había dado cuenta de lo cansado que estaba hasta ahora que la tensión de la situación había desaparecido.

-Es cierto que he vuelto a pelearme… Pero empezaron ellos. Sabes que nunca empezaría una pelea. –Le recordé mientras pasaba sus manos y me curaba el hombro, volviendo en un leve movimiento a su sitio al haber estado apunto de dislocarse, así como aliviarme el dolor de las manos en las que me habían salido unas ampollas por entrenar con la espada.
Era cierto. Raramente había empezado yo algún alboroto. Puede que en el colegio y de joven fuera quien las había empezado a vista de los profesores, pero si lo hacia era porque al ser el nuevo, el adaptado y el que había tenido que repetir un curso, se burlaban de mi y llegaban momentos en los que explotaba. – El me ayudo aun habiéndole dicho que me lo dejara a mi –tal vez sonara ahora aquello como si fuera de héroe, y por eso sentí algo de vergüenza por lo penoso que debía sonar pese habérselo dicho convencido en las ruinas al ookami. –… y si no hubiera sido por él tal vez no hubiera regresado hasta pasado dos días y en peores condiciones, Shiro-san … -le dije aun algo preocupado pero a la vez aliviado, volviendo la vista al dormido Shou un momento. Fui a comentar algo, pero al volver la vista nuevamente al albino, sin saber a quien de los dos mirar. Si al inconsciente Shou o al “enojado” Shiro que como siempre que se “enfadaba” por repetirse otra vez sucesos parecidos del que parecíamos no aprender nunca algunos de sus “hijos”, me hacia indiferencia y vacío.

-Me quedare aquí con él hasta que despierte para pedirle perdón por lo ocurrido –dije al final tras aspirar lenta y profundamente, quedándome al lado de la camilla. –Puedes marchar si quieres. Es tu día libre… aunque si se te olvida algo mas por darme, supongo que me lo merezco –hice referencia a que se hubiera olvidado de golpearme una cuarta vez por hacerle “trabajar”, además de preocuparlo, durante uno de sus días libres.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Curando las heridas (Privado Okita y ¿el médico?)

Mensaje por Invitado el Lun Sep 26, 2011 3:52 am

A pesar de que le habían curado con rapidez, debido al cansancio y la pérdida de sangre el joven lobo quedó inconsciente y descansando tras aquello. Una de las enfermeras tapó la herida y la vendó para que quedase un poco mejor sujeta y que no sufriese el dolor en aquel lugar por movimientos bruscos. Al menos tendría que estar tapada por un par de días para seguridad. Soltó un leve gemido mientras seguía inconsciente sobre la cama, pero a pesar de todo el rostro algo pálido de antes estaba tomando color y parecía que se le veía un poco mejor.

Igualmente su cuerpo estaba quieto sobre la cama y de no ser porque respiraba podría parecer que habría muerto, y todo porque el chico apenas parecía moverse sobre ese colchón. Medio dormido susurró algo en sueños, un nombre apenas imperceptible y luego, tras un buen rato quieto su rostro se giró y para su suerte y sin que nadie lo viese, una lágrima resbaló hasta la almohada, cayendo sutilmente hasta que desapareció, por aquella zona de la cara más pegada a la almohada. Y en ese instante susurró "adiós". Y volvió a quedar bien dormido.

Spoiler:

Creo que Okita ya puede irse (?) y podemos cerrar el tema aquí ^^ pues lo tenemos continuado en el departamento.
Besis y gracias por el rol~ *O*
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Curando las heridas (Privado Okita y ¿el médico?)

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 01, 2011 6:50 pm

Tras marcharse el doctor de la habitación 203 en la que descansaba Shou, Isane, dejando el abrigo del lobo que le habia tendido sobre una silla cercana, cogio un rollo de venda. Me indico que me sentara a los pies de la camilla en la que estaba el inconsciente lobo donde habia un huequito, y me apartara la parte de ropa que me tapaba el hombro curado gran parte por Shiro. Una vez listo, me hecho una crema sobre el moratón del hombro y lo masajeo para que la sangre circulara y no se quedara alli. Mientras tanto, Matsumoto que no habia llegado a entrar cuando vino Shiro, se presento en la habitacion y empezo a atender a Shou, vendandole el pecho por la altura de la herida.

Con la magia de Shiro no hacia falta a mi forva de ver que nos pusieran aquellas vendas. Al menos no a mi que no me habia hecho ningun corte ni herida que pudiera abrirse de nuevo. Sin embargo, nunca decia nada. Ellas sabian y manejaban mejor eso de la medicina que yo. Tal vez fuera para asegurarse de no les pasaba a nada a las heridas, protegiendolas con vendas. Tal vez simplemente las ponian como costumbre por las veces que Shiro tuvo que haber usado su "magia" para curar a alguien que desconocia de la existencia de esta, ocultando la rapida curacion bajo la venda. O a saber por qué.

Para cuando terminaron y se marcharon para atender a otros pacientes, me acerque a la camilla la unica silla que habia en la que estaba el abrigo colgado en el respaldo de ésta, y me quede alli esperando a si habia algun cambio, o despertaba.

Nadie mas entro en la sala. Pasaron 20, 40 minutos y hasta hora y media antes de que mi celular sonara. Responndi a la llamada.

-¿Si?... Si, entiendo... Entonces voy para allá -tras esto apague el celular y me levante de la silla para hacerme con un boligrafo y una hoja que habia sobre la mesilla de la camilla. Le escribi una nota disculpandome por haberme ido y por dejarle alli solo. Bastante habia sido que por culpa mia estuviera asi como para despues de todo irme sin decir nada tan siquiera...

Deje la nota a un lado de la cama sobre la mesilla, doblado por la mitad. Cuando rodee la camilla, escuche que Shou decia algo, o eso me parecio pues no entendi lo que dijo. Le mire un momento y este giro el rostro. Seguramente estaria soñando. Sin pararme, me dirigi a la puerta. La corri a un lado y la cerre tras salir, disponiendome a marchar a mi trabajo de repartidor en un restaurante, llegando alli a las ocho entre que iba a casa a dejar la espada de verdad, cogia el auto bus y me ponia el chaleto y gorra del restaurante, empezando con las primeras entregas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Curando las heridas (Privado Okita y ¿el médico?)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Ciudad :: Hospital

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.