Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Normas Generales
Vie Jun 06, 2014 10:23 am por loki laufeyson

» Human Desire {normal}
Mar Mar 04, 2014 5:37 am por Invitado

» Que opinas del avatar de arriba
Dom Mar 02, 2014 10:55 pm por Yuu Kanda

» Supuesta misión {Privado}
Lun Ene 20, 2014 3:01 am por Lavi

» Compartiendo habitacion~~ [priv]
Lun Sep 30, 2013 9:22 am por Spanner

» Si aún alguien me recuerda... He vuelto!
Jue Mayo 16, 2013 1:23 pm por Ren Kurotsuki

» Ponle apodo al de arriba
Sáb Abr 13, 2013 3:06 am por Ren Kurotsuki

» [Afiliación normal] Núcleo 243
Dom Mar 17, 2013 10:05 am por Lowan Blake

» {Priv} •• A veces, algo malo trae cosas buenas.
Mar Feb 05, 2013 9:15 am por Setsuna

Webmaster
Administradores


Dangerous Love

Una... ¿cita?

 :: Ciudad :: Restaurantes

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Tōshirō Hitsugaya el Vie Jul 22, 2011 2:22 pm

Este era mi fin, hoy me ocurrirían una de dos cosas o me llevaban a un laboratorio a ser estudiado por estúpidos científicos o a pudrirme en una cárcel con unos tontos humanos que se decían que eran guardias hasta el fin de mis días, pero eso sería un poco aburrido ya que no envejecía tan rápido como un humano, pero lo único que si me lastimaba era que el que me iba a entregar eso nunca podría aceptarlo, de la segunda persona que se había… enamo… todavía no podía decir esa palabra ya que no sabía de los sentimientos de el señor Hibari y me estaría haciendo falsas ilusiones.

- Por supuesto que te atacaron, tienes la alma más tranquila que eh sentido – derramando un poco de más de lagrimas, en todo sus años de exilio, no había derramado una sola lagrima, pero apenas conoció al señor Hibari su mente y corazón se abrieron totalmente y no podía ocultar ninguno de sus sentimientos, si el señor Hibari me pidiera que yo mismo me matare no dudaría en seguir la orden. – como quiere que no llore!! Si la persona a la que quiero me trata con tanta frialdad – esta vez sus lagrimas no dejaban de fruir, no podía evitarlo, estaba tan triste, el mundo en el se había llenado de felicidad ahora… - no.. esta… enojado??.... ah Alaude-kun – saltando de la silla y abrazándose del cuello de Alaude – prometo que no hurgare más en su mente y jugare con usted, lo prometo, lo prometo. – Restregándose en el pecho del señor Hibari mientras lloraba – hice cosas horribles pero no lo volveré hacer, le diré todo lo que quiera, pregunte lo que quiera se lo diré. – mirándolo a los ojos. – lo que sea – sonriendo. – sé que tengo mucho que contar pero sin importar lo que dijo, prométame que no me dejara solo, prométalo… p-o-r f-a-v-o-r – hablando muy cerca de su labios un poco sonrojado y con algunas lagrimas en los ojos.
avatar
Tōshirō Hitsugaya
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Localización : En mi Mundo Interior

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Hibari Alaude el Vie Jul 22, 2011 3:24 pm

Verlo llorar le removía cosas por dentro y cuando le gritó que era la persona a la que él quería abrió los ojos sorprendido, olvidandose por completo que estaban en un restaurante lleno de gente, de parejas heterosexuales, aunque posiblemente ya se habrían olido algo entre ellos cuando entraron juntos y pidieron mesa para dos. Ninguna chica iria a sentarse con ellos.

- Tōshirō...- su nombre salio apenas de sus labios, estaba... completamente fuera de juego, sin saber cómo sentirse, como reaccionar, especialmente cuando al decirle que no estaba enojado le saltó encima, rompiendo todas las distancias al colgarsele del cuello y hacerlo sonrojar a él por primera vez frente al doctor-.. S-shiro.. estamos en... un lugar público...- le avisó azorado por como se frotaba contra su pecho sin acertar a apartarlo, parecía tan desesperado, tan... necesitado de su afecto, cuando alzó ese rostro compungido acercandose a sus labios sintio que su respiración se aceleraba y que el corazón comenzaba a latirle con fuerza-...V-va.. va demasiado..rápido, Shiro...yo... no puedo prometerle tal cosa aún... Solo puedo.. asegurarle que le... oiré con atención y... trataré de ser lo mas justo que pueda con...- estaba demasiado cerca, sus pensamientos empezaron a perderse, a no coordinarse bien. Lucia demasiado hermoso así, demasiado- No me hagas esto...- susurró cerrando los ojos, llevaba demasiado tiempo sin sentir una caricia, su voluntad comenzaba a flaquear.
avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Tōshirō Hitsugaya el Vie Jul 22, 2011 4:00 pm

Esto ya estaba fuera de sus manos, estaba sentado en las piernas de Alaude y en un lugar público, con sé cuantas personas. Estaba tan sonrojado que parece tomate maduro, pero lo que si lo sonrojo mucho mas era la el pequeño sonrojo que aparecía en las mejillas de Alaude-sama, se veía tan adorable, le gustaba ver a ver a su Alaude así, esperen un momento…… desde cuando era “Su” Alaude, esto se estaba saliendo de control.

- Me gusta cuando dice mi nombre – susurrando cerca de sus labios, sonrojado y abrazándose un poco más fuerte del cuello de Alaude, sabía que esa vena malvada siempre salía en los momentos más inoportunos, y jugando un poco con algunos cabellos rubios de Alaude, se sentía muy bien – se que estamos en un lugar público…. Pero no me importa – sonriendo y colocando su rostro en el hueco que hacían el cuello de Alaude y su hombro, mi corazón parecía un caballo desbocado, le estaba latiendo con mucha fuerza,, ni cuando estaba con Ichigo le había ocurrido eso – jaja es la primera vez que me dice shiro y sabe una cosita muy importante señor Alaude… lo hará de todas formas, y sé que me escuchara con muuuucha atención – sonriendo muy feliz, sintiendo por su enlace como los pensamientos del señor Hibari se estaban volviendo turbulentos. – Si lo haré Alaude-sama…. – diciendo lo último en un susurro, para después darle un beso, casto y puro, demostrando todo lo que sentía. Ya su auto control se había perdido por completo.
avatar
Tōshirō Hitsugaya
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Localización : En mi Mundo Interior

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Hibari Alaude el Vie Jul 22, 2011 11:45 pm

A pesar de que sus sentidos estaban algo aturdidos por la copa que se habia metido en el cuerpo con su intolerancia al alcohol y sin comer siquiera, percibia demasiado claramente ese cuerpo sobre el. Su escaso peso, su tamaño menudo, el frío tacto de sus manos en su nuca al estar rodeandolo, su aliento contra sus labios. El tono en el que dijo que le gustaba como lo llamaba, ahora que su nerviosismo había subido a cotas en la que era incapaz decir su nombre completo y su cercania habia arrancado de sus labios aquel diminutivo. Lo arrastra a su terreno y él... se dejaba, a pesar de todo se dejaba arrastrar pues no encontraba las fuerzas para seguir molesto con él.

- Debería importarte...- fue todo lo que acertó a responder sobre el lugar antes de sentir esos labios frescos posarse en los suyos, solo un leve roce, una caricia que no fue invasiva, no como recordaba los últimos besos que recibiera y que lo ponían en salvaguarda, aquel casto beso, cargado de los sentimientos del doctor le hizo suspirar contra sus labios y una de sus manos abandonó su errática posición en el respaldo de la silla para posarse en su cadera cuando un carraspeo a un lado de la mesa les avisó que el Maitre estaba allí, preguntandoles si iban a pedir algo más, aunque cuando Alaude se separo de los labios de Shiro para mirar a aquel estirado hombre, supo que lo que le decía es que estaban dando el espectáculo y posiblemente algún cliente se habria quejado, pues no debía ser agradable ver a un adulto besando a un niño, aunque fuera al revés en esta ocasión-. No, ya nos ibamos... traiganos la cuenta- respondió a pesar de que no habia comido nada, pero se le habia cerrado el estómago y realmente... no quería perder los papeles alli. Ese beso le habia revolucionado todo el interior, le habia removido cosas- Shiro puedes... regresar a tu.. silla- susurró sonrojado, ayudando al doctor a bajarse vio al camarero regresar bastante rápido, sin duda tenía ganas de que se marcharan. Así que tomó la factura, pagó la cena y luego le tendió la mano al albino para que salieran- Demos... un paseo, necesito un poco de aire.
avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Tōshirō Hitsugaya el Sáb Jul 23, 2011 5:54 am

Se sentía muy bien, no sabía si era por el amor que le tenía al señor Alaude o por el alcohol que corría por sus venas, nunca me había comportado de esta forma, nunca había llegado tan lejos con Ichigo, solo besos en las mejillas o en la frente, pero nunca un beso de verdad, no podía explicar lo que sentía, era tan extraño, necesitaba despejarme un poco pero lo siguiente que ocurrió lo dejo sorprendido. ¡¡El señor Alaude me estaba abrazando por la cintura y….me correspondía!! Escuche las últimas palabras que dijo Alaude-sama antes de besarnos, me recordé por un momento que estábamos en ese lugar con varia personas y que según en este mundo los humanos le icen estas relaciones… ¿Cómo eran?... pedófilas!! Pero eso era estúpido, ya que el amor no tiene sexo, ni edad.

Estaba muy metido en ese beso, sentía lo suaves que eran los labios del señor Alaude y el sabor era una mezcla de licor y chocolate. Le agradaba ese sabor. Cuando de repente escucho un carraspeo al lado nuestro, cuando abrí un poco los ojos, era el maître que había llegado, le lance un mirada tan fría que hizo que el intento de maître temblara de pies a cabeza, es que acaso el mundo estaba en su contra, cuando el señor Hibari se separo de sus labios, miro de mala leche al maître – conozco a los de su calaña, no le agradan las personas como yo y solo le interesa el dinero de sus clientes – sonriendo porque su suposición era cierta, no necesitaba leer la mente de esas personas tan insignificantes, fue cuando se dio cuenta que todas las personas a su alrededor, eso sí era vergonzoso – si Alaude…sama – dijo como niño chiquito mientras lo bajaban del regazo donde estaba – si Alaude-sama ya voy – dijo tomando su suéter con el colgante de su abuela y las tarjetas. – Será mejor caminar un rato – sonriendo y tomando la mano rápidamente.
avatar
Tōshirō Hitsugaya
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Localización : En mi Mundo Interior

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Hibari Alaude el Sáb Jul 23, 2011 6:40 am

Intentó que la ofuscación de Shiro no le afectara, él aunque no le agradara la interrupción comprendía que el espectáculo que estaban dando no era el apropiado y mucho menos viniendo de un hombre con familia como él, así que solo esperó a que salieran de allí tras hacerse cargo de la cuenta, soltando a Shiro para colocarse la gabardina al salir del restaurante y decidir caminar hacia la playa, en busca de algún lugar tranquilo donde pudieran hablar lejos de miradas curiosas.

Realmente deseaba llevarlo a su casa y que le diera las explicaciones pertinentes frente a una taza de café pero lo último que quería era que Kyoya le hiciera a él el tercer grado a la mañana siguiente, sobre todo porque ese beso aún hormigueaba en sus labios como un dulce almíbar que parecía no querer desaparecer y dejarle recuperar la frialdad que le caracterizaba.

- ¿Qué son exactamente los Hollows? -preguntó mirando hacia delante, el chico habia vuelto a agarrarse a su mano una vez y parecía feliz, quizás demasiado para no haberle respondido aún nada favorable sobre sus sentimientos hacia él... quitando quizas el no haber rechazado el beso y continuarlo, pero intentaba no pensar en ello-...Quiero decir, ya dijo que son espiritus malignos pero.. yo no he visto ni he percibido nada así a mi alrededor, ni le he visto fuera del hospital ¿Cómo es posible que actuara protegiendome sin que me enterara?

avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Tōshirō Hitsugaya el Sáb Jul 23, 2011 7:37 am

Esa salida a cenar, ha sido una de las mejores que había tenido en mucho tiempo era algo lindo, le agradaba muy que el señor Alaude se desenvolviera mejor conmigo, era agradable que alguien más conociera su secreto, así ya no tendría que mentirle al señor Alaude, ya podía confiar abiertamente en el señor Alaude, pero lo que no le quedaba claro era ¿Cómo el señor Alaude posee esos poderes o como los obtuvo? Cada vez que intentaba encontrar la respuesta la mente del señor Alaude me expulsaba agresivamente de ella, era muy extraño.

Iban muy callados por la calle, veía como varias chicas observaban al señor Alaude y algunas me observaban con ternura, como si estuvieran viendo a un niño pequeño, eso no me gustaba ya que no era tan joven como aparentaba, pero eso ni él lo podía cambiar ya que esta apariencia siempre la iba a tener, pero mientras estuviera con Alaude eso no importaba.

- Etto… ¿Qué son los Hollows? – Intentando encontrar una manera sencilla de explicarle al señor Alaude para que no hubiera confusión – Los Hollows son unas criaturas que se origina a partir de los Plus o almas de los muertos que, por diferentes razones, no van a la Sociedad de Almas y permanecen en el mundo de los vivos durante demasiado tiempo. Son espíritus que se han corrompido y han llegado a convertirse en entes malignos con poderes sobrenaturales que les permiten devorar las almas de los humanos, vivos o muertos. Aunque los Hollows habitan en el Hueco Mundo, siempre que lo desean pueden aparecer en el mundo de los vivos o en la Sociedad de Almas. – sonriendo, era fácil explicar si sabias tantas cosas como yo – La mayoría de los seres humanos son completamente ajenos a los peligros a que están expuestos de Hollows y otros espíritus malignos. Pero los Hollows prefieren que los Plus sean sus primeras víctimas. Bueno usted no los ah visto porque lo eh evitado y no se daba cuenta porque… bueno me puedo mover tan rápido que el ojo humano nunca podría seguirme. Usted solo puede ver Hollows de bajo nivel pero con un poco de entrenamiento, podrá verlos todos. – mirando la cuidad mientras caminábamos – pero ahora tengo una pregunta para usted ¿Qué poderes tiene y como los obtuvo?.
avatar
Tōshirō Hitsugaya
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Localización : En mi Mundo Interior

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Hibari Alaude el Sáb Jul 23, 2011 8:13 am

Le escuchaba con atención ajeno a las miradas que pudieran despertar, ahora mismo quería respuestas y por lo tanto se abstraia de todo salvo de aquello que centraba su atención y en aquellos momentos, Shiro era quien tenía toda su atención.

Intentaba asimilar aquello con una mente abierta a pesar de lo escéptico que solia ser, pero dado que ya le había dado pruebas de sus habilidades telepáticas, así que no le quedaba otra que creer cada una de sus palabras, por mucho que le costara.

Aún así no pudo evitar alzar una ceja y mirarlo incrédulo cuando le explicó que no le había percibido porque era muy rápido, porque sinceramente, no veia al doctor demasiado fuerte que digamos, a pesar de saber que no podia juzgar a la gente por su apariencia. Su hijo a simple vista no parecía demasiado impresionante y le había visto tumbar a curtidos policias con una sola mano.

- ¿Mis poderes?- pregunto desconcertado cuando concluyó- Yo no tengo po...- comenzó a decir cuando cayó en la cuenta de a qué se referia- Oh.. habla de... esto...- su mano libre se alzó y hasta la altura de su cintura con la palma hacia arriba y una suave llama purpurea la envolvio durante un instante antes de cerrar el puño y hacerla desaparecer-... Cómo o por qué lo poseo no estoy seguro... Solo sé que.. estando en el instituto, habia un chico...- su mirada se enturbio un poco por el recuerdo y miró hacia adelante-... Nos pasabamos la semana peleando, teníamos mas o menos la misma fuerza pero... en una de las ocasiones, él hizo que de sus manos brotaran unas llamas de un color anaranjado y extraño. Pensé que era algún tipo de truco de funambulista, Alessandro siempre fue un payaso...- comentó sin humor ya que siempre lo había sacado de quizio, sus continuos acosos, sus estúpidos intentos de seducción...- Sin embargo esas llamas no quemaban y lo que podia hacer con ellas... - se encogió de hombros-. Me derrotó, era la primera vez que perdia y no me lo tomé muy bien. Le exigí que me explicara que era aquello pero no quiso, dijo que era un secreto de su familia... - recordó lo que le habia pedido para que le enseñase a usarlas, que se acostara con él. Por supuesto se marcho indignado-. Decidí que si el podia usarlas yo tambien, así que... practiqué y... bueno... ya viste el resultado. Cuando Alessandro las vio dijo que era imposible pero siguió sin querer decirme nada sobre ellas y aunque he investigado, no he podido encontrarles explicación, solo se que... - su mano volvio a emitir esa llama púrpura y la acercó al colgante del chico, acariciandolo se llevó en su mano una copia exacta y se la mostró tras apagar las llamas-... Su habilidad es la propagación.. puedo... hacer crecer y duplicarse casi cualquier cosa...
avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Tōshirō Hitsugaya el Sáb Jul 23, 2011 10:31 am

- Exacto, nunca había visto un poder igual – sorprendiéndose de las llamas purpuras – es muy distintos a lo que he visto en mi vida – sacando su celular y tomando un par de fotografías – será interesante estudiar esto. Quien sabe me podría ayudar mucho en mis investigaciones – sonriendo viendo la composición química del fuego en su celular – es como el fuego fatuo pero con mas fosfuro de hidrogeno – sonriendo – con razón su mente me expulsaba cada vez que intentaba saber eso o algo de su pasado, solo se algunas cosas y lo que su Ex-esposa izo con usted, no sé nada de su infancia, sus padres o su familia y la de su Ex-esposa – sonriendo un poco avergonzado por decir lo que sabía del señor Hibari – tengo dos teorías, 1ª que alguno de sus padres fuera alguna criatura con poderes o 2ª que estuvo expuesto a alguna persona con una energía espiritual muy grande – intentando encontrar alguna explicación – aunque no me sorprendería, en una ciudad con tantas personas con poderes especiales - recordando las personas que había conocido - un truco, eso solo lo hacen los humanos sin talento….. ¿¿Alessandro?? Me puede decir quién es – algo enojado – ese hombre, nunca lo vi en sus pensamientos. Me podría contar – sonriéndole sin querer entrar en la mente de Alaude-sama.
avatar
Tōshirō Hitsugaya
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Localización : En mi Mundo Interior

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Hibari Alaude el Sáb Jul 23, 2011 3:22 pm

Le vio sacar unas fotos a sus llamas y no supo si negarse o no, pues era algo que siempre habia mantenido en secreto. Solo las usaba para duplicar sus esposas o alargar los hilos metálicos que unian estas a su cinturón, pero de todas formas, como Shiro tenia mucho mas que ocultar que él, acabo dejandolo pasar y observando los datos que aparecian en su pantalla, mientras escuchaba sus teorias, despues de que le recordara que sabia lo ocurrido con su ex-mujer. Sinceramente habria preferido que le robara cualquier recuerdo menos ese.

- Mis padres eran humanos, nunca manifestaro o mostraron nada que me hiciera creer lo contrario y las llamas las obtuve en mi adolescencia, pero dudo mucho que Alessandro fuera un ser muy espiritual- dijo no sin cierto sarcásmo. Ego el que quisieras, pero espiritu o lo que fuera eso... aunque si no se las hubiera visto a el, quizas no se hubiera esforzado tanto en desarrollarlas, quizas.. todo el mundo podia si se esfozaba, no lo sabia. Cuando le preguntó por Alessandro con esa mezcla de enojo y curiosidad se llevo una mano a la nuca, eso era complicado de explicar-. Alessandro es.. el hermano gemelo de Daniela, mi ex-mujer y por lo tanto el tío de Kyoya...- respondió no sabiendo muy bien porque habia acabado hablando de él cuando supuestamente las explicaciones las tenia que dar el pequeño doctor-...Es...la única persona de la que crei poder enamorarme.. y de quien se disfrazó mi ex-mujer para poder acostarse conmigo la noche que concebimos a mi hijo... - añadió con la mirada fija en la réplica del colgante que tenía aún en la mano-... Alessandro se marchó de su casa el mismo día que yo le pedí matrimonio a su hermana bajo la presión de nuestros padres y desde entonces no lo volvi a ver...- sus manos se movieron para abrir la cadena del colgante y se lo colocó de vuelta al cuello, era hora de pasar página y asumir que solo fue un mero entretenimiento para noble igual que lo fue para su hermana-.. ni deseo volver a cruzarmelo- aseguró mirando a Shiro-. Dijiste que tuviste que huir de tu puesto por amar a la persona equivocada. Es tu turno de contarme que pasó, Shiro. ¿Qué crimen tan terrible es en tu mundo enamorarse?
avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Tōshirō Hitsugaya el Dom Jul 24, 2011 4:44 am

Esto era muy interesante, esas llamas eran más complejas de lo que se pensaba, una vez estudio algo parecido pero la única muestra que tenia se había degrado a mitad del trabajo y toda esa investigación quedo congelada. Pero ahora podía continuar con esa investigación inconclusa, pero no tenia los materiales necesarios para tomar una buena muestra, pero sabía que ese poder lo había visto antes, en otro lugar, pero… no me acordaba de nada, bueno con 200 años de edad se olvidaban de muchas cosas sin importancia, bueno después se recordaría.

- Si sus padres no manifestaron los poderes , fue usted el que estuvo en contacto con una fuerte energía espiritual o paso demasiado tiempo con una de clase intermedia, seguro por pasar demasiado con Alessandro-Shi, necesito investigar – revisando su celular modificado a ver que encontraba en los archivos de la Sociedad de Almas, no le gustaba estar sin información, aunque no fuera peligroso, era mejor prevenir que lamentar, nunca podría asegurar que esas llamas no se volverían en su contra, tal vez debería ver en los archivos de sus padres, tal vez abría algo, ahora más que nunca pensaba que se parecía a Mayuri Kurotsuchi, cuando encontraba algo de lo que no supiera nada, no paraba de investigarlo hasta saber todo sobre el tema – oh es el tío del niño Kyoya, debe extrañar a toda su familia ¿verdad? – primero feliz por saber que no era una pareja que el señor Alaude tuvo en el pasado, pero al saber que era el tío del niño Kyoya no importaba. – Es la única e la que usted… creía… no… no – mirando a los ojos sorprendido, esas palabras lo golpearon fuertemente, no lo podía creer – usted…. Hibari-sama – derramando una lagrima, mejor se callaba y mantenía la boca cerrada, eso era mucho para mí, poniéndose la capucha de su suéter para crear una barrera entre ambos, sus sentimientos no eran muy estables – si, tuve que huir – escuchando la historia de ambos y que no deseaba volver a verlo, eso era una mejora pero eso no lo arreglaba – en mi mundo hay reglas, unas buenas otras malas, esa fue una de las razones por las que hui, en la Sociedad de Almas hay cuerpo, como decirlo…. Son los que ostentan el poder legislativo, ejecutivo y judicial. Ellos deciden todo, y hay una ley en especial que es la más antigua y no se puede romper, “Ningún Shinigami que ostente el titulo de Capitán puede mantener ninguna relación de tipo amorosa con ningún Shinigami de rango menor; de igual forma si esto llegara a darse, el Capitán en cuestión será retirado de su puesto, prohibiéndose le volver a ostentar un puesto de poder, y el otro Shinigami con el cual mantuviera la relación será expulsado de su escuadrón y del Seiretei. De igual forma cualquier Shinigami con el rango de Capitán de uno de los escuadrones del Gotei 13 llegase a tener una relación con alguien que tenga poderes diferentes a los de un Shinigami, el Shinigami en cuestión será ejecutado...”, yo fui ese caso, mi ejecución fui regada por toda la Sociedad de Almas. Pero mi abuelo y mi tío me ayudo y mi profesor, tuve que matar a varios de mis compañeros y dejar mi vida atrás junto a otros que no aceptábamos esas reglas. Mi abuelo fue el ejecutado ese día por salir de la Cámara de los 46. – recordando ese día tan horrible.
avatar
Tōshirō Hitsugaya
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Localización : En mi Mundo Interior

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Hibari Alaude el Dom Jul 24, 2011 5:06 am

No vió lo que sus palabras produjeron en el chico porque había bajado la mirada mientras hablaba, apenas le oyó balbucear algo, y suposo que algo si le habría afectado ya que no habia dejado de afirmar en toda la noche que le quería, pero no quería engañarle. Hace 17 años se dió el lujo de dejarse llevar, despues de negarlo y luchar contra ello, había caido en las redes de Alessandro por su insistencia, por su fuerza, combate a combate fue enamorandose de él hasta enterarse que todo ese empeño, todas.. las palabras que le dedico para seducirlo.. eran solo por una apuesta entre ambos gemelos. Eso le rompió el corazón en tantos pedazos que pensó que jamás podría amar de nuevo, se cerró por completo a cualquier sentimiento nuevo, y solo se permitió amar a una persona, a su hijo. Cuidaría de él, lo protegería y le enseñaría a no dejarse jamás engañar por nadie y creia que... lo había conseguido pues Kyoya era un chico bastante frío y solitario. ¿Era justo entonces que ahora aceptara los sentimientos de Tōshirō hacia él?

Escuchó la propia historia del muchacho. La estúpida norma en aquel lugar del que procedía, que incluso estaba penada con la muerte. Debió amar muy fuertemente a aquel hombre para arriesgarse tanto y eso le produjo una sensación de celos extraña. No podia ver el rostro de Tōshirō escondido tras la capucha, así que no podía ver que le producía el contarle aquello.

- ¿Y que fue de él?- preguntó pues le parecía que la historia estaba incompleta. Él habia huido de su condena pero.. ¿por qué no escapó con su amado? Recordaba que le habia hablado de su ex-novio, eso quería decir que estaba vivo -.... ¿Por qué no esta con él si fue capaz de arriesgar su vida por amarlo?- esa idea le desconcertaba, Tōshirō debía haber amado con una intensidad desconocida para él, ¿por qué estaba solo despues de eso? Si hubiera estado en su lugar, si realmente él hubiera amado hasta el punto de arriesgarse por otro.. jamás habria aceptado huir sin él, vivir sin él. Si él no se hubiera enterado que Alessandro solo habia estado jugando con él, nunca habria aceptado su marcha.

avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Tōshirō Hitsugaya el Dom Jul 24, 2011 6:30 am

- Me pregunta ¿Por qué no estoy con él?, eso es gracioso – sonriendo – ese estúpido, eh idiota me traiciono, a mi y toda mi familia – Cambiando de esa sonrisa a un estado colérico recordando como paso todo – le di mi confianza y mi cariño y al final solo me dio la espalda. - El llanto se hiso presente ante la impotencia, recordando a esas personas como lo traicionaban, ¿Dónde estaban todos sus amigos? ¿Por qué no lo rescataron eh intentaron ayudarlo? Los necesitaba más que nunca y no estaban allí. Los sollozos eran acallados por su manque había puesto en su boca y sus lágrimas caían sin cesar, pero el dolor y miedo que sentía no era calmado y oculto por nada. – nos iban a ejecutar a ambos, pero él lo único que hizo fue decir “que lo había engañado” usando mis poderes y que nunca me querría, que era todo culpa mía - Comenzó a temblar – lo amaba y el infeliz me traiciono, antes lo amaba pero ahora, lo odio más que nunca – cayendo de rodillas y abrazándome a mí mismo. – Jure, que si lo volvía a ver en mi vida, lo mataría y no me detendría por nada – liberando su poder que hace tiempo había decidido no usar, todo a su alrededor se comenzó congelar sin que lo pudiera evitar. – lo amaba. – y todo termino, alrededor de él estaba todo congelado las paredes de los edificios, el suelo, todo… excepto el señor Alaude. Derramando lagrimas sin parar.

- ¿Por qué me traiciono?, ¿no me amaba?, estaba jugando conmigo – hablando todo, recordar todo lo estaba haciendo sentir mal – será que solo… jugaban conmigo…. Solo era un juguete, mis amigos… mi Ex-novio… todos. No… por favor… solo fui un estúpido.


Ya no podía soportarlo más, se lanzo a los brazos del señor Alaude llorando como un niño pequeño, los recuerdos de las peleas, de las muertes, de sus amigos peleando unos contra otros, a su mejor amiga Suì-Fēng apuñalando por la espalda a su tío y asesinando a su maestro después de ser amigos durante tanto tiempo, no podía evitar enviar todos sus recuerdos al señor Alaude.
avatar
Tōshirō Hitsugaya
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Localización : En mi Mundo Interior

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Hibari Alaude el Dom Jul 24, 2011 7:51 am

La pregunta provocó en el pequeño doctor una reacción en cadena. Primero una sonrisa de burla, luego colera y conforme le iba contando lo ocurrido y los ojos del inspector se abrian sorprendido por aquella traición, por escuchar su propia historia en terminos maximizados sintio que su interior se encogia y retorcia empatizado con Shiro, sintiendo sus lágrimas y su llanto desgarrar su propia alma.

Solo dejó de mirarlo cuando de repente un frío gélido impropio de la primavera helo su aliento haciendole exhalar un vaho espeso y se giró sorprendido dando una vuelta completa sobre si mismo al ver como todo se congelaba alrededor suya, todo... salvo él.

Supo que era obra de Shiro, sus habilidades ocultas, sus podere de shinigami y aunque quizas un hombre normal habria sentido miedo de estar frente a un ser así él no podia temerle, sencillamente no podia al verlo llorar tan dolido, hacer esas preguntas que él mismo se hizo con 17 años. Ambos... habian sido solo juguetes para las personas que amaron.

Le recibió en su regazo cuando se abrazó a él y jadeo al sentir de improvisto un torrente de imagenes en su mente, el enlace mental que Shiro habia establecido entre ellos, él no sabia utilizarlo o bloquearlo así que solo recibió el impacto de los caóticos pensamientos del albino, vio la traición, la huida, el asesinado de los pocos que lo defendia y cerró los ojos intentando dejar de ver, cerrando sus brazos en torno a Shiro y estrechandolo contra él como si pudiera protegerlo de su pasado, como si pudiera ponerlos a ambos a salvo de aquello.

- Ya... Shiro...- susurró enterrando su mano en sus suaves cabellos blancos y apretandolo contra su cuerpo mientras su derecha le rodeo la espalda-... Eso ya paso... Esta aqui, conmigo.. Le prometo que yo jamás le traicionaré...- a final no habia podido evitarlo, despues de ver aquello... no podía más que prometerle que siempre estararía de su parte pues lo que le habia mostrado hasta ahora, estaba dentro de su concepto de justicia. Shiro era un proscrito... de una ley tiránica e injusta.
avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Tōshirō Hitsugaya el Dom Jul 24, 2011 9:47 am

Recordé mi pasado, mi mente no podía pensar en otra cosa, recordé todo y lo sentí otra vez en carne propia. Sentí mi corazón partirse en mil pedazos otra vez cuando recordé como Ichigo me traicionaba y lo de la mentira que le dijo al mundo para salvar su pellejo. Cuando me dieron veneno para que no lograra huir y como llegaba mi maestra Unohana y como empecé a toser como loco y al verme escupir sangre el Capitán Yamamoto me ayudo a salir de la prisión con mi tío, para que Unohana-taichou me revisara. Fue cuando me di cuenta que enserio si tenía verdaderos amigos.

Pero yo no la deje que se me acercara solo le dije que estaba bien y era más importante huir por lo que me había salvado, pero ese, mi “novio”, como todos creían que eras solamente, me había traicionado, y que lo único que necesitaba era salir de ese lugar.

- Alaude... sama… - ahora se daba cuenta que, tenia verdaderos amigos, amigos que lo cuidaban, amigos que lo querían, amigos que no lo iban a dejar a la deriva y al señor Hibari, la persona más especial que he conocido y no iba a dejar que lo apartaran de su lado – Gracias Alaude-sama, enserio se lo agradezco. – Sonriendo colocando su cara en el pecho del hombre que lo abrazaba con algunas lagrimas todavía saliendo de sus ojos – lo... quiero… mucho – sonriendo y levantando la vista a los ojos y acercándose a Alaude cada vez más para besarlo en los labios, de una manera corta y dulces. En eso le vino algo… el poema que su madre le enseño antes de morir y que se lo diría a su persona especial – Alaude-sama escuche… esto me lo enseño mi madre…

Aun cuando todo está cubierto de niebla,
yo sigo firme ante tanta adversidad
procurando defenderme....

De todo aquello que me pueda lastimar,
de todo lo que me pueda derrotar;
protegiendo mi alma de la oscuridad,
de toda maldad;
dentro de una caja de cristal.

Desconsolada sigo por la vida,
por el mismo camino;
con la frente muy en alto
y siguiendo a cada paso; sin poder respirar
una esperanza de vida, una esperanza de verdad,
aun en el final. Ya encontré a mi persona especial
La cual me cuidara.

Transmitiéndole todos sus mis sentimientos en este momento.
avatar
Tōshirō Hitsugaya
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Localización : En mi Mundo Interior

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Hibari Alaude el Dom Jul 24, 2011 11:01 am

Le oyó nombrarle con aquel apelativo que le hacía negar con la cabeza, no quería que Shiro le tratara como alguien superior, además que era éstupido, allí el Dios de la muerte era él ¿no?

Sentía que se iba calmando entre sus brazos y abrió los ojos al sentirle mover la cabeza para encontrarlo mirandole con una sonrisa y una pequeñas, lagrimas que su mano se apresuró a retirar con el pulgar inconscientemente antes de volver a abrir los ojos descolocado cuando volvió a decirle que le quería. Le pareció que se sonrojaba porque sintio un leve calor en sus mejillas pero muy tenue y quería creer que era el alcohol aunque sabia que no, que eran esas palabras dichas por esa hermosa expresión.

- Shiro.. yo...- susurró apenas cuando el chico se alzó hacia él y volvió a besarlo, sus ojos de nuevo se cerraron sin poder evitarlo, recibiendo ese roce dulce que apenas duró unos segundos antes de oirle hacer aquella petición que sin embargo no fue a sus oidos, sino directamente a su mente, un poema, hermoso, y cuyo final le removio cosas en su interior, pues eran palabras cargadas de sentimientos y se sintió ligeramente culpable de no poder corresponderle con la misma intensidad. Era... demasiado pronto, recien.. empezaba a darse cuenta que el Shiro podia ser para él algo más que su doctor-... Es.. muy hermoso, Shiro.. y... me gustaría poder decirte que.. siento lo mismo..- le dijo abriendo los ojos y mirandolo con una mirada triste, acariciandole el cabello-.. pero mi corazón... esta aún cerrado a ese tipo de sentimientos, yo.. tengo que pensar en mi hijo y en... qué pensaría si de la noche a la mañana le dijera que.. me gustan los hombres...- suspiró pesadamente, sin embargo no era capaz de soltarlo, a pesar de sus palabras no quería dejarle ir- ... Quería decirselo cuando cumpliera los 18 años... pero supongo que tendré que adelantar esa conversación- añadio resignado, si tenía pensado seguir viendo al doctor, como minimo le debía eso a su hijo-... ¿Me tendrá paciencia, Shiro?- le pregunto acariciandole las mejillas antes de que volviera a ponerse triste-... Yo... quisiera conocerlo más... paso a paso... y quizas.. algún día pueda sentir lo mismo hacia usted...
avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Tōshirō Hitsugaya el Dom Jul 24, 2011 1:35 pm

Mis ojos se cierran, suave pero inexorablemente. Jamás se volverán a abrir. Para mí el cielo, que no era más que aquel que veía los ojos de Alaude-sama, brilla más intensamente que nunca. Desesperado, me abrazo a tu cuello, te beso una última vez. Tus labios fríos se unen con los míos, pero sé que no será el final de nuestra historia, porque este amor que empapa cada rastro de mi ser, es más fuerte que esta realidad. Era en lo único que pensaba en este momento mientras escuchaba cada una de las palabras que salían de a boca del señor Alaude.

Con la razón que otorga el corazón de este amor sin medida, me acuesto en tu lado, abrazándote. Poso mi cabeza en tu hombro, mi brazo descansando a la altura de tu cintura, mis piernas rozando las tuyas. Alzo la mirada, miro tu rostro sereno, y cierro los míos. Te aprieto contra mí, voy a tu encuentro. No permitiré que nada, nada, te arranque de mi lado. Por última y eterna vez, me dejo caer entre tus brazos, y mientras los latidos de mi corazón se apagan, susurro.

- Espérame...- desviando la vista con un pequeño puchero – sé que es muy pronto y todavía está descubriendo lo que siente por mí, no ah sentido esos sentimientos en mucho tiempo – sonriendo y poniéndole un dedo en los labios – y antes de que se enoje no estoy leyendo su mente, es intuición. – sonriendo – si lo sé, tiene un hijo y no sé qué sería un golpe muy fuerte, si le dice eso tan de repente – comprendiendo perfectamente – si necesita ayuda con decirle a su hijo eso yo…etto… puedo ayudarlo – sonrojándose un poco y mirándolo a los ojos. - le tendré paciencia, no es como si ya fuéramos novios oficiales – sonrojándose como tomate, sintiendo el caricia – si quiere conocerme más tendrá que entrar en mi mente, aunque… eso ya puede hacerlo y… no quiero que haga algo que arriesgue su vida, se que ese es su trabajo pero intente que no le pase nada grave, enserio. Ya se!! – con los ojos brillantes – que tal si su hijo y usted vienen mañana a mi casa a que conozcan la clínica. – muy ilusionado. – mi niños se pondrían muy felices de conocer a un policía como usted y puede conocer a mi tío – sonrojado y con una gran sonrisa. –… y no acepto un no por respuesta. – finalizo.
avatar
Tōshirō Hitsugaya
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Localización : En mi Mundo Interior

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Hibari Alaude el Dom Jul 24, 2011 2:46 pm

Shiro pareció comprender, aunque le era extraño sentirlo aferrandose a el con esa fuerza, como si tuviera miedo de perderlo. La verdad es que aquella noche no había sido en absoluto como habia imaginado, descubrir de improvisto que el Doctor no era de aquel mundo, que podia.. ver y eliminar espiritus, leer la mente, congelar el entorno... era un montón de información inesperada que habría hecho huir a cualquier hombre.

Dejó que lo silenciara cuando respondió algo que parecía salido de mi mente, pero aseguraba ser intuicion, sin embargo cuando se ofreció a ayudarlo con Kyoya no pudo más que tomar ese dedo entre los suyos y apartarlo suavemente.

- Te agradezco la intención, Shiro... pero.. Kyoya es un chico muy especial, nuestra relación... no es como la de cualquier familia normal y preferiría tener esa conversación a solas con él- solo de pensar el hablar de aquel tema con el adolescente con un desconocido para Kyoya al lado, aunque Shiro no era del todo desconocido, tambien habia tratado a su hijo cuando se peleaba con los delincuentes de su escuela y alrededores, pero aún así... una cosa era que lo tolerara como médico y otra muy distinta decirle que iba a "frecuentarlo" con intenciones sentimentales. Eso le sonaba fuerte hasta a él. Cuando le dijo que por un par de besos no eran novios oficiales le recordó lo oxidado que estaba en eso de las relaciones, y sonrió levemente al ver su sonrojo pero entonces le dijo la forma en que podia conocerlo mejor, momento en el que nego-. No, así no. No quiero conocerlo de esa manera, Shiro, quiero que usted me cuente como es, me cuente lo que le gusta y lo que no, sus manias... Quiero conocerlo como un hombre conoce a otro... hablando, saliendo juntos..- le aclaró antes de que se pasara su petición de ir despacio por el forro y le invitara a su casa a conocer a su familia y encima sin aceptar un no por respuesta-...Me temo... que eso no será posible... Kyoya no.. hace visitas, no le gusta ir a lugares concurridos y llenos de gente y... no creo que sea el momento aún de que... lo obligue a ese tipo de cosas. Más adelante, cuando... se haya acostumbrado a esto, quizá... - lo miró un poco agobiado-. No te lo tomes a mal, Shiro... comprende que mi hijo esta acostumbrado a que solo seamos él y yo. No se como va a tomarse siquiera el saber que voy a empezar a conocerte, que posiblemente poco a poco te vaya invitando a casa. Es por eso que te pido que no me presiones y que vayamos paso a paso, no quiero hacerte daño, ilusionarte y descubrir que no valgo para esto ¿me comprendes?... Seamos primero tú y yo... y si va bien.. entonces conoceré a cuanta gente desees...
avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Tōshirō Hitsugaya el Lun Jul 25, 2011 5:25 pm

Me sorprendí a mí mismo, nunca había aceptado un no y más aun nunca se había sentido tan pequeño. Si no hubiera huido de la Sociedad de Alma nunca habría conocido al señor Alaude. Siento que si el señor Alaude me dejara en este momento me pondría a llorar, no quiero separarme de él, me había apegado demasiado, me siento como cuando mi tío me cuenta mis cuentos favoritos, su regazo era tan cálido, pero el del señor Alaude era indescriptible. Me parezco a un gato.

Se lo que se avecinaba, sabía que el par Hibari podía cuidarse solo, pero no podía evitarlo, me preocupaba por Alaude y ahora era su “protector” (por así decir) de Hollows me preocupaba más que nunca y si se trataba de su hijo… bueno el solo era un… ¿Amigo? Y no podía meterme tan de golpe.

- si lo sé, ustedes son especiales, no son normales, después de todo, no todos los humanos tienen poderes tan inusuales y sé muy bien que el niño Kyoya es muy especial como su papa – sonriendo – no lo obligare, pero mi oferta sigue en pie – comprendiendo perfectamente, ya había pasado por eso, cuando el señor Kurotsuchi le iba a decir a su hija Nemu que era homosexual y tenía una relación con el niño Ishida, pero si tuve que ayudarlo ya que Nemu no quería aceptarlo y me pidió que la convenciera y al final lo comprendió, pero varios días después Nemu había sido congelada por mi ya que tenía una relación con la teniente Kusajishi Yachiru, pero todo termino con un final feliz – ok, seré interrogado por usted en un cuarto oscuro – actuando poniendo muecas de sufrimiento – en un cuarto oscuro, encerrados y con una mesa – dando se cuenta de lo que decía, moviendo la cabeza de un lado a otro, borrando esas imágenes pervertidas de él y el señor Alaude antes que fueran transmitidas a el señor Alaude. – Oh no haga caso de lo que dijo – sonriendo algo nervioso – si lo entiendo se como es su hijo… no queremos ir tan rápido... pero sé que si usted lo habla con el seguro entenderá todo… uh – suspirando – se que el niño Kyoya necesitara tiempo para acostumbrarse no solo él, usted también… hasta yo… este sentimiento de amor había sido pisoteado por la ira hacia ese traidor, pero ahora… volvió a salir… gracias a usted. – sonriendo – no me tomo a mal, lo comprendo, su hijo esta acostumbrado a solo usted y el y no le agradaría mucho la idea de yo entrar en sus vidas… el ya me conoce, claro como doctor siempre me comporto serio pero con usted es una excepción – sonriendo – ¿invitarme a su casa?, no lo presionare eh iremos paso a paso, y su plan no funcionara, ya me ilusiono y vale para esto… le advertiré algo, una persona sea quien sea, si se le llega acercar, con intenciones de conquistarlo o de cualquier forma que demuestre amor… lo confinare en un Iceberg para siempre – sonriendo de forma indiferente - … seremos solo usted y yo… si usted no quiere conocer a muchas personas no importa, está bien por mí.


Spoiler:
Perdón por haberme tardado en responder, en que eh cogido un pequeño resfrió y eh tenido un poco de fiebre y hasta ahora no me habían dejado tocar la computadora, intentare responder lo más rápido que pueda a sus mensajes, Alaude, espero no molestarlo.
avatar
Tōshirō Hitsugaya
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Localización : En mi Mundo Interior

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Hibari Alaude el Mar Jul 26, 2011 2:15 am

Spoiler:
Solo tardaste unas horas en responder, no te preocupes. Puedo esperar si un dia estas malita o simplemente no tienes inspiración, no voy a hacer un drama, esto es un juego para los ratos libres XD

Alaude tenía un serio problema para captar indirectas sexuales, quizás por haber estado en el dique seco tanto tiempo o quizás porque siempre estuvo más atento a sus estudios y su trabajo que a los chicos o chicas. Sin duda, la vena pervertida de Kyoya era el único legado que su madre le había dejado, aunque Alaude lo desconociera.

Shiro parecía más calmado y comprensivo, le alegró que no se pusiera triste por demorar el conocer a las personas que formaban su familia, pero realmente necesitaba tiempo para asimilar aquello, para pensar qué haría, como lo llevaría. Sin embargo, aquella confesión celosa y posesiva le sacó una sonrisa tierna, de esas que hacía años no aparecía en su rostro, pues solo se la habia dedicado a Kyoya cuando era un bebe que tumbado en la cama pateaba todo juguete que quisieras darle y no pudo evitar que su mano se moviera por el rostro del shinigami en una caricia hasta su mentón alzandolo hasta sus labios.

- Dudo que exista otra persona en este mundo que pueda verme con los ojos que me ves tu, Shiro...- le susurró a cm de su boca antes de darle un beso dulce y largo, con los ojos cerrados y su brazo rodeando la cintura del chico para alzarlo un poco y que no tuviera que inclinarse demasiado sobre él. Era extraño pero... se sentía muy bien ese roce, ahora que todo estaba aclarado y poco a poco se fue separando, mirandolo a los ojos. Su mirada ya no era tan fría, tenía una pequeña puerta abierta para aquel ser, para Shiro. Una puerta abierta a tener "algo" con él-. Me temo que... deberíamos concluir la noche aqui- le dijo sin dejar de acariciarle la mejilla-. Es tarde y mañana tengo que trabajar... Si le parece bien... el sábado podría ir a que me revisara los puntos y ya que estoy allí podría ir a comer conmigo... Esta noche fue... un poco desastrosa- comento con un pequeño tono de humor.


Spoiler:
¿Acaba tú el post y abres el siguiente de esa cita del sabado?
avatar
Hibari Alaude
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 192
Fecha de inscripción : 25/06/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Tōshirō Hitsugaya el Mar Jul 26, 2011 6:39 am

Este había sido uno de los mejores días que había pasado Tōshirō en toda su vida, había hecho un increíble progreso con el señor Alaude en un solo día y es más le había revelado de donde venia y que era en realidad, eso sí era ir muy adelantado en el proceso. Me sentía un violador de menores haciendo esto con el señor Alaude, pero no podía evitarlo se había enamorado.

Sentía todo suave, no podía enojarse con el señor Alaude… ya no… el señor Alaude ahora podía hacer cualquier cosa con él, no necesitaba pedirlo si le ordenaba algo lo haría sin replicar. Y fue cuando vio la sonrisa dulce que le dedicaba ese lindo muchacho a él, eso lo hizo sonrojarse, era la primera vez que veía sonreír así al señor Alaude, se veía… ¿Adorable?... eso sí que era extraño, me desubico un poquito. Y me sorprendió más aun cuando me acariciaba el rostro y me tomara delicadamente de mi mentón y lo miraba a los ojos, esos ojos parecían que me estuvieran investigando pero a la vez me estuvieran lanzando calma y amor, era una de la muchas cosas que le gustaban de Alaude-sama.

- No soy la única persona... existió otro en su pasado y puede volver… y cuando ese día llegue yo estaré listo si decide dejarme o seguir conmigo – escuche sus susurros antes de darme ese beso dulce y largo que me dejo en las nubes, era la primera vez que el señor Alaude era el que iniciaba el contacto. En un instante ya estaba abrazado del cuello del señor Alaude. Los labios del señor Alaude eran muy suaves y sabían muy bien y no pude evitar su labio inferior un poco, me sentía tan desorientado, me había dejado algo tonto ese beso cuando el señor Alaude termino el beso. Lo veía a los ojos me miraba, sentía que tenía una oportunidad con el señor Alaude. Eso sí que me ponía feliz – si… me temo que si… la noche debe acabar… aunque quisiera que no… - algo triste pero sabía que lo volverá a ver muy pronto y sele olvido todo con las carisias que le daba el señor Alaude. – si es algo tarde y bueno debe trabajar yo tengo estos dos días libre y mañana lo usare para investigar sus poderes – sonriendo y sintiendo el cansancio en el señor Alaude – me encantaría comer con usted el sábado… si fue algo desastrosa pero… fue la mejor que eh tenido – riendo un poco ante las palabras de Alaude – será mejor irnos se acercan varias personas y toda la calle sigue congelada – tomando al señor Alaude y cargándolo como un novia en su luna de miel y saltando por los techos de las casas – es muy ligero señor Alaude, debería comer mas – sonriéndole.


Después de ese recorrido, lleve al señor Alaude a su auto y este me dejo en la entrada de mi casa, feliz me despedí e el con un beso y sin que se diera cuenta, le metí en su gabardina el par de tarjetas de acceso, diciéndole que lo esperaba el sábado para un día de campo en el parque y para quitarle los puntos.

Spoiler:
Ok, abriré uno en parques para continuar.

- Fin del Post -
avatar
Tōshirō Hitsugaya
Trabajador
Trabajador

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Localización : En mi Mundo Interior

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una... ¿cita?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 :: Ciudad :: Restaurantes

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.